arrow

Catorce horas (14 horas) (1951)

6,7
209
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un joven se dispone a saltar desde la cornisa de un hotel. La policía, su familia, la gente, los medios de comunicación se temen lo peor durante una espera de catorce horas interminables y llenas de tensión. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Fourteen Hours (14 Hours)
Duración
92 min.
Guion
John Paxton, Joel Sayre
Música
Alfred Newman
Fotografía
Joseph MacDonald (B&W)
Productora
20th Century Fox
Género
Thriller Drama
5
Un Hathaway menor con contenido psicoanalítico
14 Horas es uno de los títulos menos conocidos de Henry Hathaway que ha permanecido inédito muchos años en España. Se trata de un melodrama de intriga con momentos de tensión y varios toques de humor.

Es una historia demasiado simple que se resiente de un guión esquemático y sensiblero con situaciones muy forzadas y algunos diálogos que rozan el ridículo. Es una lástima un guión tan plano que no va en consonancia con su aspecto técnico porque la película está muy bien planificada con un montaje ágil que alterna un estilo semidocumental al principio muy propio de Hathaway, con impresionante fotografía de exteriores, panorámicas, picados y contrapicados de edificios. Tal vez, su trama no da para más que un cortometraje y se percibe la dificultad de mantener el interés hasta el final durante 90'.

En esta década de los cincuenta era habitual el contenido psicoanalítico de unos personajes cargados de traumas infantiles o sentimentales. En este sentido, tiene puntos de contacto con The Sniper (tiene un comienzo impresionante y turbador) aunque es menos interesante. La galería de actores, sobre todo, secundarios es de gran calidad pero, en esta ocasión, tienen que interpretar roles estereotipados que no les permiten lucimiento. Además, sobran determinados personajes que desorientan la acción principal (papeles de Grace Kelly, Debra Paget o Jeffrey Hunter, entre otros).

A pesar de todo, un Hathaway menor siempre es superior a otros directores de esa época. Destaco la solvencia técnica y su montaje que, en varias ocasiones, estaba por encima de las propias historias que contaba.
[Leer más +]
9 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
¡QUÉ MACGUFFIN NOS HAN COLOCADO!
El irregular Henry Hathaway nos regala una excelente película. Los movimientos de cámara, al igual que el posicionamiento de la misma, son los de un gran maestro de la dirección. La sensación de vértigo es más que notable, sobre todo, con la llegada de la noche, en la que Hathaway combina con insultante habilidad el juego de luces y sombras. Las interpretaciones son magníficas, siendo de justicia loar la interpretación de Richard Basehart como el joven e inseguro Robert, ya que se trata de uno de sus primeros papeles como protagonista casi absoluto. También sobresale Hathaway mostrándonos el amplio abanico de miserables que desde abajo (quizás ya no se puede caer más bajo) utilizan el intento de suicidio para ligar, apostar, reconciliarse o jalear cada movimiento del suicida o de la Policía.
Y... ¿saben lo más curioso del caso? El tipo subido a la cornisa es uno de los McGuffin (excusa argumental que carece de relevancia) más increíbles de la historia del cine. ¿Alguno de ustedes ha logrado descubrir la razón por la que el muchacho se sube allá arriba?
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil