arrow

Winchester 73 (1950)

Winchester 73
Trailer
7,8
5.746
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Dos jinetes llegan a Dodge City persiguiendo a un hombre. Es el Día de la Independencia, y la gente se arremolina en torno al premio del concurso de tiro, un rifle único: el Winchester 73. Lin McAdam, uno de los forasteros, gana el concurso, pero uno de sus contrincantes se lo roba y huye. El rifle va pasando de mano en mano: de un traficante de armas a un jefe indio y después a un forajido. Mientras tanto, continúa la persecución. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Winchester '73
Duración
92 min.
Guion
Robert L. Richards, Borden Chase
Música
Frank Skinner
Fotografía
William H. Daniels (B&W)
Productora
Universal Pictures
Género
Western Venganza Amistad Familia
9
“Sé para que sirve la última bala”
La última bala, igual que la cicuta o el haraquiri, están reservados para salvaguardar el honor. Si todo se va al traste, si nada surge como está escrito y quedamos vendidos ante el mejor postor, no estaría mal poder elegir tu entrada al reino de las sombras.

Winchester está llena de claves y de mucho humor. El humor lo ponen uno diálogos ácidos y ágiles. Siempre es por culpa de las faldas. Es uno de los pocos honores que directores de este género han regalado a las mujeres.

Lo que hace a Winchester un western especial es el hecho de contener mucho de otros western en su historia. Por culpa de un arma, adivinen cual, Mann borda una película donde caben muchas otras. Hay de todo en ella y todo en su justa medida.

El inicio es demoledor, de esos que en poquitos minutos nos dice una burrada. Como hizo Hawks con su “Río Bravo”. Y luego ya no hay marcha atrás. Trepidante persecución donde el arma va pasando de mano en mano hasta el duelo final.

Todo a cargo de un hombre que un con físico nada proclive para el western (excesivamente alto y delgaducho) se convirtió en la última bala de John Ford.
[Leer más +]
51 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Relato de persecución y venganza
Primer western, y primer film, de Mann con James Stewart. Escrito por Robert I. Richards y Borden Chase, desarrolla un argumento de Stuart N. Lake, gran conocedor de la biografía de Wyatt Earp. Se rueda en exteriores de Tucson (Arizona) y en los platós de Universal Studios, con un presupuesto ajustado. Producido por Aaron Rosemberg, se estrena el 12-VII-1950 (EEUU).

La acción principal tiene lugar en Dodge City y en territorio de Arkansas, a lo largo de unos pocos días, a partir del 4-VII-1876, primer centenario de la independencia del país. Lin McAdam (Stewart) anda en busca del pistolero Dutch Henry Brown (McNally), asesino, ladrón y cazarrecompensas, con el propósito de darle muerte para vengar a su padre. McAdam es hombre recto, airado y obsesivo.

El film desarrolla un relato de odio, persecución y venganza, más bien propio del cine negro. Largometraje nº 19 de Mann, es el tercer western de su ciclo de 11. La narración se estructura en forma de itinerario circular y se apoya en dos hilos conductores: el seguimiento de un rifle Winchester 73 que cambia de manos sucesivamente y la persecución implacable del pistolero Brown por el obsesivo McAdam. La variedad de episodios confiere a la obra un aire de grata complejidad y atractiva densidad. La narración es fluida, está dotada de buen ritmo y se beneficia de la eficacia expositiva de Mann. Los episodios incorporan motivos característicos del género: competición de tiro, ataque indio, intervención de la Caballería, etc. Se dedican referencias a iconos del Oeste: Dodge City, general Custer, Wyatt Earp, Caballo Loco, etc.

Bajo la batuta de Mann, la obra adquiere gran dinamismo y una admirable intensidad. La historia de aventura, conquista, lucha y supervivencia, deviene absorbente y apasionante. Las relaciones entre los personajes muestran sus situaciones límite: viven poseídos por la angustia y la desesperación. No es fácil, ni cómodo, ni placentero, vivir en el Oeste. La vida se ha de ganar cada día, cada momento, cada instante. La supervivencia es cosa de los más fuertes, los más hábiles, los más rápidos.

Particular atención merece la protagonista femenina, Lola (Winters), explotada, prostituida, marginada y desalojada de la ciudad los días de fiesta por hipócritas razones de falsas apariencias. Abandonada y terriblemente sola en su amargura de mujer, de desplazada y de víctima, se valdrá por si misma. La fortaleza no es sólo cosa de hombres.

La música, de Walter Scharf, ofrece cortes breves, orquestales, de viento y metal, que hablan de tareas épicas, luchas encarnizadas, dramas humanos. La fotografía, de William H. Daniels, en B/N, presenta composiciones de fuerte contraste, abundantes trazos negros y contraluces emotivos. La cámara capta el dinamismo de la acción con encuadres rápidos, certeros y bien montados. Los parajes casi desérticos, desolados y opresivos, evocan el estado de ánimo de los protagonistas. Excelentes interpretaciones. Western memorable.
[Leer más +]
37 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil