arrow

Cena a las ocho (1933)

7,1
746
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una mujer prepara una cena para unos amigos. Quiere animar a su marido, cuya salud está un poco resentida. No obstante, invita al responsable de las principales preocupaciones de su marido, un hombre de negocios que pretende hacerse con las acciones de la empresa que su marido tiene. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Dinner at Eight
Duración
113 min.
Guion
Frances Marion, Herman J. Mankiewicz (Obra: George S. Kaufman, Edna Ferber)
Música
William Axt
Fotografía
William H. Daniels
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)
Género
Comedia Drama Romance Historias cruzadas Sátira Comedia sofisticada
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Edna Ferber
8
Y yo con el smoking en el tinte... Delicioso film.
Que gozada de película del señor Cukor. Ambientación, historia y vestuarios realmente brillantes. Pero, sobretodo, el guión con unos diálogos punzantes y una Jean Harlow que ilumina con su belleza e interpretación la pantalla.
Podría ser de Woody Allen, por las idas y venidas de los personajes, por la cena y sus enredos, y por su comicidad y estilo. Todos los actores de 8 para arriba, pero personalmente me quedo con el matrimonio Harlow-Beery.
Lo mejor: Todo/as.
Lo peor: Que por ser del 33 y en blanco y negro tenga tan pocos votos (se haya visto tan poco).
[Leer más +]
24 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La cena
Realizada por George Cukor, se basa en la pieza teatral "Dinner At Eight", de George S. Kaufman y Edna Ferber, adaptada por Herman J. Mankiewicz y Frances Marion, con diálogos adicionales de Donald O. Stewart. Se rodó en los MGM Studios. Producida por David O. Selznick, la "prmière" se vio en Hollywood el 29-VIII-1933. El estreno tuvo lugar el 12-I-1934.

La acción tiene lugar en NY, en 1933, entre la invitación a una cena y su celebración. Los anfitriones son Millicent Jordan (Billie Burke) y su marido Oliver (Lionel Barrymore). La cena es de etiqueta y reúne a personas destacadas de las finanzas, la empresa, el teatro, el cine, la medicina y otras. Entretanto suceden muchas cosas imprevistas e importantes a los anfitriones e invitados.

La película enlaza a numerosas personas en una comedia dramática, que se explica en tono de humor. Los personajes encarnan diversos estereotipos, como una ama de casa con manías perfeccionistas, una mujer hermosa de origen humilde dada a la indolencia, las chocolatinas y el cuidado de si misma, un empresario tradicional afectado por la Depresión, un arribista amoral, etc. Los motivos que mueven a los protagognistas abarcan desde el deseo de Millicent de elevar el bajo estado de ánimo del marido hasta los deseos de relacionarse con una pareja de aristócratas de postín en cuyo honor se ha convocado la cena. El film muestra que los cambios derivados de la Gran Depresión y del avance tecnológico afectan a los círculos de la alta sociedad, creando oportunidades para los que se adaptan a ellos y amortizando antiguas ventajas de quienes por razones diversas (edad, enfermedad, falta de habilidad) los ignoran. La apariencia impecable de los comensales a la hora de la cena oculta realidades personales y familiares turbulentas, que han dado lugar a un suicidio, una crisis cardíaca, un adulterio, un chantaje (explicado con increíble sutileza), una agresión en la cocina, una borrachera, etc. Se plantean temas de interés y de actualidad, como la batalla de géneros, la incapacidad de selección entre lo importante y lo urgente en los momentos de estrés psicológico, la fragilidad del éxito, la necesidad de adaptarse a los cambios y otros. Constituyen motivo de humor la vanidad de los nuevos ricos, los desaires aristocráticos, los nervios del ama de casa, meteduras de pata, la necedad de los más presumidos y la prevista sustitución en el futuro del trabajo humano por máquinas.

La música, de aires clasicistas y melódicos, incluye una bonita canción, "I Loved You Then (As I Love You Now)" y el tema "Dinner At Eight". La fotografía, de William H. Daniels, en B/N, crea una narración visual luminosa, bien contrastada, que exalta la belleza femenina. Cukor deja su impronta personal en el vestuario, la ejecución de los diálogos, la cuidada dirección de actores y su hábil dirección de actrices.
[Leer más +]
23 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1