arrow

Qué fue de Brad (2017)

Sinopsis
Brad, a pesar de tener una buena carrera profesional y una familia feliz, está obsesionado con el éxito y las fortunas que poseen sus antiguos compañeros de la escuela. Durante un viaje a la Costa Este en el que acompaña a su hijo, Brad se verá obligado a enfrentarse a su sentimiento de fracaso vital. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Brad's Status
Duración
101 min.
Estreno
5 de enero de 2018
Guion
Mike White
Música
Mark Mothersbaugh
Fotografía
Xavier Pérez Grobet
Productora
Amazon Studios / Montreal Casting / Plan B Entertainment / Sidney Kimmel
Género
Drama Comedia Cine independiente USA Amistad
8
Crítica de Qué fue de Brad por Cinemagavia
Ben Stiller protagoniza Qué fue de Brad, sátira sobre la crisis de los 50 a modo de crítica a la vida moderna, que se presentó en la pasada edición del Festival de Cine de Toronto. Escrita y dirigida por el guionista Mike White (“Escuela de Rock”, “The Good Girl”), quien se reserva también para sí un pequeño papel en la película, y producida por el propio Ben Stiller y Brad Pitt tras Plan B Entertainment.

La industria del cine se empeña en catalogar en un único género las películas. A la hora de atribuir un género a esta, se ha decidido que este fuese comedia. Una decisión de acierto cuestionable ya que no es el género principal además de hacer poca justicia a la cinta.

Mucha gente acudirá encantada a las salas, y otra mucha huirá despavorida al ver otra vez la palabra comedia y el nombre de Ben Stiller unidos de la mano.

Yo hubiese sido de los segundos, ya que considero que se ha explotado todo lo que se tenía que explotar, sin embargo me alegro muchísimo de no haberlo hecho porque me hubiese perdido la que en mi opinión es una de las mejores películas de 2017.

Qué fue de Brad es una película realista , que al igual que El Autor, tiene todos los momentos cómicos que una vida normal y corriente pueda tener.

Pero sin duda esta película es un drama. Y no un drama de esos en los que se limita a aparecer el protagonista llorando acompañado por una instrumental compuesta a partir de violines. Si no un drama en el que el protagonista te cuenta a través de una voz en off cómo se compadece de sí mismo y los sentimientos que le van surgiendo al acompañar a su hijo a entrevistas con distintas universidades.

Qué fue de Brad trata un tema presente en la vida de muchas personas, una pregunta que se nos hemos formulado todos alguna vez “¿He aprovechado mi única vida?”, un tema a penas explorado en el cine. Pero no os confundáis, no es en la línea de Paulo Coelho (con todos mis respetos a aquellos a los que les gusten los dramas filosóficos densos); si no que es ligero, ya que se van intercalando momentos cómicos. Pero esos momentos no tienen un humor como el de “Zoolander”, o “Algo Pasa con Mary”, a los que nos tiene acostumbrado Ben Stiller, si no más en la línea de “El Lado Bueno de las Cosas”, con toques muy tiernos. No cae en las típicas “gracietas” de las comedias hollywoodienses.

A parte del buen guión, Ben Stiller, nos demuestra que puede sostener con éxito un drama (como ya hizo en “La Vida Secreta de Walter Mitty”). Disfrutas durante su actuación, ojalá podamos seguir viendo este registro en futuras producciones.

La fotografía es espectacular, no existe ni un plano estático, se ha prescindido de trípode, una decisión de lo más acertada, acompañado por la música, que siendo escasa, juega un papel muy importante dentro de la película.

Demos un voto de confianza y partamos de que toda producción tenga un 10. Sin embargo, algunos aspectos negativos van restando y esa nota se queda en un…

-La duración. Podría haberse resuelto en menos tiempo, porque puede resultar lenta en algunas partes (-1).

-El clímax final, podría haber sido más lacrimógeno y emotivo. (-0,5)

¿Lo mejor? El mensaje final de la película

¿Lo peor? Que no se le de la opinión por la etiqueta de comedia unida a Stiller.

Películas similares: “Her” (2013), Spike Jonze

Consejo: Es una película para ser vista sin prisa. No la pongas un día por poner algo mientras haces otra cosa, o para ver con los amigos comentando. Si no que es una película para disfrutar del cine un día en el que no sepas exactamente que estás haciendo con tu única vida.

Nota: 10-1,5= 8,5

Escrito por Juan A. Rodilla
https://cinemagavia.es/que-fue-de-brad-pelicula-critica/
[Leer más +]
12 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Crisis? What crisis?
El amigo de infancia sin responsabilidades que puede hacer lo que le venga en gana, el compañero de clase a quien dejaba copiar en los exámenes y que ha prosperado más que yo, el primo que tiene un trabajo mucho mejor valorado que el mío, la amiga que se gana la vida felizmente cuidando perros, los del blog de cine con 40.000 seguidores, el amigo que ha conseguido más dinero del que jamás podré contar, el compañero de universidad que sale por la tele… Cabrones.

Los hombres blancos heterosexuales de clase media (y media-alta, como en el caso de Brad, el protagonista de la peli) también lloramos. Sabemos que queda mal decirlo, porque existen refugiados sirianos, víctimas de maltrato, personas que viven en la indigencia y enfermos terminales que quizá lloran menos que nosotros. Ahora bien, yo no soy quien para afirmar que siento que sufro menos que una niña explotada o más que un millonario, porque nunca he sido ninguna de estas dos cosas. La cuestión es que, una vez tenemos cubiertas las necesidades básicas, y viviendo en una sociedad capitalista competitiva, nos queda tiempo libre para pasar a un nuevo espectro de sufrimiento que nos hace obsesionarnos en la comparación y nos mata de envidia. Aunque racionalmente sepamos que es ridículo, que vivimos bien, que en términos generales hemos tenido mucha suerte.

Mike White, el prometedor guionista de ‘The Good Girl’ (Miguel Arteta, 2002), aquí también director (y actor en un pequeño papel), finalmente vuelve a acertar, esta vez hablando de las crisis que parece egoísta reconocer en voz alta. Y si hay una crisis, no puede faltar un Ben Stiller para ponerle cara (‘Greenberg’, 2010; ‘The Secret Life of Walter Mitty’, 2013; ‘While We're Young’, 2014; ‘Zoolander No. 2’, 2016; ‘The Meyerowitz Stories’, 2017). Lo aderezamos con acertados secundarios e intermitentes golpes de violín bien colocados, lo metemos en un bonito envoltorio indie, y obtenemos un pausado drama capaz de mantenernos sonriendo en todo momento. Sin necesidad de ser hombres blancos heterosexuales.

De digestión agradable (pero debe digerirse).


La frase: «En realidad no hay ninguna cantidad de dinero que usted pueda pagar para cambiar de clase.»
El personaje: el rico amigo jubilado que vive la vida ideal de surfista (Jemaine Clement).
La escena para el recuerdo: el concierto.


grushenko.cat
[Leer más +]
6 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil