arrow

Jules y Jim (1961)

Jules y Jim
Trailer
7,6
11.216
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Desde que se conocieron en 1912, Jules (Oskar Werner) y Jim (Henri Serre) se hicieron amigos tan inseparables que se enamoraron de la misma mujer (Jeanne Moreau). Uno de ellos se casa con ella. Obra muy representativa del cine francés de los sesenta, que constituye un canto al amor y la pasión. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Jules et Jim
Duración
104 min.
Guion
François Truffaut, Jean Gruault (Novela: Henri Pierre Roché)
Música
Georges Delerue
Fotografía
Raoul Coutard (B&W)
Productora
Les Films du Carrosse / Sédif Productions
Género
Romance Drama Nouvelle vague Drama romántico Amistad Años 1910-1919
8
DE COMO UNA MUJER VOLUBLE USA SEXUALMENTE A DOS AMIGOS Y A MÁS HOMBRES
En realidad, este film no debía haber sido titulado "Jules et Jim" sino "Catherine", pues es este personaje femenino, el que domina y decide coitar según "le sale a ella de su antojadizo coño", ya con Jules ya con Jim, con Albert u otros hombres por los que de repente se siente atraída o más sensibilizada. Ella va de "reina potra desbocada". Toda una ejemplar madre posmoderna para la hijita que está criando, quien hoy la ve intimando con su papá, mañana con el amigo de su papá o pasado con el vecino.

Truffaut monta esta historia libertaria a lomos de la "nueva ola" de cinematografía francesa que se estaba dando en los años sesenta del siglo XX; la intención, como es obvio, fue absorber artísticamente para sí el centro de la atención, del escándalo, del éxito; cosa que consiguió.

Hablar de obra maestra, como alguno se ha atrevido a calificarla, es una exageración; pero sí puede admitirse como una película vanguardista, paridora de novedad, atizadora de polémica y de las que se ponen a espabilar en los morros mismos de los convencionalismos; pues no en vano aborda valientemente un tema como el "troilismo" (del francés "trois" que significa "tres", o sea, más de dos personas en una relación sexual) en una de sus vertientes; o dicho de otra forma, el "ménage à trois" (del francés: arreglo a tres), o sea, un arreglo entre tres individuos para relacionarse sexualmente entre ellos.

Frente a la irresponsabilidad y desequilibrio emocional de Catherine (Jeanne Moreau) lo digno y ejemplar de la narración es observar como los dos amigos, el alemán Jules y el francés Jim, salvaguardan su amistad por encima del enfrentamiento en guerra de sus respectivas naciones y también por encima de esta mujer, Catherine, que viene a ser entre ellos como una prueba de supervivencia, como una jodida cuña explosiva que en cualquier momento puede romper los lazos fuertes de amistad habidos entre estos dos hombres cultos, desinhibidos y muy civilizados.

Fej Delvahe
[Leer más +]
108 de 146 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Despreocupado como ellos
Debo ser sincero: La primera vez que ví "Jules et Jim" me pareció un ejercicio cinematográfico, como mínimo, interesante, que me transportaba a un tipo de narrativa distinta como la que practica Truffaut y que otorgó un final a la obra de lo más inquietante.

En cambio, y vista por segunda vez, parece que todas las virtudes que observé en ella no sirven para que servidor deje de sentirse desesperado e irritado ante los personajes que recorren la obra, el modo como afrontan cada uno de los acontecimientos que les afecta y la forma de actuar tras esas máscaras en las que parecen esconderse. Esas máscaras que, en forma de voces en off, nos transportan a personajes que parecen repletos de cierta incertidumbre, angustia e intranquilidad. En cambio, y tras todas esas reflexiones que se abalanzan ante el espectador, uno no debe dejar de preguntarse como pueden llegar a aflorar esos pensamientos entre ellos y, acto seguido, ofrecer comportamientos livianos y despreocupados. Como si todo les importase un carajo, vaya.

Tampoco me convence el ritmo de la obra que, sin ser lento, más bien todo lo contrario, me atora y me obliga a perder interés por la historia gradualmente, casi sin quererlo.
Además, ver a dos tipos la mar de bohemios (que si ahora viajo aquí, luego allí, etc..) y pijos rondar ante mis narices la primera media hora de film lo único que induce es a la irritación y a que servidor se despreocupe totalmente por qué les va a suceder. Por si Jules siente que nunca se querrá separar de Catherine cuando esta prácticamente lo usa, o por si Jim siente aflicción ante todo lo que está sucediendo cuando parece que la relación entre ambos protagonistas, lejos de sus conversaciones pretendidamente espontáneas, es de lo más remota y desidiosa.
En definitiva, poco convincente.
[Leer más +]
92 de 116 usuarios han encontrado esta crítica útil