arrow

La joven (1960)

La joven
Trailer
6,9
834
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Miller es un guardabosques que vive en una desierta isla cerca de la costa americana. El otro habitante de la isla es Ewie, una huérfana inocente e ingenua de 13 años, hacía quien Miller se siente irresistiblemente atraido al descubrir que se está convertiendo en mujer. Cuando llega Traver, un inocente músico negro huyendo de un intento de linchamiento por una falsa acusación de violación, Miller quiere delatarle para deshacerse de él. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ México México
Título original:
La joven (The Young One) (White Trash) (Island of Shame)
Duración
91 min.
Guion
Hugo Butler, Luis Buñuel (Cuento: Peter Mathiessen)
Fotografía
Gabriel Figueroa (B&W)
Productora
Coproducción México-USA; Producciones Olmeca
Género
Drama Racismo Drama sureño
7
BUÑUEL GOES TO HOLLYWOOD
Rodada en inglés con poderoso guión del represaliado Hugo Butler, a partir del relato “Travellin’ Man”, de Peter Matthiessen, “La joven” es el último intento de Buñuel de hacerse un sitio en Hollywood.

Por su fuerte personalidad, la imagen del cineasta es la de un hombre inflexible, de un solo y original estilo. En realidad tenía un versátil dominio del oficio.
En “La joven” trabajó con el mismo equipo estadounidense de “Robinson Crusoe” y se acopló fácilmente a la técnica norteamericana, logrando una obra con impecable factura de melodrama hollywoodiense y aire sureño, homologable según todos los códigos de la industria, excepto los morales.
Cada película debía delimitar claramente el bien y el mal, ensalzar el uno y condenar el otro; Buñuel, en cambio, necesitaba guardar una mínima imparcialidad ante los conflictos planteados en el argumento, y definir a los personajes alternando apuntes favorables y desfavorables.

A una pequeña isla, reserva de caza, donde viven el guarda y una niña que está dejando de serlo (huérfana, su abuelo acaba de morir “de whisky barato”), llega furtivamente en lancha un hombre negro que huye del linchamiento.
La naturaleza es envolvente, con abundante participación de animales, en función ilustrativa, según costumbre del Buñuel etólogo: una gran araña aplastada, un candoroso cervatillo, abejas de colmena, un conejo cazado, un raposo que entra al gallinero y devora a una víctima…
Con creciente tensión, cargada de deseo, al obedecer también los hombres al instinto animal, se va cuajando una disputa por la niña, convertida en símbolo de poder, en trofeo.
El hombre blanco canta baladas ‘country’ ante la chimenea, con guitarra; el hombre negro toca aires ‘soul’ al clarinete, bajo las estrellas. Pero también esgrimen pistolas, rifles, machetes, granadas…
El duro conflicto pone de manifiesto la catadura del guarda: no sólo es racista convencido sino que se recrea en el deseo brutal hacia la niña.

La actriz que la encarna, de unos 13 años, no tenía experiencia ni talento, al decir de Buñuel. Fuertemente obligada por los padres, vigilantes en el rodaje, terminó aportando una intensa presencia, aunque no en cuanto intérprete sino a la manera de los ‘modelos’ bressonianos.

La llegada a la isla de un perspicaz reverendo (un irreconocible Claudio Brook, el futuro Simón del Desierto) abrirá el camino a la solución.
Sin embargo, la transacción establecida por el reverendo no satisfizo al público norteamericano, en cuyos esquemas cuadraba un castigo más riguroso para un personaje como el guarda, que a su innato racismo sudista unía la inclinación pedófila.

Estrenada sin éxito en Nueva York, un periódico de Harlem sugirió colgar al pobre Buñuel de una farola de Manhattan.
No obstante el fracaso comercial, fue siempre una de sus películas predilectas. Considerando la esmerada calidad que puso en ella, es comprensible.
[Leer más +]
24 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Los límites de Hollywood
Esta película me recuerda a la de Elia Kazan del mismo año, “Wild River”. Al igual que aquella, “The Young One” fue un fracaso taquillero, pero de la misma manera que Kazan, Buñuel la consideró una de sus mejores obras.

En el ambiente de claustrofobia sofocante que crea la isla y la naturaleza salvaje Buñuel analiza, sin tomar parte, aspectos de la situación social norteamericana (recuerdos de “Diario de una camarera”).

Miller, a pesar de su racismo aparente, y de la manera en la que trata y se aprovecha de Evalyn, no es más que un reflejo de la sociedad en la que vive, y demuestra cierta autonomía al demostrar comportamientos honorables tanto en su interacción con Traver como en sus intenciones finales para con Evalyn. Estos son contrastados con los de Jackson, el redneck por excelencia.

Por una vez en Buñuel el cura es una persona ecuánime que va por delante de los prejuicios de la sociedad y ayuda a resolver los problemas en la medida que puede. No condena a Miller, si no que intenta hacerle ver como contrastan sus comportamientos con los de Traver, acusado injustamente de violar a una mujer blanca adinerada.

Traver es un personaje casi mitológico, que llega a una isla desierta, donde vivirá su aventura y pasará una serie de pruebas.

Con la joven inocente Buñuel demuestra primero que no es posible vivir en sociedad sin el desarrollo personal de un esquema moral, pero que este será necesariamente un compromiso con los tiempos en que se vive. Tanto Miller como Traver, Jackson y el Reverendo tienen actitudes criticables pero comprensibles, y hasta cierto punto necesarias. Por que aquí no hay buenos ni malos absolutos, sólo un reflejo y una exposición imparcial de la sociedad, y esto no debió gustar a Hollywood.

El ciervo atado, los conejos cazados, el mapache que se come a la gallina en el gallinero mientras las otras se agrupan y miran, la araña aplastada por Evalyn, las abejas, son elementos típicos del director, en una película que es por lo general tremendamente realista.
[Leer más +]
11 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil