arrow

Un monstruo viene a verme (2016)

Un monstruo viene a verme
Trailer
6,7
33.161
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tras la separación de sus padres, Connor (Lewis MacDougall), un chico de 12 años, tendrá que ocuparse de llevar las riendas de la casa, pues su madre (Felicity Jones) está enferma de cáncer. Así las cosas, el niño intentará superar sus miedos y fobias con la ayuda de un monstruo (Liam Neeson), pero sus fantasías tendrán que enfrentarse no sólo con la realidad, sino con su fría y calculadora abuela (Sigourney Weaver). Con este nuevo trabajo J.A. Bayona cierra su trilogía sobre las relaciones maternofiliales, que inició con "El orfanato" y continuó con "Lo imposible". (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Un monstruo viene a verme (A Monster Calls)
Duración
100 min.
Estreno
7 de octubre de 2016
Guion
Patrick Ness (Novela: Patrick Ness)
Música
Fernando Velázquez
Fotografía
Óscar Faura
Productora
Coproducción España-Estados Unidos; Apaches Entertainment / Telecinco Cinema / Participant Media / River Road Entertainment / Películas La Trini
Género
Fantástico Drama Infancia Monstruos Enfermedad Familia Acoso escolar
3
¿Sensible o sensiblera?
Enfrentarse a una producción de Mediaset, con todo el aparato propagandístico que ello implica, supone asumir el riesgo de un enorme hype, de una recepción sobredimensionada y una omnipresencia mediática que resulta prácticamente imposible corresponder. Ocurrió con Lo imposible, cuyo recibimiento en salas fue muy superior a lo que merecía el producto, y sucederá de nuevo con Un monstruo viene a verme, la tercera y más ambiciosa película de Juan Antonio Bayona. Una propuesta que al parecer despertó el entusiasmo en el Festival de Toronto pero que en San Sebastián, al menos, comportó una clarísima división entre los entusiastas de su sensibilidad y los detractores de su sensiblería.

Los que no derramamos ni una sola lágrima con este drama sobre la asunción de la muerte seremos tildados de mármol, de la piedra más fría e inamovible. Sus últimas escenas conducen irremediablemente al llanto más instintivo, la inevitable reacción ante la mayor de las pérdidas a las que un niño puede enfrentarse. Pero el camino hacia esa tragedia, lento, aburrido, sin la magia que a priori debería desprender un relato infantil que combina realidad y fantasía, se olvida de plasmar la relación entre una madre enferma de cáncer y un hijo que se resiste a asumir la realidad. Mientras el joven es víctima del bullying más estereotipado, el personaje de Felicity Jones representa uno por uno los clichés de una enfermedad que el cine mantiene estigmatizada. Con tamaña superficialidad en torno a los protagonistas y su convivencia lo que en realidad parece un milagro es que la mayoría de espectadores se arranque a llorar.

El otro gran rasgo de la cinta, su factura técnica, es irreprochable. No hay duda de que Bayona ha contado con los mejores medios posibles, haciendo uso también de otros mecanismos menos apabullantes pero mucho más impresionantes, como las animaciones en acuarela que sirven para relatar las tres fábulas aleccionadoras del monstruo. ¿Para qué sirve, sin embargo, tanta técnica? El monstruo no enternece, las historias no cautivan y el destino no emociona. Parecía que Un monstruo viene a verme trataba de emular la fórmula de cuento y drama realista que bordó ‘El laberinto del fauno’. Pero el resultado final demuestra que la combinación de esos elementos no es tan fácil de casar y que el trabajo de Guillermo del Toro fue una auténtica hazaña.
[Leer más +]
431 de 625 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Ni blanco ni negro. Gris.
Antes de nada, permitid que me disculpe pues hace años que no escribo un crítica y tengo las manos y el ingenio un poco oxidados.

Son sentimientos encontrados los que despierta el film de Bayona, natural consecuencia de que el director muchas veces intenta abarcar demasiado apretando muy poco. Estamos ante una adaptación de una novela, no podemos olvidar eso, por lo que el director está bastante maniatado por lo escrito por Patrick Ness (que también es guionista).
Sin embargo, yo creo que era deber de Bayona decidir cómo de profundo tratar cada tema; y aquí es donde la película falla.

Un monstruo viene a verme trata abusos,pérdida, cáncer, figuras paternas ausentes, de dramas familiares y de la soledad. Trata de Connor. Es, por tanto, Connor la figura más importante de todo el metraje. Un niño invisible, que se ve tan solo que no tiene más remedio que refugiarse en su mundo propio para huir de una realidad que le ahoga.
Por eso no puedo perdonarle a la película que falle a la hora de transmitirnos los sentimientos de impotencia, soledad y hastío que siente Connor... y que en cierto momento de la película haga falta que se nos escupa a la cara lo muy cansado que está de todo. Es cierto que la caracterización aporta bastante (a nivel de ojeras o palidez, pero tengo la sensación de que la película avanza a un ritmo más rápido del que le corresponde, particularmente en los primeros compases de la misma.

No digo que la película debería ser tan pausada como una de Ozu o de Bergman, pero que el monstruo aparezca a los 10 minutos de reloj de la película me parece muy precipitado, apenas estamos conociendo al niño. Y creo que este tiempo se podría haber recortado de otras subtramas que no aportan mucho, como la del padre ausente, para que dedicarle minutos cuando desde el principio echas en falta esa figura paterna, me parece redundante.

Y luego está el contraste de estilo. Si bien hay escenas que son francamente bellas, con encuadres magistrales (con un, por momentos brillante, Óscar Faura a la fotografía) y una sutileza deliciosa; otras se me antojan cutres y perezosas, más bien propias de una telenovela (incluso elementos decisivos como son algunas escenas del cáncer y el miedo a la pérdida).

Estamos pues ante una película que no gustará a todos; dependerá del nivel de conexión que establezcamos con los personajes. Las actuaciones ayudan mucho en este aspecto, con un reparto muy creíble (Sigourney Weaver excelente como siempre); pero otros elementos que he comentado no acompañan. Fuimos 3 amigos a verla al cine, a uno le encantó, otro no conectó en absoluto y yo que me quedé en medio de dos tierras.
Es una obra imperfecta e irregular, pero que en computo me ha parecido interesante (aunque odio la valoración numérica). Hay alguna reflexión interesante y algunas aproximaciones son francamente hermosas; pero a los más exigentes os advierto que hay momentos muy simples y algunos temas no quedan profundizados.

Si os pica la curiosidad, pues saciadla, que para eso estamos! Saludos!
[Leer más +]
147 de 165 usuarios han encontrado esta crítica útil