arrow

Lazos de sangre (2013)

Lazos de sangre
Trailer
6,0
1.909
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Chris Pierzynski ha cumplido una condena de varios años en prisión por haber participado en un ajuste de cuentas. Su hermano pequeño Frank, agente de policía con un prometedor futuro por delante, lo espera con reticencia a la salida de la cárcel. Chris y Frank siempre han tenido sus más y sus menos. Su padre, única persona que los crió, siempre ha estado más del lado de Chris, a pesar de los problemas y de Frank. Sin embargo, sus lazos de sangre los unen y, por ello, Frank da una oportunidad a su hermano: lo aloja, le encuentra un trabajo, le ayuda a retomar el contacto con sus hijos y su ex mujer. Chris conoce a Natalie, que encarna la esperanza de emprender una nueva vida, pero pronto su pasado llamará otra vez a su puerta y Chris volverá a tomar la senda del crimen. Remake del largometraje francés "Liens de sang" de Jacques Maillot. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Blood Ties
Duración
144 min.
Estreno
22 de mayo de 2015
Guion
Guillaume Canet, James Gray (Historia: Jacques Maillot)
Fotografía
Christophe Offenstein
Productora
Coproducción Francia-Estados Unidos; Les Productions du Trésor / Worldview Entertainment / Canoe Films / Le Grisbi Productions
Género
Drama Thriller Crimen Años 70 Remake
7
Familia (para lo bueno y para lo malo)
Lazos de sangre es la ultima película del realizador galo Guillaume Canet (Pequeñas mentiras sin importancia) que cuenta con un elenco de lujo entre los que destacan Clive Owen, James Caan, Billy Crudup, Marion Cotillard y un largo etcétera que no me molestare en detallar. La historia, ambientada en Nueva York durante los años 70, narra la complicada existencia de una familia media americana compuesta de un policía (Crudup), su hermano delincuente (Owen), su hermana y su padre (Caan) y se centra principalmente en la tensa relación entre estos dos primeros. Una relación que afectará tanto sus vidas como la de sus seres queridos, donde la presión irá aumentando paulatinamente a lo largo de sus más de dos horas de duración hasta el estallido final.

Empezando por la dirección de Canet, el cual mantiene bien el rumbo hacia el que quiere llevar la cinta y es que con el guión con el que tiene que trabajar es sencillo acabar con la paciencia del espectador y perderse en un mar de propuestas inacabadas. Si bien han estirado demasiado su metraje y algunas subtramas se podían haber omitido, afin de favorecer la principal -y más interesante- entre los dos hermanos, el ritmo se mantiene firme mayoritariamente. Pasando al guión, el cual está adaptado por el propio Canet con ayuda del también cineasta James Gray (Two Lovers, La noche es nuestra, El sueño de Ellis) y está inspirado en la película francesa “Liens de sang” de 2008. Esta es una de esas historias largas y elaboradas, con personajes protagonistas bien definidos y aunque cuenta con numerosos acontecimientos, aquí sirven como herramienta para desarrollar y explorar las emociones de estos hermanos y observar como reaccionan ante los peligros que se les plantean. No esperéis un gran final, bombástico u ornamentado sino algo a menor escala, más personal e íntimo -aunque también hay alguna que otra persecución-. Dicho esto, las actuaciones deben estar a la altura de las circunstancias ¿Lo están? Rotundamente sí, son de lo mejor que yo haya visto en lo que va de año y no es para menos porque este reparto es inmejorable. James Caan cumple con su papel sobradamente, los actores de reparto hacen bien su labor y el duelo interpretativo que ofrecen Crudup y Owen es notable. Ambos se complementan bien en la pantalla, sus personalidades son diametralmente opuestas y deben aprender a lidiar el uno con el otro porque, al fin y al cabo, son familia. Representan el blanco y el negro, el aceite y el vinagre y es ese tira y afloja entre el formal y el rebelde el que mantiene con vida a la cinta. Su historia es la única más magnética y pese a que intentan rodearla de otras adicionales, algunas son insulsas e innecesarias. La fotografía está a cargo del mismo que colaboró en todas y cada una de las producciones de Canet y es ciertamente notable. Quiero apuntar que la belleza natural de la Nueva York de la época juega un rol muy importante en conseguirlo y es que, personalmente, es imposible equivocarse con semejante telón de fondo. Terminando por la banda sonora, a juego con los setenta que toma una importancia capital en la película hasta el punto de formar un personaje por sí solo y todo un placer para los sentidos. La música fue, es y será una parte esencial de cualquier película que se precie, sin ella pierde vida y en Lazos de sangre se han tomado muy en serio este preciado aspecto.

En definitiva, Blood Ties es una buena cinta dramática con personajes convincentes, situaciones realistas y esporádicas escenas de acción que satisfarán al impaciente espectador. Aquí no hay villanos ni héroes, no todo es blanco o negro sino que cubre un territorio muy grisáceo donde las decisiones tomadas tienen buenas o malas consecuencias y repercuten en mayor o menor grado en sus vidas. Como digo las actuaciones son generalmente buenas, aunque este es el show de los dos hermanos y desgraciadamente la mayoría de secundarios -y sus vidas- no terminan por trascender en el conjunto global, lo que lastra ocasionalmente el ritmo del filme y llega a poner a prueba la voluntad del espectador. Muy recomendable para los amantes del género y para todos aquellos que les guste una cinta cocinada a fuego lento.

P.D.: Esta y más críticas, análisis, noticias y opiniones las podréis encontrar en www.universolumiere.blogspot.com
[Leer más +]
12 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Amor entre hermanos
Guillaume Canet, en su faceta de realizador, ha conseguido rodar en Estados Unidos un thriller a la norteamericana, que es un remake de un polar que protagonizó en su momento. Y lo ha hecho bien, con la colaboración de James Gray, cuya mano se adivina en la credibilidad de los personajes y en algunos diálogos. A Gray le debemos dos excelentes muestras del género, La noche es nuestra y La otra cara del crimen. La que nos ocupa cuenta una historia que hemos visto unas ochocientas veces, aproximadamente. Dos hermanos, uno delincuente y otro poli. Hasta aquí, topicazo. El malo quiere regenerarse, pero la sociedad no le deja y vuelve a la andadas, con más violencia que nunca. El hermano poli, incapaz de resistir la tensión de saber que su hermano es un asesino sin escrúpulos, devuelve la placa y la pistola. A partir de ahí, la espiral de violencia no hace más que aumentar... Espléndido guión, urdido a cuatro manos entre Canet y Gray, diálogos como hacía tiempo no se oían en una película, estupenda fotografía del desconocido Christophe Offenstein... Todo cuadra en Lazos de sangre. Es en el apartado interpretativo donde advierto cierto desaguisado. Creo sinceramente que Clive Owen no era el actor adecuado para el personaje de Chris. Hay momentos en que su sonrisa tal vez delate alguna ingesta química que no ayuda a su composición. En cuanto a Billy Crudup, su principal característica expresiva es sacudir la cabeza con cara de perro apaleado. A la quinta vez te dan ganas de sacudirle un tortazo. Marion, nuestra amada Marion, parece ajena a lo que se cuece, impostada además con un falso acento italiano que no le sienta nada bien. En cambio Mila Kunis, Zoe Saldana, (impresionante, esta chica) y el veterano James Caan están muy bien, así como Lily Taylor y Noah Emmerich. En todo caso, una película a disfrutar y visionar con reverencia. No apta para blandengues.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1