arrow

Lo dejo cuando quiera (2019)

Lo dejo cuando quiera
Trailer
5,7
1.554
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Amigos desde la facultad y sobradamente preparados, Pedro, Arturo y Eligio son tres profesores universitarios a los que la crisis ha dejado sin trabajo. Cansados y sin blanca, encuentran accidentalmente la solución a sus problemas en el proyecto de investigación en el que Pedro lleva años trabajando: un complejo vitamínico que ofrece, para su sorpresa, desfase a tope sin efectos secundarios. Los tres profesores, con el apoyo de Anabel, una abogada reconvertida en empleada de gasolinera, y de Jota, una alumna más interesada en la juerga que en los estudios, se lanzarán al mundo de la noche y de los negocios turbios para comercializar la mercancía. Algo para lo que no parecen estar aún tan sobradamente preparados. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Lo dejo cuando quiera
Duración
98 min.
Estreno
12 de abril de 2019
Guion
Cristóbal Garrido, Adolfo Valor
Música
Claudia Montero
Fotografía
Ángel Iguacel
Productora
Telecinco Cinema / Mod Producciones / Mediaset España / Movistar+ / Sony Pictures España
Género
Comedia Drogas Remake
3
Lo dejamos por imposible
Primera regla de una comedia: ser divertida. Segundo precepto: hacernos sonreír. Tercera obligación: despertar – como mínimo – nuestra simpatía (o indulgencia). Cuarto mandato: tomarse en serio el intento de obsequiar al público con alguna secuencia hilarante. Quinto cometido: hacernos creer que al menos los actores se lo pasaron de fábula haciendo el ganso y participaron en esta sandez de buena fe y con ganas de reivindicar su oficio de comediantes. Y me detengo aquí porque si no podría llegar a ser tan pesado y aburrido como asistir, de nuevo, a la proyección de este insufrible engendro carente de gracia, ayuno de chispa, desprovisto de ingenio y falto de vergüenza. Pocas veces he presenciado a toda una sala de cine congelada en sus butacas ante la incredulidad de estar presenciando una infame bufonada tan esaboría como soporífera.

Si había numeroso público era porque tanto Telecinco como Mediaset realizan ubicuas y eficaces campañas de marketing con las que promocionar sus pestiños. Tanto menospreciar y criticar a Hollywood por su habilidad para vendernos cualquier cinta por infumable e indigna que sea, cuando en España contamos con una maquinaria tan bien engrasada y potente como su denostado modelo norteamericano. A las pruebas me remito. La manía de ver la paja en el ojo ajeno y negar la viga en el propio nos convierte en iracundos censores de todo lo foráneo y mansos exegetas de todo lo nacional. Triste consuelo corroborar que lo podemos hacer igual de mal (o peor) que el vilipendiado molde y pretender que al elevar la cuota de pantalla del ‘cine español’ se está – además de engordando las ganancias de las compañías antedichas – realizando una magnífica labor cultural. Menuda patraña.

No he visto la película italiana ‘Smetto quando voglio’ (2014) de la que es una reelaboración patria. Pero o bien el humor y las ocurrencias se perdieron por el camino o bien todo el empeño se reduce a querer hacer caja, con independencia de que tenga interés o sentido. Quizás el único consuelo sea que al menos ha dado de comer a algunos técnicos y actores españoles… Aunque no sé si a David Verdaguer se le debiera considerar mejor una ejemplar contribución ‘internacional’ de la República Catalana, a Ernesto Sevilla un excelso hidalgo del gracejo de La Mancha, a Carlos Santos un excepcional representante del Reino de Murcia o a Ernesto Alterio – excelente – un insigne, integrado y jubiloso inmigrante rioplatense. ¡Quién sabe! Ahora que España es una nacioncilla de Naciones no quiero ultrajar a nadie utilizando el despreciable y deshonroso adjetivo: español.

Sólo me queda concluir que es una lástima que se acometa semejante alabanza al sinsentido en nombre del entretenimiento y hacerla pasar por sublime.
[Leer más +]
15 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
¡Jo, que película!
Hay una cierta saturación de comedia española y parece que vamos a peor. Esta no es tan mala como las de la semana pasada, cierto, pero no es buena ni tan desopilante como algunos críticos parecen querer que creamos. Voy a compartir algo que muchos sospechan y otros sabemos: los críticos se dejan comprar por las productoras y distribuidoras. Algunos reciben regalos dependiendo del medio y otros se conforman con un buen catering en el pase de prensa dónde comen como si no hubiera mañana. La mayoría no ven la película. Quizás con esto muchos enteiendan un poco mejor porqué algunos bodrios monumentales reciben hasta cinco estrellas cuando no hay quien los soporte...pero vamos a la película que hoy nos ocupa y que puede dar una alegría a los de la industria.
La historia es divertida y los actores están bien. Todo en la producción es de buen nivel, de buena calidad pero...parece que la hemos visto varias veces. RESACÓN 1, 2 y 3, DESMADRE A LA AMERICANA, PORKYS...en fin. Que ya la hemos visto.
Therón es un buen artesano pero no es Landis ni mucho menos Wilder y hay cosas que dichas por un actor español no quedan creíbles. Los actores Ernesto Alterio, Miem Ibarguren, Pedro Casablanc o Luis Valera están muy bien en sus composiciones y sin embargo hay algo que no cuaja y es que no es nada fácil hacer reír al público cuando se abusa de los mismos chistes y las mismas fórmulas para el mismo público.
El cine español es bueno, muy bueno en muchas ocasiones, pero el tema de la comedia como que empieza a saturar el mercado.
[Leer más +]
14 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1