arrow

Dolor y dinero (2013)

Dolor y dinero
Trailer
5,8
16.173
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Miami, años 90. Daniel Lugo y Adrian Doorbal entrenan muy duro en el gimnasio cada día. Debido a su profesión como culturistas, dedican más tiempo a atender su cuerpo que a cualquier otra faceta que suponga un esfuerzo mental. Daniel adora el fitness, pero es un trabajo que no da mucho dinero, y pensar que toda su vida se dedicará a ello le agobia, por lo que decide pasar a la acción y dar un gran golpe. Los dos, junto con Paul, un ex presidiario temeroso de Dios, forman un grupo para extorsionar y secuestrar a un empresario adinerado. El plan parece dar resultado, sin embargo, cuando están disfrutando de su victoria, comienzan los problemas. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Pain & Gain (Pain and Gain)
Duración
129 min.
Estreno
30 de agosto de 2013
Guion
Christopher Markus, Stephen McFeely (Artículo: Pete Collins)
Música
Steve Jablonsky
Fotografía
Ben Seresin
Productora
Paramount Pictures / De Line Pictures
Género
Comedia Acción Basado en hechos reales Años 90 Comedia negra Crimen Secuestros / Desapariciones Drogas
7
Fuck off american dream!
Durante gran parte de la última década, cuando alguien hablaba de Michael Bay lo hacía para decir acto seguido “el director de Transformers”, una saga que algunos crucificaron desde el inicio y que para los que nos gustó bastante su inicio se fue haciendo bastante difícil defender sus secuelas, en especial la tercera. Aunque parezca mentira, antes de eso tuvo vida, tuvo más películas y esta que nos ocupa es un reencuentro con ese cine de acción de los 90 que encandiló a muchos y que le dio un nombre. Algo alejadas quedan ya en el recuerdo cintas como La Roca o Bad Boys (de hecho me han dado ganas de verlas tras finalizar esta) pero parece que el director no ha perdido la mano para hacer cine de acción más de a pie y sin necesidad de recurrir a presupuestos estratosféricos o un apabullante despliegue visual.

Lo que nunca ha faltado en sus obras es una bandera americana ondeando al viento aunque en esta ocasión la arranque de su mástil y la arrastre a lo largo de todo su metraje. Aunque con un estilo completamente distinto en su ejecución y con un aire cómico mientras que la de Harmony Korine era mucho más deprimente, cuando salga en el mercado doméstico podrían venderla junto a Spring Breakers en un pack que se llamara “miccionando sobre el sueño americano”. Mark Wahlberg, Dwayne "The Rock" Johnson y Anthony Mackie son tres culturistas estúpidos y anabolizados que traman hacerse millonarios a cosa te robar a un cliente del gimnasio con la improvisación y el haber visto muchas películas como base de su estrategia. Un líder crédulo e influenciable que se cree inteligente, acompañado de dos secuaces que se limitarán a seguirlo y ser sus brazos ejecutores en un plan que hace aguas y se irá de madre desde el arranque. Aunque parezca mentira, está basada en hechos reales, cosa que nos recuerdan cuando la película más degenera por si no nos acordábamos de ello o nos parecía imposible.

Sea todo verdad o no, quizá el único “pero” que podría ponerle es que esté a punto de írsele de las manos y que quizá agradecería un recorte en el metraje. Por lo demás estamos ante una sátira a la sociedad americana, sus estamentos y su famoso sueño que resulta muy divertida y entretenida. Sus personajes son estúpidos pero eso no significa que la cinta lo sea y nos lo demuestra con constantes diálogos (y geniales reflexiones con voz en off) cargados de ingenio. Los tres protagonistas rinden a gran nivel con incluso diría papelón de alguno como "La Roca" Johnson, así cómo los secundarios entre los que podríamos destacar a un gran Tony Shalhoub, a alguno que siempre se agradece ver como es Ed Harris o a otros como Rebel Wilson que es una de las actrices de moda en lo que a comedia se refiere y es una pena que por ejemplo el siempre hilarante Ken Jeong no disfrute de más minutos en pantalla.

Grata sorpresa Dolor y Dinero, que resulta una película altamente disfrutable y que esconde más de lo que aparenta tras todos los músculos, silicona, anabolizantes y testosterona.

Nota: 7'4
[Leer más +]
40 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
LA DIVERTIDA Y DESFASADA HONESTIDAD DE MICHAEL BAY
Hubo un tiempo de mi adolescencia, situado a mediados de los 90, en que disfrutaba como un niño de aquellas megaproducciones de la pareja ”Don” Simpson y Jerry Bruckeimer. Sus films, llenos de golpes, persecuciones, cámaras superlentas, música cañera y donde hasta el actor más viejo y feo se convertía en cuasimodelo publicitario, eran como un pasto virgen para mi y para mis amigos en aquellos míticos viernes de estreno.

Películas como “La Roca“, “Con Air” o “Armageddon” eran como una vuelta a esa acción pura y dura de los años ochenta, sólo que mejor producidas y más vistosas a nivel visual.

En aquellos tiempos el director Michael Bay, que provenía del mundo del videoclip, se fue haciendo un nombre con las mencionadas “La Roca“, “Dos policías rebeldes” o “Armageddon“, pues dichas películas eran el mayor exponente del mejor cine de acción de aquellos años.

Todos recordamos la banda sonora de Hans Zimmer en “La Roca“, el épico final de Bruce Willis en “Armageddon” o el tandem formado por un Will Smith y un Martin Lawrence que bailaban y disparaban al compás de aquel mítico tema titulado “Shy Guy” de Diana King.

Pues bien, Michael Bay continuó cosechando éxitos gracias a películas algo más edulcoradas, vease “Pearl Harbor” o la muy correcta “La Isla“, si bien se fue deshinchando a toda velocidad a raíz de su involucración en la saga de “Transformers“.

Y el motivo de que este director fuera perdiendo casi todo mi interés no se debió a que sus últimos films no tuvieran la acción de sus primeros trabajos, ya que aún teníamos espectaculares persecuciones de coches (“La Isla” o “Transfomers“), y sí el hecho de que los fantásticos personajes de carne y hueso (ese capitán interpretado por Ed Harris en “La Roca“) se habían “transformado” en enormes robots creados por la ILM.

Con cada secuela más se desinflaba mi interés en el Bay director y más apreciaba su mano en producciones como “La matanza de Texas 2003/2004“.

Pues bueno, Michael Bay ha vuelto a las carteleras con esta “Dolor y Dinero” y he de decir que gracias a la misma ha conseguido que este servidor recupere buena parte de mi interés en sus proyectos como director.

Y no es que “Dolor y Dinero” no esté llena de esos tópicos que han adornado la trilogía de “Transformers” o sus recientes producciones, pues en la misma tenemos chicas despampanantes, cual vistoso florero, cómicos y cargantes personajes secundarios, giros de cámara de 360º y muchos deslumbramientos solares. Lo que hace que este film consiga mi aprecio y todo mi interés es el hecho de que esta cinta es el trabajo más honesto de Michael Bay, muy divertido, muy entretenido y con interesantes interpretaciones.

El film es una hilarante locura, un golpe a los sentidos gracias a una poderosa factura visual, y todo ello complementado con las geniales interpretaciones del delirante trío formado por Mark Wahlberg, Dwayne Johnson y Anthony Mackie.

Los tres protagonistas están geniales, si bien destaco a un mazado Wahlberg, que durante 115 minutos consigue hacernos olvidar sus variados descalabros cinematográficos, y a un Dawyne Johnson que demuestra sus enormes dotes en el plano de la comedia.

Junto a este trío también quisiera destacar a secundarios como Rebel Wilson, con esa gordita tan picante y graciosa, a Tony Shalhoub interpretando al típico payasete a lo John Turturro o John Malkovich de la saga de “Transformers“, y a un Ed Harris que en manos de Michael Bay vuelve a convertirse en uno de los aciertos del film (enorme presencia en pantalla y acertado doblaje al castellano).

El film, como digo, es una divertida y desfasada locura, que recordará al genial film de los Cohen (“Quemar después de leer“) y con un argumento supuestamente basado en hechos reales.

En el plano técnico no hay nada que reprochar, pues en toda producción en la que intervenga Michael Bay siempre tendremos magníficos planos, ángulos de cámara imposibles, curradas escenas de acción y más testosterona que la presente en el gimnasio donde se machacan los protagonistas.

Lo mejor: Que sea tan desfasada, loca y divertida, el renacer de Mark Wahlberg, Dawyne Johnson, Ed Harris y el aspecto visual.
Lo peor: Que Michael Bay siga pendiente de Optimus Prime y Megatron.
[Leer más +]
25 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil