arrow

Un hombre soltero (2009)

Un hombre soltero
Trailer
6,9
12.461
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Los Ángeles, 1962, Crisis de los misiles cubanos. George Falconer (Colin Firth), un maduro profesor universitario británico y homosexual, lucha por encontrarle sentido a la vida tras la muerte de Jim (Matthew Goode), su compañero sentimental. Encuentra consuelo junto a su íntima amiga Charley (J. Moore), que también está llena de dudas sobre el futuro. Kenny (Nicholas Hoult), un estudiante que se esfuerza por aceptar su auténtica naturaleza, acecha a George porque ve en él a un espíritu afín. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
A Single Man
Duración
99 min.
Estreno
12 de febrero de 2010
Guion
Tom Ford, David Scearce (Novela: Christopher Isherwood)
Música
Abel Korzeniowski
Fotografía
Eduard Grau
Productora
Artina Films / Depth of Field / Fade to Black Production
Género
Drama Homosexualidad Años 60
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Christopher Isherwood
10
Fotogramas de diseño
Un sorprendente recital de buen gusto es lo que nos regala el diseñador Tom Ford en su primera incursión en el séptimo arte. El que fuera director creativo de Gucci ha sabido plasmar la elegancia en cada plano y la emoción en cada una de las escenas que conforman esta espléndida ópera prima.
A single man, basada en la novela homónima de Christopher Isherwood, nos ofrece una visión introspectiva del día más decisivo en la vida de George, encarnado de forma magistral por Firth. El día dónde comenzará el final del sufrimiento que lleva engendrando desde la muerte de su pareja.
El exquisito guión, escrito por el debutante Ford, consigue involucrar al espectador hasta compadecer a la lista de personajes sin rumbo que divagan por el film. Si bien no es una adaptación en toda regla al incluirse pasajes, fruto de la mente del provocador director, es de agradecer la sinceridad con la que se expone el dolor de alguien que ha perdido el sentido de la vida.
No sólo es el guión lo más atrayente del film ni la dirección de Tom Ford. Colin Firth labra la mejor interpretación de su carrera. Comedido en su caracterización hace tragar saliva al espectador cuando sus lágrimas aparecen en la primera escena. Sin mediar palabra su escasa gesticulación consigue hacernos olvidar su asiduidad a la sencilla comedia. Su partenier, la siempre convincente Julianne Moore, aporta más glamour al film si cabe. Enamorada de su amigo homosexual, fracasada en su matrimonio y victima del sueño americano, el personaje de la Moore es un pastel sin terminar de degustar por falta de metraje y por el deseo de su director de incluir en la cinta con calzador a uno de sus modelos fetiche, Kortajarena. Y es que la manera en la que el humo sale de los labios del modelo como si se tratara del guante de Gilda puede incluirse en la lista de escenas más sensuales de la historia del cine.
Para Ford, la historia era lo trascendental, pero si esa historia se engalana con un traje a medida compuesto de una técnica inmejorable, se convierte en una obra maestra. Una fotografía excelente, de la mano del catalán Eduard Grau, proporciona ese toque personal que hace especial a una cinta. En ciertos momentos la personalidad del director tan expuesta en la cinta nos hace recordar a uno de los directores que más pasión plasma es sus trabajos. Almodóvar y Ford tienen mucho en común. El director manchego siempre sabe elegir una banda sonora inigualable pero el prometedor cineasta no se queda atrás sabiendo escoger una impresionante pieza, compuesta por Abel Korzeniowski, para acompañar con melodía esos fotogramas que tanto darán que hablar, esperando que sea así por mucho tiempo.

Lo mejor: la fusión de la técnica en un guión tan sincero que emociona en cada escena.
Lo peor: que se entienda como un film para "minorias"
[Leer más +]
99 de 117 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
¡Atentos, chicos, que entre anuncio y anuncio, hay una película!
Fui al cine lleno de prejuicios, esperando que Tom Ford hubiera convertido una de mis novelas favoritas en un anuncio de colonia. Bueno, pues lo ha hecho, pero entre anuncio y anuncio (impecables trajes, estilosísimos modelos, grandes machos que se pasean por aquí y por allá, primerísimos primeros planos de ojos, poéticos desnudos) se le cuela una película bastante digna, quizá un poco sosa, donde nada parece haberse dejado al azar: hasta el último pliegue de una sábana está estudiado y colocado con primor, ya puede uno descalabrarse en un accidente de coche que acaba posado en la nieve estilosísimo, sin una arruga en el pantalón. Los actores están bien y eso que Colin Firth no es precisamente mi favorito. En este caso cumple con sobriedad su papel y no parece un suplente (como en casi todas sus películas). Es más, en la escena del baile con Julianne Moore se le ve hasta suelto y encantador. Julianne Moore está estupenda, cómo no, y eso que aparece caracterizada como si fuera Aramis Fuster, con su mismo peinado y su sombra de ojos. Con todo, ni Firth ni Moore nos hacen olvidar que sus personajes son infinitamente menos ricos e interesantes que sus referentes literarios (bueno, sí son más ricos en un aspecto: viven en unas mansiones de cortar el hipo; aquí se demuestra que la cuenta corriente de los directores de cine y los modistos es infinitamente superior a la de los novelistas. El salón de Julianne Moore parecía el de Angela Channing).

En resumen: se trata de una adaptación hecha con dignidad. Intuyo que "Un hombre soltero" es un texto que le toca hondo a Tom Ford y verdaderamente le importa, y por eso ha querido poner sus millones y su talento al servicio de esta hermosa historia. Quizá le falte experiencia y garra, pero no amor por Isherwood. Y eso se nota y lo compartimos.

En cualquier caso, y como se dice siempre en estos casos, el libro es mucho mejor.
[Leer más +]
72 de 99 usuarios han encontrado esta crítica útil