arrow

Mansiones verdes (1959)

5,1
247
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un joven que huye de la revolución en Venezuela se adentra en la selva amazónica, donde conoce a una muchacha salvaje perteneciente a una tribu. Pronto descubre que los miembros del clan quieren matar a la joven porque la consideran un demonio... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Green Mansions
Duración
100 min.
Guion
Dorothy Kingsley (Novela: William Henry Hudson)
Música
Bronislau Kaper
Fotografía
Joseph Ruttenberg
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)
Género
Aventuras Drama Romance
6
SENCILLA, BONITA Y PASTELONA
La película no es ningún hito en la historia del cine, desde luego, y según he oído no le hace ni sombra a la obra literaria original, y se convierte en un producto descafeinado que pierde gran parte de la magia y chispa de ésta.

Yo no he leído el libro, y aunque admito que para nada es una gran película, nos una historia fresca y sencilla contada de manera agradable y sin grandes pretensiones y con una ambientación exquisitamente cuidada, que ofrece una visión mágica de las selvas amazónicas como nunca había visto en una película. Esta es sin duda, la mayor baza de esta película para sorprender al espectador, con sus entornos paradisiacos y exóticos, aderezados con hechizante iluminación y ambiente neblinoso cuyo resultado rayan lo sobrenatural. En cuanto al guión, nos encontramos una edulcorada y pastelona historia de amor entre Anthony Perkins, valiente e incansable aventurero, y Audrey Hepburn, mágica y etérea habitante del bosque. Ambos, totalmente salidos de su contexto habitual, constituyen sin duda el segundo atractivo de la película, precisamente por ofrecernos un registro interpretativo al que no estamos acostumbrados.

En resumen, una auténtica delicia visual sin grandes profundidades argumentales ni elaborados personajes, que aunque en ocasiones algo lenta o insustancial, es agradable y se deja ver. Recomendada a los fans de Audrey Hepburn; se van a sorprender.

LO MEJOR
- Audrey Hepburn y Anthony Perkins.
- La cuidada ambientación nos ofrece un entorno salvaje de ensueño: selvas exóticas y misteriosas entre neblina y mágica iluminación.

LO PEOR
- Guión en extremo sencillo y en ocasiones insustancial, con una facilona historia de amor en extremo edulcorada y pastelona.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Desaprovechado film del matrimonio Ferrer-Hepburn
Única cinta en la que Mel Ferrer dirige a su esposa Audrey Hepburn. El rodaje abarca desde el 15 de julio hasta el 6 de noviembre de 1958, siendo su estreno el 19 de marzo de 1959 en el Radio City Music Hall de Nueva York. Fue un fracaso de crítica y público.

Se basa en la novela del mismo título de W.H. Hudson, publicada en 1904. Narra la historia de Abel, un refugiado político que conoce en la selva sudamericana a una misteriosa adolescente llamada Rima, criada desde niña en la selva y amante del mundo natural y los animales.

El guión es de Dorothy Kingsley, autora de varios guiones musicales de la Metro.

Las tomas de fondo se realizaron en Venezuela y la Guayana Británica pero las tomas con los actores se hicieron en un estudio de la Metro en Culver City, California.
Todos los planos rodados en exteriores son lejanos, realizados por extras y en los que aparecen los protagonistas se vislumbra claramente que son una recreación de estudio.

Lo que a priori podría pensarse como una excelente oportunidad para ver una, como mínimo, entretenida película de aventuras en la selva exótica, va derrumbándose poco a poco con el paso de los minutos. El mayor activo del film, Audrey Hepburn, no aparece hasta bien empezado y aunque su presencia es lo más destacado, no consigue levantar el lánguido film. Para empezar porque el guión es incongruente (la prueba de Anthony Perkins con los indios, la serpiente, la sobada excusa del oro,...).
La música no concuerda, es altisonante y a veces, desbordante en exceso.

Pero, con todo, lo peor es la falta de química entre Anthony Perkins y la protagonista de “Vacaciones en Roma”. Queda claro que el protagonista de “Psicosis” no funciona aquí como galán. Muestra una considerable falta de “dote romántica” con la guapísima Audrey. Se echa en falta algún pequeño toque de humor, que suele adornar algunas películas de aventuras.
El vestuario de Tony Perkins no se arruga en todo el film y el inadecuado vestido selvático de Audey tampoco (ni se ensucia nunca).
Mel Ferrer no imprime ningún ritmo al film, que carece de emoción prácticamente desde el comienzo al final y la tensión dramática brilla por su ausencia. No funciona como film de aventuras ni como historia de amor.
Algo positivo: la fotografía en magnífica Panavision, la primera película de Hollywood en utilizar este sistema.

Sin duda el interés del film radica en Audrey Hepburn, que ya estaba consolidada en el star-system. Sin embargo, para ver su belleza, gracia y simpatía, destaca en “Vacaciones en Roma” y para una interpretación extraordinaria, recomiendo “Historia de una monja”.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil