arrow

El rito (2011)

El rito
Trailer
5,3
11.956
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Michael Kovak (Colin O'Donoghue), un decepcionado seminarista norteamericano, decide asistir a un curso de exorcismos en el Vaticano, lo que hará que su fe se tambalee y tenga que enfrentarse a terribles fuerzas demoniacas. En Roma conocerá al Padre Lucas (Hopkins), un sacerdote poco ortodoxo que le enseñará el lado oscuro de la Fe. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Rite
Duración
112 min.
Estreno
18 de marzo de 2011
Guion
Michael Petroni (Novela: Matt Baglio)
Música
Alex Heffes
Fotografía
Ben Davis
Productora
Coproducción Estados Unidos-Hungría; New Line Cinema / Contrafilm / Mid Atlantic Films
Género
Drama Terror Thriller Sobrenatural Posesiones/Exorcismos Religión Basado en hechos reales
5
Tenebrosas estampitas
El argumento cinematográfico pone en el centro de la historia al joven Michael Kovak (Colin O’Donoghue) miembro de una conservadora familia estadounidense que ha orientado y mantenido una vocación humanitaria en los oficios de agente funerario o de sacerdote. Al inicio del film vemos cómo este joven, de nombre y presencia angélical, pasa sus días en la morgue familiar, acondicionando cadáveres con respeto y compasión que hacen intuir en él una necesidad espiritual para ese contacto cotidiano con el dolor y la muerte. En su interior, se debaten explicaciones racionales que no alcanzan para echar luz en inquietudes esenciales. Esto lo lleva a emprender la segunda alternativa familiar: el sacerdocio. En realidad, solamente se propone cursar el seminario teórico, dejando abierta la posibilidad de retirarse en caso de que las dudas sobre su vocación persistan. El azar y la perspicacia de uno de sus maestros influyen para que este indeciso aprendiz de fe viaje desde EEUU al Vaticano, para realizar un curso de exorcismos, circunstancia que lo llevará a encontrar al menos ortodoxo de los conocedores de esta práctica de resabios medioevales.
Aquí llegamos a la presentación de la desigual dupla actoral que sostiene el planteo básico de la película: la pugna entre fe y escepticismo, que encarna el joven novato (Colin O'Donoghue) versus el experimentado sacerdote jesuita (Hopkins).
El problema es que la segunda parte de "El Rito", no se desarrolla a la altura de lo que prometen sus primeros 45 minutos, porque la historia se vuelve tan infantil como una historia de estampitas con monstruos y ritos medioevales. La maldad y el horror parecen limitarse a relatos míticos como sacados de un manual de catecismo adaptado a niños que necesitan un relato en forma de cuento.
La otra gran decepción es la falta de expresividad del joven actor principal (Colin O’Donoghue) que no da la talla cuando el personaje debe demostrar su clímax de infierno espiritual.
De todos modos el producto final de "El Rito” logra entretener. Tiene a su favor la solida interpretación de Anthony Hopkins y algunos momentos elegantes de la puesta en escena de un director que cuenta con mejores registros en su haber como "Evil" o "1048".
Así, la nueva película del elegante realizador sueco radicado en EE.UUl, Mikael Hafstrom oscila, buscando hacer equilibrio sobre lo que es bueno y lo que es vendible, aspectos que no siempre coinciden y aquí finalmente se inclinan hacia inconsistencias argumentales y acelerados efectismos que surgen del montaje y algunos fallidos efectos especiales.
[Leer más +]
39 de 48 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
No me toques el pito, que me irrito
Sí, sí, no es coña. A los hombres siempre nos ha gustado que nos toquen el pito, por supuesto. Pero cuidado: según quién y según cuando. Y eso significa —en términos cinematográficos— que cada vez que viene el enteradillo de turno y quiere volver a tocarte el susodicho con el tema de los exorcismos muy pero que muy bien lo tiene que hacer para que tan gallardo miembro decida erguirse como mandan los cánones. Algo que, sin lugar a dudas, no termina de lograr “El rito”. Al menos, en mi caso. Y no sólo porque considere que no existe, ni existirá jamás, ninguna peli al respecto que supere a “El exorcista” de Friedkin, no. El problema, a priori, es que contemplar un exorcismo en pantalla como Dios manda debería provocar auténtico pavor. Y “El rito”, en cambio, tan sólo consigue despertar, a lo sumo, una leve inquietud. Un bagaje a todas luces insuficiente cuando estamos hablando de una peli, ojito al dato, cuyo elemento esencial se refiere —o debería referirse, vamos— a los más ignotos y escalofriantes entresijos de tan tremebundo ritual.

Cinco compasivas estrellitas, pues, para una peli excesivamente tibia y apocada que sólo salva su triste y encogida alma pecadora gracias a la soberbia interpretación de Anthony Hopkins y a un sobrio y elegante diseño de producción que, por lo menos, te permite verla sin que se te caiga el alma a los pies. Como vulgarmente se dice, es lo que hay. Y gracias.
[Leer más +]
30 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil