arrow

Nader y Simin, una separación (2011)

Nader y Simin, una separación
Trailer
7,7
16.405
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Nader (Peyman Moaadi) y Simin (Leila Hatami) son un matrimonio iraní con una hija. Simin quiere abandonar Irán en busca de una vida mejor, pero Nader desea quedarse para cuidar a su padre, que tiene Alzheimer. Ella le pide el divorcio y se muda a vivir con sus padres. Nader no tiene más remedio que contratar a una mujer que cuide a su padre. Una negligencia de la asistenta provoca un conflicto de grandes dimensiones. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Irán Irán
Título original:
Jodaeiye Nader az Simin (A Separation)
Duración
123 min.
Estreno
7 de octubre de 2011
Guion
Asghar Farhadi
Música
Sattar Oraki
Fotografía
Mahmoud Kalari
Productora
Memento Films / Sony Pictures Classics. Productor: Asghar Farhadi
Género
Drama Familia Enfermedad Vejez Alzheimer
7
La decisión de Termeh
Cine social, comprometido, lúcido y sutil. Irán, la teocracia. Sin tragedias enfáticas ni grandes peripecias en la imagen y el sonido. Actores al servicio de un guión que, pese al tiralíneas, no incurre en el cartón de lo prefabricado.

La imagen al servicio del guión. Y no al revés. Un guión que sabe a pieza de teatro, con giros bien dosificados y un firme pulso narrativo, aunque la historia tarde un poco en enganchar.

Alguna leve disonancia: el planteamiento de Simin respecto al padre de Nader no acaba de encajar en alguien como ella –es posible que el director haya querido colocar ahí una carga de profundidad: salir de Irán aun a despecho de la obligación moral o ética.

La secuencia previa al plano final se alarga en exceso. No estira la tensión, la desbarata, por lo que tiene de juego malabar. No empasta con el tono sobrio de la cinta.

Diálogos medidos, personajes de trazo maestro, con motivaciones bien delimitadas y precisas. Comprensibles, convincentes, nada maniqueos –el director quiere mostrarse equidistante, pero la figura de Nader es demasiado positiva y la empatía que genera es inmediata.

===

Y, ahora, la chicha. El personaje principal, para mí, es doble: Nader y Simin. O, mejor, es un personaje abstracto: la separación. Una separación matrimonial que remite a la separación entre el corazón y la cabeza del propio Asghar Farhadi. La cabeza es Simin y el corazón es Nader. El corazón quiere quedarse. La cabeza cree que el futuro se halla fuera del país. En esa disyuntiva se mueve la película. El corazón se obceca; la cabeza ha de hacer de tripas corazón –estoy simplificando, el esquema es sencillo pero su desarrollo no carece de matices.

La hija de ambos, Termeh, es intersección y símbolo. Encarna el porvenir: la historia desemboca, de forma algo efectista, en cuál será su decisión: papá o mamá; Irán o no. Ahí se ve la mano de Farhadi, moviendo los hilos entre bambalinas.

Personalmente, prefiero que la imagen y el sonido escapen del guión y traten de alcanzar un cine puro, sin ataduras ni corsés: el desmelene Lynch o Hitchcock de la imagen; la profundidad Bresson en el sonido; la sinfonía visual de Kubrick o Tarkovsky, el mundo, luz y sombra, de Carl Dreyer… El universo mínimo y total de Yasuhiro Ozu. En fin, el cine Kurosawa.

La propuesta de Farhadi es cine funcional, casi perfecto. Supeditado al hilo o trama argumental. La exposición es clara. Con los matices necesarios para no caer en la naturaleza muerta.

Es cine vivo en sus detalles: el cruce de miradas entre las hijas de las dos parejas litigantes; el peso de la culpa o la mentira en una sociedad en que el Islam lo impregna todo (estremecen las dudas religiosas de Razieh). La vida bulle en patios y pasillos.
[Leer más +]
205 de 228 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Irán "moderno" e Irán tradicional y religioso, una separación
Con incuestionable inteligencia y talento, Asghar Farhadi vuelve a sombrar a la cinefilia internacional tras la igualmente magistral "A propósito de Elly". Lo hace narrando una historia que comienza presentando el inminente divorcio de un matrimonio cuya hija sufre las consecuencias del desdén mutuo de sus progenitores, para continuar añadiendo a la trama un incidente que provoca la chispa que producirá un fuego de dimensiones considerables en la vida de los principales personajes.

Farhadi nos transmite la tensión y las dramáticas vicisitudes de los dos matrimonios involucrados en el progresivo enrarecimiento de los acontecimientos con incuestionable habilidad y talento, sin caer en maniqueísmos que harían perder credibilidad y lucidez a su propuesta, y presentando a unos personajes que ni son buenos ni malos, que tienen, todos, sus razones y sus debilidades, y que mienten u ocultan cosas (como todo el mundo) para protegerse.

Nos presenta, en definitiva, a seres humanos en una difícil situación que pone a los espectadores entre la espada y la pared y los mantiene angustiosamente preocupados por el devenir de los sucesos, que van complicando una trama magistralmente ideada y que además sirve a su autor para diseccionar con una sutil autocrítica la sociedad de su país, un Irán que en parte quiere abrazar la modernidad pero no puede hacerlo totalmente por el implacable peso de la tradición y la alienación religiosa de una gran mayoría de sus habitantes.

Los actores, como ya ocurriera en su anterior pelicula, dan un recital asombroso de naturalidad y verismo. No hay ninguno que esté desubicado o transmita inseguridad o la sensación de estar actuando, de manera que asistimos con ellos al milagro de tener la impresión de que lo que sucede ante nuestros ojos es algo que estamos presenciando realmente, una situación conflictiva y difícil de la vida misma, tal es el nivel de credibilidad y humanidad, sin imposturas, de los personajes que encarnan. Y tal el talento y la sabiduría cinematográfica con que está narrada y desarrollada la que es fácilmente la mejor película del año.
[Leer más +]
95 de 99 usuarios han encontrado esta crítica útil