arrow

Historia de un detective (1944)

Historia de un detective
Trailer
6,9
1.242
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un nuevo misterio de Philip Marlowe que resultó un éxito de la RKO de la época. En 1975 se hizo una nueva versión con "Adiós, muñeca" (Farewell, My Lovely), con Robert Mitchum como Marlowe. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Murder, My Sweet
Duración
95 min.
Guion
John Paxton (Novela: Raymond Chandler)
Música
Roy Webb
Fotografía
Harry Wild (B&W)
Productora
RKO Radio Pictures
Género
Cine negro Intriga Policíaco Crimen
7
Adiós, cariño
Film de cine negro e intriga realizado por Edward Dmytryk (1908-1999) a partir de un guión de John Paxton, que adapta la novela de Raymond Chandler “Farewell, My Lovely” (1940). Se rueda en escenarios reales de Hollywood y L.A. (CA) y en los RKO Studios (Hollywood, L.A., CA) entre mayo y julio de 1944 con un modesto presupuesto de 400.000 USD. Producido por Adrian Scott para RKO, se estrena el 9-XII-1944 (EEUU).

El relato se desarrolla en un largo flashback, característico del cine negro clásico, que arranca del presente narrativo (1944) para al final regresar al tiempo y lugar del inicio. Hace uso de la figura del narrador mediante la voz en “off” del protagonista, que explica los hechos en primera persona del singular y desde el punto de vista propio. El lenguaje verbal, próximo al de la novela, es austero, sencillo, directo y, en general, abundante. Presenta la particularidad de una curiosa abundancia de expresiones figuradas o parabólicas, como es el caso de “me siento como pichón en un tiro al blanco”, “dedos como plátanos”, “como sapo sobre una roca seca”, “le dejó la cabeza como si se la hubiera pisado un elefante”, "echas corderos a los lobos", etc. El uso frecuente de este recurso aporta un aire de artificiosidad y de cierta extrañeza al relato, que el autor refuerza con elementos adicionales. Por lo demás, los diálogos, en especial las intervenciones que se ponen en boca del protagonista, Philip Marlowe (Powell), contienen una dosis elevada de ironía, cinismo y burla, que enriquecen la narración y le confieren un brillo singular. El aire burlesco se ve ampliado mediante detalles fugaces de carácter visual, como el encendido de una cerilla mediante el roce de la misma con las nalgas de una imagen de Cupido.

La historia es turbia, compleja y enigmática. Se explica mediante giros, avances y digresiones que desconciertan, confunden y ocasionalmente llaman a engaño al espectador. El hilo argumental sirve al realizador para llevar al público a un viaje a través de un mundo dominado por la desvergüenza, el crimen, la mentira, la corrupción, la simulación, el chantaje y el asesinato. Lo presenta poblado de matones, criminales, corruptos y estafadores. Compone una galería de personajes de moral ambigua, que aparentan ser lo que no son y en algún caso ocultan una personalidad perversa y cruel.

Es uno de los primeros films de cine negro que se ruedan mayoritariamente en escenarios exteriores en beneficio de un estilo que funde realismo y expresionismo. Esto no impide la inclusión de escenas de ensoñación o alucinación y de una experiencia mental surrealista destinada a explicar el mundo interior de un personaje sometido a tratamiento con drogas para conseguir información.

.../
[Leer más +]
25 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Dmytryk juega con Chandler
Irregular film del también irregular y mediocre Dmytryk, que tras un buen comienzo, termina por convertirse en una especie de parodia de cine negro, siendo un refrito de tópicos del género, con bastante predilección por Perdición. Pero claro, hay una diferencia abismal entre Dmytryk y Wilder. Aún contando con una puesta en escena brillante, y una dirección notable, la película se diluye con el paso de los minutos, tirando por la borda una buena puesta de partida de amantes y robos para acabar con una última media hora sencillamente irrisoria, siendo altamente previsible desde que conocemos a todos los personajes.

El guión es la clave del fallo de la película. Algunos personajes están desdibujados, descuidados, y su retrato apenas consta de un par de escenas, con un desarrollo demasiado farragoso por momentos, y con un desenlace poco creíble. Tomando como estructura narrativa la misma que Wilder en Perdición, la declaración de todo, no llegué a creerme la historia a raíz de la mitad de la película, cuando entra en escena Amthor, y su maniqueo comportamiento, igual que el del personaje de Moose, plano como una pared. Las relaciones entre los personajes se limitan a un par de escenas entre ellos, sin que en ningún momento tengamos claro quien es quien en este juego, quizás porque el director pensó que esto sería bueno para ayudar al suspense, pero cuando no sabemos nada de los personajes, poco podemos llegar a interesarnos por lo que les pase, además de contener todos los clichés y situaciones tópicas del género, y algunas por momentos hasta consiguen que la película parezca una caricatura del propio Chandler. Visualmente, la película está muy trabajada, conservando esta estética del buen cine negro de la RKO, con algunos encuadres brillantes por parte del director, amén de las secuencias alucinógenas, siendo esto lo más logrado de la película.

Las interpretaciones están bastante bien, destacando el personaje de Marlowe, aún estando bien interpretado, le falta el carisma que le daba por ejemplo Bogart, porque Dick Powell no deja de ser un tirillas que no logra parecer un tipo duro en ningún momento de la cinta. Pse a ello, aguanta el tipo y sale airoso. Destacaría también a Anne Shirley y Miles Mander como padre e hija, y destacar la irregularidad de la interpretación de Claire Trevor, comenzando estupendamente, aunque algo esquemática dentro del tipo Phillys de Perdición, para acabar bastante sobreactuada en el monólogo final que se marca contando todos los planes...
[Leer más +]
25 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil