arrow

Maktub (2011)

Maktub
Trailer
6,2
3.652
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Cuento de Navidad. Manolo (Diego Peretti) atraviesa una crisis aguda: la rutina de su trabajo le resulta insoportable, su matrimonio con Beatriz (Aitana Sánchez-Gijón) está al borde del abismo y las relaciones con sus hijos no son buenas. Un día, conoce a Antonio (Andoni Hernández) un chico canario de 15 años, con cáncer, pero con unas ganas de vivir tan contagiosas que la vida de Manolo da un vuelco radical. La madre de Antonio (Goya Toledo), la madre de Manolo (Amparo Baró) y su singular amiga (Mariví Bilbao), el vecino de la familia (Enrique Villén), un divertido repartidor de comida (Jorge García), una extravagante enfermera (Rosa María Sardà) y un sinfín de personajes, cambiarán completamente la tediosa vida de Manolo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Maktub
Duración
113 min.
Estreno
16 de diciembre de 2011
Guion
Paco Arango
Música
Nathan Wang
Fotografía
Carlos Suárez
Productora
Sonrisas que Hacen Magia Producciones / Antena 3 Films
Género
Comedia Drama Cine familiar Navidad Enfermedad
2
Navidad sin cuidado
Por mucho que ayuntamientos y centros comerciales se empeñen en adelantar la fecha todos sabemos que la Navidad no llega hasta Diciembre. Es entonces cuando el cine nos regala su dosis anual de ñoñería infantiloide con películas –la mayoría norteamericanas- que traen sin cuidado a niños y mayores.

La industria española (que no es tonta por más que se empeñe en parecerlo) decide competir ofreciendo más de lo mismo pero en versión austera y con una cierta mala leche que nunca viene mal. Así que Paco Arango (creador de series tan prescindibles como ‘¡Ala… Dina!’ y ‘El inquilino’) se ha puesto manos a la obra escribiendo y dirigiendo ‘Maktub’, que en árabe significa ‘lo que está escrito’.

Con la excusa del destino y la presencia del angustiosamente híper-sobreactuado Diego Peretti como monigote protagónico, Arango se empeña en sacarnos una lagrimita fácil cada diez sonrisas mudas. La película lo tiene todo para convertirse en un calvario de glucosa insípida. Y lo consigue de sobra.

Elegir a Peretti para encabezar el reparto de una película navideña es tan contraproducente como invitar a Jordi González a impartir una cátedra sobre ética periodística. Y lo comparo con alguien de TV porque se hace difícil calificar de película algo que jamás pasaría como pésimo capítulo piloto de una serie.

En ‘Maktub’ no hay casi nada que parezca cine. Su realización, sus idas y venidas en el tono y el tratamiento de sus personajes son puramente televisivas. Pretende ser simpática pero acaba siendo tan pesada como ese tío que cuenta los mismos chistes en la cena de nochebuena todos los años. La faceta cómica de la cinta funciona por espasmos y la dramática es un despropósito de los grandes.

Hay escenas donde la falsa complicidad entre personajes da lugar a ciertos diálogos carentes de alma y sentido, muchos de los cuales están forzadísimos por el mismo cáncer de siempre: los niños no hablan como niños sino como guionistas que nunca han visto uno de cerca. El día que encontremos la cura ganaremos todos.

Resumiendo: lo que pretende ser homenaje al joven en que se basa la historia se convierte en un cuento donde la ternura está mal calculada y no hay sitio para la supuesta fragilidad emocional del espectador en fechas navideñas. Ni el trío calavera (Baró, Bilbao y Sardá) ni la excelente pero desorientada Goya Toledo pueden sacar las castañas del fuego en el estreno de Paco Arango como director de cine.

‘Maktub’ podría funcionar como cuento. Es fiel y consecuente con el factor casualidad que propone pero se pierde al subrayar la parte más dramática durante la fatigosa media hora final. Garantizo que el último giro sobre el personaje de la Sardá es de los más torpes que se han visto en una película que es para niños, no para tontos.
[Leer más +]
47 de 73 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Llorar no es malo....
Creo que maktub, es una película entrañable, bien dirigida y bien interpretada por todos, quizás el único pero es el protagonista cuyo optimismo extremo resulta pelín excesivo y adolece además de calidad interpretativa, a mi aficionado punto de vista.
Más allá de esto, sale una película bastante redonda, en la que lloras y ríes a partes iguales, pero ir al cine y llorar no es algo malo, siempre y cuando la película lo pretenda, hacer aflorar los sentimientos navideños, dulzones y empalagosos a veces, no es malo.
El film intenta contagiar optimismo frente al paso de la propia vida, con sus lados rosa y sus zonas oscuras, dándole tintes de cuento navideño en algunos de los personajes. No trata de ser irrealista y arreglarlo todo como en un cuento infantil pero dando paso al optimismo y al humor... será por la necesidad que tenemos en este momento del planeta que se nos hará necesario.


Por cierto, la película, como todas hay que verlas hasta el final, que suele ser el apagado del proyector, no el encendido de luces de la sala, por mucho que los propietarios de los cines quieran ganar tres minutos, lo digo porque el último fotograma es otro guiño de humor al espectador, que al menos en mi sesión se perdió el 99% de la sala.
[Leer más +]
21 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil