arrow

El estrafalario prisionero de Zenda (1979)

5,4
282
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Rodolfo IV, rey de Ruritania, muere el día de su cumpleaños al caer de un globo. Estalla entonces un conflicto sucesorio. Rudy, el heredero, el futuro Rodolfo V, es un vividor aficionado al juego, a las juergas y tiene amoríos con la esposa de un duque. Su hermanastro, que también aspira al trono, no está dispuesto a permitir que Rudy sea rey e intenta matarlo. Tras dos intentos fallidos de asesinato, el hombre de confianza de Rudy encuentra un doble perfecto para que lo sustituya hasta el día de la coronación. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Prisoner of Zenda
Duración
108 min.
Guion
Dick Clement, Ian La Frenais, Edward E. Rose (Novela: Anthony Hope)
Música
Henry Mancini
Fotografía
Arthur Ibbetson
Productora
Universal Pictures
Género
Comedia Aventuras Parodia Capa y espada Remake
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Anthony Hope
5
fallida.
Esta película me pareció una oportunidad perdida cuando tenía todo a favor para ser una gran comedia: un actor solvente como Peter Sellers, un director competente como Richard Quine , y la parodia de un clásico de aventuras conocido por todos y que, con la historia de las suplantaciones y parecidos, se prestaba a ser una gran comedia de equívocos.

Nada más lejos de la realidad. Por algún motivo los "gags" no hacen tanta gracia como en las películas de la Pantera Rosa, los escenarios son de cartón piedra, el personaje de la condesa, la bella Elke Sommer que daba el contrapunto femenino en muchas películas de la Pantera rosa, es plano y no añade nada memorable al argumento.

Quizás es que la fórmula de comedia de enredo ya no funcionaba en esa época. Una pena que ésta fuera la última película de Richard Quine.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
NO ES UN ARTE MENOR
Escenarios palaciegos, ambiente nobiliario, intrigas de la corte, escenas de ostentación y un entorno de lujo dan cabida a la propuesta lúdica que R. Quine dirige a partir del relato de A. Hope.

Su principal mérito es la permanente atmósfera de humor, esa sensación de comisuras de los labios hacia arriba y las carcajadas que no se pueden reprimir.
Película elaborada con seriedad, con metódica pulcritud, cuidadosa con los detalles y siempre envuelta en el halo mágico de la música de H. Mancini.

Sólido armazón cómico que de una forma original y sin complejos reivindica que la comedia no debe ser considerada un arte menor.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil