arrow

Duelo al sol (1946)

Duelo al sol
Trailer
7,6
10.957
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Pearl Chavez (Jennifer Jones), una joven mestiza, es enviada a vivir a Texas, al rancho del estricto senador McCandless (Lionel Barrymore). La joven llama la atención de los hijos del senador: el siempre educado y cortés Jesse (Joseph Cotten) y el impetuoso e impulsivo Lewton (Gregory Peck). Pronto los dos hermanos rivalizan por el amor de la atractiva muchacha. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Duel in the Sun
Duración
138 min.
Guion
Ben Hecht, David O. Selznick, Oliver HP Garrett (Novela: Niven Busch)
Música
Dimitri Tiomkin
Fotografía
Lee Garmes, Harold Rosson, Ray Rennahan
Productora
David O. Selznick
Género
Western Romance Drama Drama romántico Melodrama Cine épico
7
La jodienda no tiene enmienda
La puesta en escena de “Duelo al sol” es de western, de eso no cabe duda, pero poco más. Por no tener, la peli de Vidor no tiene ni el duelo que promete su título.

“Duelo al sol” es más bien un correctito melodrama ambientado en Texas que bebe y vive de ese inagotable manantial que fue “Lo que el viento se llevó”. Aún así, el trabajo de Vidor es loable porque su agilidad narrativa y sus oportunas pinceladitas épicas consiguen maquillar con eficiencia las limitaciones de un guión bastante discreto y de algunas interpretaciones casi casi vergonzantes. Me estoy refiriendo, por supuesto, a Jennifer Jones. La entonces novia de Selznick inunda la pantalla con una presencia física descomunal, pero su papel roza lo patético. No porque Perla sea un putón verbenero, sino porque sus expresiones faciales son tan postizas como el tupé de Rodolfo Chikilicuatre. Algo mejor se desenvuelve Gregory Peck. Me ha encantado verle en plan calavera, alejándose oportunamente de ese perfil apagado y bonachón que suele caracterizarle.

Un pseudowestern, en suma, con algún que otro plano de singular belleza (King es de aquellos viejos zorros que siempre apostaron por el cine como espectáculo)que se puede ver con agrado si no se depositan demasiadas expectativas en él.
[Leer más +]
57 de 81 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
O. Selznick had them like the horse of Espartero
He aquí una película porno sin genitales. Ah, fue un soplo de aire fresco, una brisa, después de otra sesión con el mingafría incorregible de Howard Hawks. El cine lo puedes hacer bien, mal o regular, pero hay que hacerlo. Amigo, hay que hacerlo.

Nunca he visto la sexualidad hecha arte como la vi aquí. ¿Actuaciones malas? Es la contundencia de la vulgaridad, la fuerza de las bajas pasiones. La película gira en torno a la pasión desenfrenada de dos seres que renuncian a su cerebro. Debe ser, pues, una vorágine incontenible de rojo, sudor y coca cola. Y "ojo, no es tan fácil", dice Vicente Aranda. No lo es.

Eso sí, muy mal el productor por meterse en el trabajo de... bah, por esta vez lo dejamos. O. Selznick se echó novia y quiso celebrarlo. Y yo brindo por él.


-------


PS: Howard Hawks es un gran director. En otra ocasión hablaré largo y tendido de por qué él y John Ford viven, en lo que a mí respecta, en el "casi" permanente.
[Leer más +]
38 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil