arrow

¡Qué me importa el dinero! (1962)

¡Qué me importa el dinero!
Trailer
6,1
194
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Lester March -Jerry Lewis- es un joven huérfano de 25 años que repara radios y televisiones en una tienda, pero lo que verdad desea es convertirse en detective privado como su amigo Pete Flint -Jesse White-. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
It's Only Money
Duración
84 min.
Guion
John Fenton Murray
Música
Walter Scharf
Fotografía
W. Wallace Kelley (B&W)
Productora
Paramount
Género
Comedia
"Comedia de enredo. Una de las mejores colaboraciones entre Tashlin y Lewis. Muy simpática"
[Diario El País]
"Tras su apariencia de comedias alocadas y muy divertidas, el cine de Jerry Lewis esconde suculentas sátiras que dinamitan las costumbres sociales. Jerry arrasa lo que toca y subvierte el orden establecido de la mejor manera: mediante un humor malintencionado y destructivo"
[Diario El País]
9
Reparaciones Lester son únicas
Jerry Lewis trabaja en Reparaciones Lester: servicio 24 horas, garantizamos todas las reparaciones, nunca cerramos. Hasta aquí todo correcto. Lo que no es correcto es que quiera ser investigador privado. El trabajo de investigador requiere unas dotes que un novato reparador de televisiones no tiene. En donde es único es a la hora de aparcar para que no le pongan multa los de S.E.R. La capacidad de hacer reír del camaleoníco Lewis está servida en Qué me importa el dinero. Qué me importa decir que Jerry Lewis es el mejor cómico del sonoro. No me importa nada, nada, nada.
[Leer más +]
11 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Magnífica colaboración.
Un torpe reparador de televisores se verá envuelto en un fabuloso lío y actuará durante una temporada de detective privado, por mediación de un amigo suyo. Magnífica comedia de la pareja Tashlin-Lewis, con una hilazón muy lograda de "gags" y un tono surrealista, desquiciado e inteligente, que la hacen altamente recomendable. El humor de Lewis, qué duda cabe, sigue y seguirá vigente (su torpeza con los objetos, su inocencia, sus habilidades para meterse en lios y salir triunfador de ellos, sus juegos de palabras y explícitos gestos): es un antiheroe antiestético que provoca cariño.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil