arrow

Big Hero 6 (2014)

Sinopsis
En la metrópolis de San Fransokyo (cruce de San Francisco y Tokio), vive Hiro Hamada, quien aprende a sacar provecho de su capacidad gracias a su brillante hermano Tadashi y sus también brillantes amigos: la buscadora de adrenalina GoGo Tamago, el meticuloso de la limpieza Wasabi-No-Ginger, la genia de la química Honey Lemon y el fanático de los cómics Fred. Cuando tras un devastador giro de los acontecimientos, se ven envueltos en una peligrosa conspiración que tiene lugar en las calles de San Fransokyo, Hiro recurre a su amigo más íntimo: un robot llamado Baymax, y transforma al grupo en una banda de héroes de última tecnología decididos a resolver el misterio. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Big Hero 6
Duración
108 min.
Estreno
19 de diciembre de 2014
Guion
Don Hall, Jordan Roberts, Robert L. Baird (Cómic: Duncan Rouleau, Steven T. Seagle)
Música
Henry Jackman
Fotografía
Animation, Rob Dressel, Adolph Lusinsky
Productora
Walt Disney Animation Studios / Marvel Studios
Género
Animación Fantástico Ciencia ficción Comedia Acción Robots Superhéroes Familia Cómic Marvel Comics Cine familiar 3-D
Grupos  Novedad
Clásicos de Walt Disney
7
La hiperinflación de los superhéroes: dime de qué presumes y te diré de qué careces
Estamos ante dos películas diferenciadas – casi antagónicas. La primera mitad es un hermoso, vibrante y apasionado relato sobre la pubertad de un niño prodigio y la sabia guía y sutil maestría de su hermano mayor para orientarle y que canalice de forma creativa y provechosa su mucho talento en beneficio de sí mismo y de la sociedad en la que vive, evitando así marchitarse un ingenio fuera de serie. Predomina una mirada atenta, tierna, empática y cálida que llega al espectador como un balsámico ungüento prodigioso que presagia grandes momentos. La segunda mitad es un adocenado y muy trillado – aunque vigoroso y eficaz – relato sobre superhéroes a la caza y captura de un supervillano, con sus dosis de venganza, ajuste de cuentas y desafío tan del gusto del público de masas.

Y la primera parte es tantísimo mejor que la segunda (que apenas remonta el vuelo en el desenlace porque recupera el factor humano) que el conjunto adolece de una descompensación notoria y chirriante, como si las dos mitades hubiesen sido ensambladas por error y no pertenecieran a la misma cinta. Y todo se debe a una máxima que parece subyacer en el cine moderno de consumo: sólo se consigue un taquillazo (y lucrativos ingresos adicionales vía venta de gadgets) si se incluye en la trama algún superhéroe, por innecesario o inverosímil que sea, pero viste mucho, está de moda y suelen desencadenar pingües beneficios – y dar cabida a sucesivas secuelas interminables. Es decir, la trama se supedita a los personajes arquetípicos que la pueblan, limitando su alcance y reduciendo su calado.

Pero lo que convierte esta película en un hito memorable es la portentosa presencia del adorable robot torpón e hinchable, Baymax, creado para ser un inquebrantable asistente personal de salud, fabricado en vinilo. Y el vínculo especial que se crea entre este robot sin sentimientos (aparentes) y el niño prodigio Hiro, todo desgaste emocional y arrebato púber. Son ese personaje singular y ese lazo casual los que elevan el conjunto – pese a sus desequilibrios y tendencia a la banalización pirotécnica – hasta convertirlo en una experiencia cinematográfica satisfactoria.

En resumen: es una pena que lo que podría haber sido una joya de la animación acabe sucumbiendo al ordinario universo inflacionario de superhéroes de pandereta y alharacas, todo brillo, explosiones y excesos, perdiendo por el camino la hondura y aplomo que apuntaba. Agridulce malversación.
[Leer más +]
92 de 122 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
¿EX...CELSIOR?
Sentimiento encontrados: el film es entretenido, agradable y, en términos generales, más que correcto. Pero, lamentablemente, está dividido en dos partes, lo cual incide negativamente en su interés.

Y es que si su primera parte, a la que podríamos llamar "un chico y su robot", agrada sobremanera. Pese a que haya algunos lugares comunes, Baymax resulta un ser de lo más entrañable. Pero claro -- Marvel flota por ahí, así que lo que bien hubiera podido ser una suerte de versión relajada de "Iron Giant" deviene rápidamente en una historia de origen de un grupo de superhéroes inhabituales, lo cual cambia el tono de la historia, desvía el protagonismo y acaba creando un tercer acto lleno de lugares comunes propios del blockbuster actual, con destrucción masiva, amenaza para gran ciudad y elementos que bien podrían caer en "The Avengers", "Transformers 3" o equivalentes.

En resumidas cuentas: dos películas en una.

Se deja ver, pero, desde el punto de vista de un servidor, que se incluyan los mismos elementos en todos los largos comerciales para menores de edad de hoy en día acaba provocando que todo sepa igual.
[Leer más +]
55 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil