arrow

El chico (1921)

El chico
Trailer
8,4
29.780
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un mujer de escasos recursos (Edna Purviance), ha tenido un hijo siendo soltera, y al sentirse abandonada por el padre del niño, decide también ella abandonar al bebé, con la esperanza de que una familia rica lo coja en adopción. Pero el pequeño terminará en manos de un vagabundo (Charles Chaplin), quien pronto se encariñará con él y decidirá sacarlo adelante como sea. Cuando el niño, llamado ahora John (Jackie Coogan) llega a los cinco años, la lucha por la supervivencia y por permanecer juntos será toda una aventura. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Kid
Duración
68 min.
Guion
Charles Chaplin
Música
(Versión restaurada: Charles Chaplin) (Película muda)
Fotografía
Rollie Totheroh (B&W)
Productora
Charles Chaplin Productions / First National Picture
Género
Comedia Drama Pobreza Cine mudo Comedia dramática Película de culto
Grupos  Novedad
Charlot
10
El papá Charlot
Precioso, inigualable melodrama con gags cómicos del pequeño gran gigante del cine mudo: Chaplin.
Muchas generaciones (ha llovido bastante desde 1921) hemos tenido la suerte de ver y crecer con esta película breve, sencilla y demoledora. Es de ésas que yo coloco en el Olimpo de los dioses cinematográficos y no sólo por el hecho de que sea de Chaplin (aunque reconozco que eso influye en gran medida), sino porque destila por sí misma una magia inextinguible, una emoción inmensa y un halo de maravilla que deja el corazón traspasado.
El entrañable Charlot logra, como nunca, removerme por dentro con sus vicisitudes al hacerse cargo de un bebé abandonado por su madre, que no puede cuidar de él. El pobretón, tierno, romántico, pillo y optimista Charlot resulta ser el padre ideal para el niño. Aunque no tiene bienes materiales que proporcionarle, sí le da lo más importante: un gran amor. Juntos forman un equipo simpático y bien compenetrado, urdiendo medios para salir adelante. La más que conseguida ambientación de miseria del entorno en el que viven se muestra de un modo desenfadado, sin pretender cargar las tintas ni dramatizar en exceso con respecto a las muchas carencias que padecen. Chaplin siempre sabe crear un tono que no se regodea en lo dramático, pero que no se priva de desbordar los sentimientos más bellos. Cuando uno ve al padre y al hijo, cuando palpa ese amor que se tienen (hay que ver lo increíble que está ese pequeño actor, a mí se me ha marcado como uno de los papeles infantiles más recordados y auténticos que he tenido el placer de contemplar), cuando uno advierte que todas las riquezas del mundo son inútiles si falta un cariño como ése... Cuando te das cuenta de que ese niño posee la mayor riqueza, que es el corazón de un padre, todo lo demás es secundario... Juntos, podrán ir tirando mientras comparten lo más hermoso que existe en esta vida.
El pequeño se muestra tan convincente, transmitiendo tanto amor hacia su padre, y Charlot tan entregado como progenitor abnegado que defiende y protege a su hijo ante viento y marea, que a una se le parte el alma.
Y, para completar la fuerza emotiva del film, están la fotografía y los efectos visuales, fantásticos para la época, la ya nombrada ambientación que refleja el submundo de los desheredados, y la impecable música compuesta por el mismísimo Chaplin. Pero, ¿este hombre hasta sabía componer música? Desde luego, la genialidad le brotaba en todo aquello que emprendiera.
Un artista y creador de ilusiones como la copa de un pino.
Cuando has visto esta preciosidad, tienes la impresión de que ha pasado un ángel.
[Leer más +]
183 de 212 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El por qué de la estrella que le falta a esta crítica.
Porque es la primera vez que una película muda logra desarmarme con sus enternecedoras imágenes y su bellísima música*.

Porque difícilmente recordaba ningún momento en el que el cine hubiese hecho aflorar en mi boca tantísimas sonrisas a la vez que lloraba.

Por ese chico abandonado a su suerte cuando era solo un bebé, en aquella mísera esquina, y por ese vagabundo pícaro que aún viviendo en la miseria lo acoge y lo protege. Por la franqueza con la que se muestra su relación y sus circunstancias.

Por reflejar el amor y el cariño de esa manera tan noble. Por denunciar la pobreza, por su magia, por su simpleza y honestidad...

Por todo eso y más, cada estrella de mi valoración es una palabra de agradecimiento; ¿y sabes por qué no hay diez Chaplin?, pues porque desde hoy casi todo el cine me va a parecer un pecado al lado de esta obra. Seguro que aún estarás sonriendo en el cielo... pues que sepas que desde esta tarde miro con otros ojos Chaplin; al cine y al mundo.

Disfruten de esta obra maestra.

* Su música fué añadida décadas más tarde, allá a principios de los 70.
[Leer más +]
126 de 147 usuarios han encontrado esta crítica útil