arrow

La ciencia de Interstellar (TV) (2014)

6,5
326
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Narrado por Matthew Mcconaughey, este documental describe los detalles científicos del film "Interstellar" y especula sobre el futuro de los viajes interestelares y la búsqueda de un nuevo hogar. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Science of Interstellar (TV)
Duración
51 min.
Guion
Gail Willumsen
Fotografía
Kris Denton
Productora
Gemini Productions
Género
Documental Documental sobre cine Documental científico Mediometraje Telefilm
7
Buen complemento a la película.
Después de quedarme fascinado con la ultima cinta de Christopher Nolan empece a sentir gran curiosidad sobre todo lo que en la película se nos plantea. Creo que allí reside la grandeza del film, no solo por lo que vemos desde el punto de vista cinematográfico si no también por el interés que despierta 'Interstellar' sobre la ciencia.

Por lo menos en mi caso, después de ver la película de Nolan me surgieron muchas cuestiones y dudas que resolver. Por ello cuando me entere de la existencia de este documental que ademas contaba con la presencia del astrofisico Kip Thorne, uno de los mayores expertos mundiales sobre la teoría de la relatividad de Einstein, de inmediato me puse a buscarlo.

Y después de visionarlo, solo me queda por decir que muchas de mis preguntas fueron resueltas pero otras tantas han surgido como era de esperar.
En fin, es un gran documental dedicado a todos los que nos haya gustado la película, y un buen complemento a ella que sin duda recomiendo.
[Leer más +]
14 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Más allá del próximo horizonte
Supongo que a causa de su picaresco sentido del humor, Stephen Hawking planteó una irónica apuesta a su amigo Kip Thorne, el asesor científico de “Interstellar”. Tras haberse pasado años estudiando los agujeros negros, va y reta a Thorne a que demuestre que el objeto Cygnus X-1, situado en la constelación del Cisne, no es un agujero negro. El británico (totalmente a sabiendas, seguro) perdió la apuesta y durante un año pagó la suscripción a Penthouse a su colega estadounidense. Imagino que tal apuesta no fue más que una manifestación del saludable pitorreo que a veces se gasta Hawking y que el otro aceptó también por puro pitorreo. Demasiado sabrían ya ambos que Cignus X-1 es un agujero negro. Tuvo que ser divertido que esos dos tíos hechos y derechos y miembros destacados de la comunidad científica anduvieran con suscripciones a una de las revistas eróticas por excelencia.
Que Christopher Nolan requiriese el asesoramiento de Thorne para su último film de ciencia ficción dice mucho acerca de la seriedad con que este director afronta sus trabajos. Quiso crear para “Interstellar” una base científica real.
Este documental surgió de dicha base. Thorne proporcionó las ecuaciones y la visión hipotética de agujeros negros y de gusano partiendo de dichas ecuaciones. Normalmente en la ciencia ficción se inventa y se fantasea al máximo, pero Nolan ha procurado que el nivel de invención en “Interstellar” se haya reducido a unos mínimos, o eso pretenden que creamos (y supongo que serán sinceros, pero de todos modos llama mucho la atención y eso basta por sí solo para atraer el interés hacia la película). Si acaso, se permiten recrear, en el terreno de la especulación y dando por entendido que en esa Tierra futura se han dado algunos pasos más que los que se han dado en la actualidad, todo aquello sobre lo que aún apenas hemos empezado a conocer o que aún no está a nuestro alcance por falta de más avances en nuestra tecnología, o esas ecuaciones que no se han podido completar porque no hemos alcanzado el siguiente escalón.
Vaya, que lo que te indican es que todo eso podría ser factible. Que el espacio-tiempo juega en nuestra contra... Pero también a nuestro favor.
¿Puro márketing para vender o auténtica seriedad? Si Thorne y Nolan están detrás del proyecto, me inclino más por lo segundo. Ellos creen que es posible. Yo también creo que el ser humano es capaz de buscar un nuevo hogar y salvar a la especie. Una cosa es que crea que es capaz, y otra que lo consiga antes de que los peores instintos hagan que nos destruyamos a nosotros mismos.
Una cosa que me cuesta muchísimo más concebir es lo de las estaciones espaciales con capacidad para veinte mil personas. Sé que con el tiempo eso se podría diseñar. Pero de todos modos, ya sólo con la población que hay en la actualidad, habría que llenar trescientas cincuenta mil estaciones. A pasos muy agigantados tendría que avanzar la ciencia para construir semejante número, o seguramente entre en juego el sálvese quien pueda y se larguen los cuatro gatos con pasta, dejando abandonado al resto. Eso sería muy propio de la humanidad.
Otra cosa que tendría que evolucionar una barbaridad es la robótica. Esos robots que salen en la peli son demasiado flipantes.
Pero en fin, más allá de mi escepticismo y de que unos cuantos detalles me suenen a disparate, lo cierto es que se han tomado mucho trabajo con esta producción y consiguen su objetivo, que es fascinar al espectador predispuesto a dejarse fascinar.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1