arrow

Quiero tener una ferretería en Andalucía (2011)

6,4
263
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una mirada a los “años perdidos” de Joe Strummer en el sur español. O cómo el ex-líder de The Clash se hartó de Inglaterra y montó su “corraliyo” en Granada y Almería. Rico en anecdotario cotidiano y humano, éste es un afectuoso homenaje al músico construido con sombrita, ron pálido, espagueti western y mucha camaradería local. No existe otra forma de adentrarse en los años menos documentados de su carrera y vida que visitando a los antiguos vecinos o charlando con los amigotes de la época (entre ellos el grupo 091, a quienes llegó a producir). Y así, vamos descubriendo cómo se lo montaba aquel “inglés sociable” que quiso –estilo Reginald Perrin- adentrarse en el mar y emerger siendo otro: un señor normal que chapurreaba tirando a regular-mal, conducía sin carnet, se apalancaba en bares a tomar copitas y buscaba la senda de Lorca. Las hermanas Romero (Paloma/Palmolive -de The Slits- y Esperanza) le introdujeron en la cultura andaluza, y su enamoramiento fue precoz y voraz: el cielo, la libertad y la pausa del sur serían el bálsamo ideal para un viejo punk harto de estar enfadado (sinopsis de in-edit). (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ España España
Título original:
Quiero tener una ferretería en Andalucía
Duración
78 min.
Guion
Javier Navarrete, Antonio Jesús García, Carles Prats
Música
Carles Prats Jr., Christian Rey
Fotografía
Antonio Jesús García, Carla Söme, Javier Navarrete, María Prats, Sol Úbeda
Productora
Prats Works
Género
Documental Documental sobre música
5
No quiero que me cuenten por décima vez la anécdota de Strummer con el cuerpo de Lorca en Andalucía
Soy seguidor de The Clash y de Joe Strummer. Este músico, que alcanzó el punto más alto al que una banda de rock puede llegar, me pareció una auténtica “rara avis” en un mundo lleno de egos, altanería y superficialidad. A diferencia de los partícipes de este documental, yo no tuve la fortuna de conocer personalmente al que fuera líder de los Clash, pero de toda la información que he obtenido sobre él a lo largo de los años puedo hacerme una idea de cómo era: amable, extravagante, tranquilo, humilde, cercano.

De sus años en Granada yo era en cierto grado conocedor, más que nada por las historias y anécdotas que un amigo suyo, el periodista granadino Jesús Arias, ha contado a lo largo de los años en foros, blogs, páginas webs, entrevistas radiofónicas e, incluso, un documental de Julien Temple de la década pasada. Quien no haya sido muy seguidor de Joe Strummer quizá eche algunas risas conociendo la vida rica en excentricidades que llevó el cantante en el levante andaluz. Sin embargo, para los que hemos sido un pelín inquietos acerca de Joe Strummer, “Quiero tener una ferretería en Andalucía” no nos ha sorprendido especialmente, más bien todo lo contrario. Es una sucesión de anécdotas más que manidas y, por consiguiente, a estas alturas sin gracia donde la falta de ritmo de la realización consigue que el documental parezca eterno a pesar de sus escasos 80 minutos de duración.

Es posible que la culpa de la decepción fuese mía, que erróneamente pensé que había más cera de la que realmente ardía. Puede ser eso.
[Leer más +]
6 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Mediocrísimo documental para un personaje que merecía mucho más
Es una lástima que lo que daba para un documental divertido sobre la experiencia vital en Andalucía de un personaje tan interesante y profundo como Joe Strummer se haya quedado en una especie de "homenaje" de aspecto cuasi-amateur (o ni siquiera eso). Porque ésa es la sensación que da un documental técnicamente víctima de su época: abuso de primeros o primerísimos planos, en muchas ocasiones desenfocados, zooms a discreción, cámara con parkinson, transiciones patéticas y fragmentos repetidos (estilo Roger Corman). El sonido en ciertos momentos también deja muchísimo que desear.

Y a nivel de guión, el documental apenas incide en la llegada de Strummer a Andalucía, ni determina las fechas aproximadas en que se acota la historia, o en el origen del enamoramiento de Strummer con la región. Carles Prats (especializado en los últimos años en documentales, muchos de ellos musicales, como la hagiografía de Loquillo donde sorprende la escandalosa ausencia de Trogloditas en todo su metraje) va empalmando segmentos de entrevistas a diferentes personajes que conocieron en vida al líder de The Clash y formaron parte de su entorno más cercano durante su etapa en el sur de España. Y lo más preocupante, presentados como si el espectador ya conociese a todos y cada uno de ellos y no necesitase ningún tipo de referencia. Por eso reitero que más que un documental, parece un video montado a base de retales de grabaciones caseras de cuatro amigos que se conocen entre ellos y dirigido a ser consumido por ellos mismos.

Anécdotas más o menos interesantes, más o menos divertidas o chocantes, enlazadas sin un hilo argumental propiamente dicho. Todo muy deslabazado, sin ritmo. Una lástima.

Si buscaban una estética "punk", mejor que Prats y sus colaboradores repasen la filmografía de Julien Temple (y su documental "The future is unwritten" sobre el propio Strummer). Ser punk no debería estar reñido con hacer la cosas bien hechas.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil