arrow

Año de Gracia (2011)

4,9
1.004
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En el barrio de Gracia, en Barcelona, una vieja malcarada comparte piso con un joven pueblerino e inconformista que lucha por encontrar un lugar al sol. La vieja ya ha renunciado a sus sueños, pero el joven los mantiene intactos. Y, a pesar de que viven en un enfrentamiento sin tregua, se necesitan. Humor, ternura, agilidad, unos vecinos estupendos, un barrio de gente joven, una chica muy guapa y una banda sonora potente. Y ganas de ver el lado positivo de la vida. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Any de Gràcia (Año de Gracia)
Duración
90 min.
Estreno
2 de marzo de 2012
Guion
Ventura Pons, Jaume Cuspinera, Carme Morell
Fotografía
Sergi Gallardo
Productora
Els Films de la Rambla / Televisió de Catalunya / Televisión Española / Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales
Género
Comedia
6
Ventura Pons, caso aparte
Un año más nos encontramos con nueva película de Ventura Pons, un hombre que solo por su actividad parece buscar a toda costa el título de Woody Allen ibérico. Pons es un autor curioso que sigue en activo no sabemos muy bien por qué. Ventura Pons ocupa un trono para él solo. Nunca ha hecho una película remarcable o de éxito, si bien en su filmografía pueden distinguirse títulos mejores que otros. Y en los últimos años parece que Pons ha encontrado en el estilo televisivo (rápido, directo, desaliñado técnicamente, más acorde con la naturaleza teatral de sus historias) la forma de producir cantidad sin pensar en la calidad. Por qué Pons sigue empeñado en estrenar por la vía convencional y por qué no se dedica al teatro o a la televisión es un misterio que no se resolverá. Una pena, entiendo, cuando muchos autores noveles no encuentran espacio y financiación para sus proyectos.

Any de Gràcia resulta innecesaria y prescindible. A cada mueca, gesto y frase de Rosa María Sardà no puedo dejar de pensar lo grande que es esta mujer, aunque Sardà siempre haga de Sardà, aunque Pons lo sepa y consienta, y aunque su interpretación resulte más propia del teatro que del cine. Aún con todo, hay que reconocer que Any de Gràcia tiene eso: cierta gracia. No es divertida, tampoco es enteramente disfrutable y entretenida, pero se deja ver y resulta hasta entrañable. Vaya, que es lo mejor que el señor Pons ha hecho desde... no sabemos cuanto. Veredicto: de la misma forma que me repatea que Antena 3 venda telefilms como películas en el sentido estricto del término, me molesta que una obra con vocación y entidad de telefilm ocupe 'x' número de salas para nada. Emitida antes o después del Polònia o del 30 minuts, programas de la televisión catalana, tendría su pase. Un 6, y siendo generosos.

@Xavicinoscar, Cinoscar & Rarities
http://cachecine.blogspot.com
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Barcelona es sosa
Un chico se levanta, alterado. Lleva prisa, tiene que coger el tren en breve y dispone del tiempo justo para vestirse, hacer la maleta, y salir. Llega a la estación de La Garriga, apurado, y afortunadamente el tren aún espera. Parte, y después de un largo rato contemplando el paisaje se baja en Plaça Catalunya, centro de Barcelona. Acto seguido, y cargando con la maleta, toma el metro hasta Fontana, parada del que será su barrio, Gràcia. Allí vivirá mientras estudia la recién empezada carrera de Bellas Artes, y allí comenzarán también las vivencias que describe el nuevo film de Ventura Pons, Any de Gràcia, una comedia más bien ligera que homenajea el barrio barcelonés y cuenta, en clave humorística, la dificultosa adaptación del joven protagonista (Àlex Maruny) a la vida en la capital catalana, que devendrá todavía más difícil por su forzosa convivencia con Gràcia, una mujer mayor tan excéntrica como quisquillosa, y notablemente interpretada por Rosa Maria Sardà.

La película quiere ser un fresco simpático y costumbrista de la vida en el famoso barrio desde una óptica ajena pero no foránea, y se sirve de un chico de pueblo recién llegado y una anfitriona malhumorada y huraña para ello, resultando con todo un cuadro más bien vago y desdibujado de relaciones y modus vivendi. Ni una cosa ni otra, la Barcelona de Pons es tan vacua como la historia de sus protagonistas, relato por todos conocido del encuentro entre dos personas aparentemente antónimas, que resultan al fin simbióticas. La cotidianeidad que trazan Pons i el resto de guionistas, Jaume Cuspinera y Carme Morell, presuntamente tragicómica y de desenfadado desarrollo, carece de sustancia o ingenio suficientes para sobreponerse a su condición de dejà vu. No hay más aliciente en todo ello que las actuaciones de las veteranas Rosa Maria Sardà y Amparo Moreno, actrices de referencia y embajadoras perfectas de la ciudad de Barcelona. Cabe destacar también la agraciada banda sonora, buenos registros que se acoplan naturalmente a la trama.

(Sigue en spoiler SIN SPOILER)
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil