arrow

Heidi (1937)

5,2
492
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Cuando su tía se cansa de cuidarla, Heidi, una niña huérfana, debe ir a vivir a las montañas suizas con su arisco abuelo (Jean Hersholt), un ermitaño que pronto se encariña con ella. Pero la tía regresa para llevársela a vivir con una familia que necesita una compañera para su hija inválida (Marcia Mae Jones). A pesar de que una malvada institutriz (Mary Nash) le hace la vida imposible, Heidi consigue ganarse el cariño de todos los de la casa y no ceja en su intento de volver a reunirse con su querido abuelo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Heidi
Duración
97 min.
Guion
Walter Ferris, Julien Josephson (Novela:Johanna Spyri)
Música
David Buttolph, Charles Maxwell, Ernst Toch
Fotografía
Arthur C. Miller (B&W)
Productora
20th Century Fox
Género
Drama Familia Cine familiar
Grupos  Novedad
Heidi
3
Menos mal que siempre nos quedará la serie, Shirley Temple destroza el alma de Heidi.
Siempre nos quedarán los dibujos, y menos mal porque creo que hoy en día nadie recuerda Heidi por Shirley Temple ni la primera película que se hizo sobre este personaje.
Heidi, la película con Shirley Temple posee muchos fallos pues es una película hecha con un simple propósito, meter a la actriz infantil en un papel infantil para lucirla y sacar grandes beneficios de ella.
Con esa intención se deja atrás la película de Heidi y con ello su guión y personaje.
La película tiene una serie de fallos básicos, empezando por el guión, éste se ha intentado adaptar según a gusto del director, el guión adapta momentos básicos de la historia pero salta de largo momentos y personajes que son básicos para la descripción de Heidi.
Se nombran a todos los personajes, Heidi, Pedro, el abuelo, la abuela de Pedro, la institutriz, Clara, su padre, los criados, la tía de Heidi…prácticamente todos, pero las relaciones entre los personajes dejan mucho que desear, ningún personaje trascendental en la historia tiene alma, incluso Heidi que representa la bondad e inocencia de una niña , todo ello desaparece aquí convirtiéndose en una niña un poco tonta. La relación con su amigo Pedro, de lo más bonito de los dibujos, aquí casi ni existe por no hablar de la relación con su abuelo, todas las cosas importantes de la historia se dan por hecho, se supone que Heidi es una niña buena y amante de los animales y de la naturaleza.
La adaptación del cuento se basa sobre todo en buscar ciertos momentos en los que Shirley Temple pueda mostrar sus encantos de niña mona.
Una película llena de carencias y de lagunas, cada escena es un ligero suspiro del cuento dejando un poco de mal sabor a todos aquellos amantes de la historia de la serie, una serie que encierra unos valores inolvidables.
Para nada el espíritu de Shirley Temple refleja el alma de Heidi, al contrario, con Shirley Temple el personaje queda ridiculizado.
[Leer más +]
8 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Solo el amor consigue ablandar un duro corazón
Son los golpes de la vida los que, al no ser tramitados como se debiera, vuelven duro el corazón. Se guarda rencor, se genera hostilidad y/o se pretende una separación definitiva de la sociedad a la que se pertenece, dando como resultado una imagen negativa de miembro indeseable o auto-marginado de esa comunidad. El resultado será sufrimiento, soledad, rechazo… y esto será para siempre o hasta que la oportunidad de abrirse llegue y se sepa aprovechar este regalo de la vida.

Esto le ocurrió al abuelo Adolph Kramer, quien ahora habita en una casucha de los alpes suizos, solo, y sin siquiera la compañía de un perro o un gato. Pero a su vida llegará Heidi (diminutivo de Adelheid), la niña de ocho años que ha quedado huérfana, y cuya tía, Dede, queriendo zafarse de ella, se la dejará en la puerta para que se encargue de criarla. Y quizás no tarde mucho el anciano, en sentir que la luz que trae consigo aquella pequeña ha entrado en su corazón, permitiéndole fluir, entonces, la generosidad y el cariño que, desde mucho tiempo atrás, conservaba reprimidos.

“HEIDI” está basada en la ya clásica novela de la escritora suiza Johanna Spyri (1827-1901) que, desde 1920, hasta el año 2008, ha motivado cuando menos 22 adaptaciones para el cine o la televisión en los más diversos países, pues se trata de una historia que habla de los prejuicios, también de los abusos y maltrato a los niños, pero deja sembrada una lección de empatía, de superación y lealtad que, tanto a los más jóvenes como a los adultos, sabrá tocarles fibras muy sensibles.

El director, Allan Dwan, hace una versión dosificada en el drama y con agradables toques de comedia, en procura de que los niños consigan divertirse, en tanto ven a Heidi luchando con denuedo para superar los numerosos obstáculos que, por causa de su insensible tía y de la manipuladora institutriz de su joven amiga Klara Sesemann, tiene que padecer.

Un magnífico reparto que incluye al magnífico Arthur Treacher, como el comprensivo sirviente Andrews, a Mary Nash como la maquinadora Fraulein Rottenmeir y a Jean Hersholt como el incomprendido pero noble abuelo, secunda a la pequeña Shirley Temple quien, con su carisma y apreciable fotogenia, logra sacar avante este emotivo y edificante personaje.

Por esta vez, creo que vale la pena la versión coloreada por computador, puesto que realza la belleza de aquellos magníficos paisajes en los que transcurren los hechos. Y dejo un par de preguntas para los chicos: ¿Tendrá alguna relación con el abuelo la parábola del hijo pródigo?, ¿Por qué?
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil