arrow

Corazón de papel (1982)

4,5
86
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Historia sobre la prensa denominada del "corazón". Lo que hay detrás de las portadas de las revistas que semanalmente compran las personas ávidas de cotilleos, chismes, escándalos, separaciones, bodas secretas y en general la vida íntima de los famosos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Corazón de papel
Guion
Manuel Albignoni, Jaime de Armiñán, Roberto Bodegas
Música
Carmelo A. Bernaola
Fotografía
Manuel Rojas
Productora
Blau Films
Género
Drama Periodismo
6
La dignidad o la indignidad del periodista
Es un título interesante, que cuenta los entresijos de una agencia de noticias, dirigida por Antonio Ferrandis, que nutre de fotos de famosos a las revistas del corazón. A partir de ahí, la película empieza a narrar una trama que tiene como centro al siempre inquietante Héctor Alterio, y en la que aparece el negocio de la prostitución en Madrid, el submundo del travestismo homosexual (es increíblemente sórdido el funeral del travesti muerto) y hasta el pasado franquista de personajes "reciclados" a la democracia, como el propio Ferrandis o su viejo amigo el policía interpretado por Eduardo Calvo.

Los temas principales son varios. Por un lado, la dicotomía entre la libertad de prensa (representada por el impetuoso fotógrafo interpretado por Patxi Andión) y el derecho a la intimidad de los famosos es una dicotomía pervertida por el poder del dinero, pues, como describen las imágenes, a veces se fabrican las noticias con ganchos o anzuelos (como en la secuencia de la discoteca) o se hacen fotos que parecen tomadas sin consentimiento, pero que sin embargo están hechas para la promoción de la persona fotografiada, como en el caso de la mujer fotografiada en el jardín. En suma, queda clara la relativa indignidad del personaje de Andión, pero también queda claro que lo importante es vender revistas, hacer dinero, como le plantea a Ferrandis su jefe, interpretado por Lautaro Murúa, al comenzar la acción. Habría sido muy interesante que este film ahondara más en el mundillo de las revistas del corazón, en el negocio que representan y el por qué, en el tipo de lector al que van dirigidas, en su discurso, en el mundo que pintan, etc., dado que este asunto ha sido muy poco tratado por el cine español. Pero no, a partir de todo esto, la película de Bodegas va derecha al asunto siguiente.

El otro tema importante es el de la dignidad del fotógrafo de prensa y del periodista, y su obligación de contar la verdad, caiga quien caiga. Es decir, la dignidad frente al público y la independencia con respecto al poder. Estos profesionales se ven en la tesitura de enfrentarse al poder, representado por Alterio: un poder omnímodo, oscuro, antidemocrático. Es en este progresivo enfrentamiento con el poder fáctico en el que Ferrandis duda entre salir de su indignidad y ser valiente, publicando las fotos comprometedoras de Alterio, o ceder a las presiones de éste. La conversación que Ferrandis mantiene con Alterio en la casa de éste, adecuadamente tensa, recuerda mucho a la no menos tensa conversación que Alfredo Landa mantiene con Arturo Fernández en "El crack dos" (1983), de José Luis Garci: en ambos casos, se enfrentan la verdad y el poder como fuerzas irreconciliables, y por desgracia desiguales en fuerzas.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil