arrow

Adivina quién soy - Películas para no dormir (TV) (2006)

Adivina quién soy - Películas para no dormir (TV)
Trailer
4,0
1.015
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Angela es una enfermera que apenas tiene tiempo para cuidar a su hija pequeña Estrella. La niña vive inmersa en un mundo de fantasía, hablando con todo tipo de monstruos y vampiros; sin embargo, ciertos hechos de naturaleza muy extraña hacen que la madre empiece a temer que no todo sea producto de la imaginación de su hija. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ España España
Título original:
Adivina quién soy - Películas para no dormir (TV)
Duración
58 min.
Guion
Jorge Arenillas
Fotografía
Unax Mendia
Productora
Filmax
Género
Terror Drama Sobrenatural Monstruos Telefilm
Grupos  Novedad
Películas para no dormir
4
Descartable y olvidable
Sí, olvidable pese a tener un interesante punto de partida. En “Adivina quién soy” hay intenciones de Enrique Urbizu: un homenaje a “El espíritu de la colmena”, “La matanza de Texas”, “Nosferatu” y alguna más trasmutando el asunto a los tiempos modernos del terror.

Se queda en ideas como esas señales y detalles de la publicidad en la parada del autobús. Pero el resultado final es entre algo aburrido y con riesgo de caer en el ridículo por algunos pésimos momentos.
Si alguien espera encontrar algo interesante o terror puede probar mejor con el material original porque la motosierra de “Adivina quién soy” no tiene mucha potencia y está oxidada.
[Leer más +]
19 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
A Urbizu le canta el aliento
Le canta, le canta. Vaya si no. Y no lo digo porque este señor beba o deje de beber en ayunas. Eso no lo sé ni me interesa. Lo digo porque su peli canta. Canta por soleares. Y cuando un thriller, o una presunta peli de terror como ésta, huele a tres kilómetros a la redonda o te lo tomas a cachondeo o estás perdido.

Como podréis deducir, el menda se lo tomó a cachondeo. ¿De qué otro modo, si no, puede tomarse uno una peli en la que las réplicas de Leatherface y Nosferatu dan vergüenza ajena y en la que el personaje interpretado por Goya Toledo se folla bien a gusto al psicópata de turno?

Una verdadera pena, en serio, porque el sustrato argumental no era malo del todo y probablemente se hubiera podido amortizar de forma mucho más productiva si el tándem Urbizu-Serrador hubiera apostado por un thriller dramático más o menos serio o incluso por una frikada valiente y descarada. Pero no, la cosa se quedó a medio camino y ni tan sólo el siempre solvente Josep Mª Pou consiguió remontar una peli que, como bien afirma MB, no deja de ser un producto descartable, olvidable y -si mucho me apuráis- absolutamente deplorable. Por mucho que te lo tomes a cachondeo.
[Leer más +]
12 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil