arrow

Un dios salvaje (2011)

Un dios salvaje
Trailer
7,0
41.392
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Adaptación de la obra teatral homónima de la autora francesa Yasmina Reza. Ha sido rodada en Europa, pero la historia se desarrolla en Nueva York. En la obra original, los protagonistas son dos matrimonios que se reúnen, en principio de manera civilizada, para hablar de la reciente pelea que han tenido sus hijos en un parque. Pero el encuentro se complicará hasta límites insospechados. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Carnage
Duración
79 min.
Estreno
18 de noviembre de 2011
Guion
Roman Polanski, Michael Katims, Yasmina Reza
Música
Alexandre Desplat
Fotografía
Pawel Edelman
Productora
Coproducción Francia-Polonia-Alemania-España; France 2 Cinema / Versatil Cinema / Constantin Film Produktion / SBS Productions / Zanagar Films / Canal+ / SPI Film Studio
Género
Comedia Drama Comedia negra
8
La verdadera cara
¿Qué somos cuando pervertimos los códigos morales por los que nos regimos? Roman Polanski, basándose en una obra de Yasmina Reza, rasga la máscara de la sociedad para descubrir la verdadera cara de nuestra personalidad.

Esta película es una pseudo comedia inteligente, negra y con un delicioso matiz de crueldad, donde lo que parece no es y lo que es, es mucho peor. "Un Dios Salvaje" es una obra curiosa y muy interesante que bajo la amable apariencia de una comedia de situación oculta una cruda reflexión sobre la incomunicación del hombre (y la mujer) occidental. Y con ella las hipocresías, miseria y pequeñas mentiras con que nos autoengañamos todos los días. Es sin lugar a dudas una comedia, pero con aires trágicos.

Toda esta reflexión arranca de una situación de lo más civilizada. Dos parejas de padres se reúnen para dirimir de una manera políticamente correcta una disputa entre sus hijos que ha acabado con los colmillos rotos de uno de ellos. Lo que en principio empieza muy educadamente como una reunión de gente culta, civilizada y sensata va endureciéndose, conforme los diferentes caracteres de los personajes van chocando, acabando la historia como el rosario de la aurora en un enfrentamiento primario entre estos entes contradictorios, del que ninguno sale vencedor.

Bravo a Roman Polanski, que ha sabido captar la esencia pura de Reza, maestra como pocos en el juego de alianzas de los personajes, creando un verdadero regalo para la vista y el oído.

Aunque esta joya cinematográfica no habría llegado a ser lo que es sin este excelente elenco de actores que dan vida a los cuatro protagonistas en unos papeles complicados y llenos de matices. Si los dos actores masculinos Christoph Waltz y John C. Reilly están francamente notables, resulta excelente la labor de las dos actrices, Kate Winslet y Jodie Foster, quienes, en unos papeles que se ajustan muy bien a sus características, ofrecen un cara a cara frenético y arriesgado, demostrando una gran solvencia y madurez interpretativa digna de tener en cuenta.

"Un dios salvaje" es sin lugar a dudas una magnífica obra digna de ser vista. He dicho.
[Leer más +]
192 de 227 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La cuarta pared
Roman Polanski rueda ‘Un dios salvaje’ con unidad de acción, tiempo y lugar; sin elipsis y en un solo apartamento; con cámara “invisible”, ritmo ágil y timing excelente de comedia. Una sitcom de altura urdida por Yasmina Reza y realizada por un director menos salvaje que burlón.

Cuatro actores componen el menú. Cristoph Waltz descuella; John C. Reilly está más que notable; Kate Winslet sólo desentona un poco en la ebriedad; Jodie Foster es solvente, pero sobreactúa en los momentos de mayor tensión.

Cada vez que suena el móvil de Alan Cowan, nos reímos. Waltz consigue hacer que un mismo chiste, contado hasta la saciedad, no pierda su frescura.

El texto es puro juego malabar. Dobles parejas enfrentadas… Una pareja de clase media baja recibe a una pareja de clase media alta para discutir sobre sus hijos respectivos. Hay quien ve a Buñuel en ese no salir afuera (‘El ángel exterminador’) o en el absurdo del ceremonial civilizado (‘El discreto encanto de la burguesía’). Yo veo mucho más, en tono e intenciones, al dramaturgo Dario Fo.

Lo políticamente incorrecto se va adueñando de la cinta. Las batallas ganan en intensidad a medida que cambian de bando los soldados (un matrimonio frente a otro; mujeres contra hombres y, sobre todo, cada oveja contra su pareja). El texto fluye y resplandece, satírico y gracioso. Pero las parejas que se forman son, en calidad interpretativa, desiguales. Por una parte, Kate Winslet y Cristoph Waltz pueden con Jodie Foster y John C. Reilly. Por otra, Cristoph y John C. superan claramente a Jodie y Kate.

En una comedia tan de actores, hubiera sido deseable que los cuatro despuntaran por igual. La dinámica de réplicas y contrarréplicas no toma partido por ninguno de los personajes: todos tienen su cuota de ridículo. En la interpretación está el desequilibrio.

Pienso en ‘Secretos de un matrimonio’, de Ingmar Bergman. Esa cinta funcionaría peor sin la armonía y el equilibrio en la interpretación de sus protagonistas: Liv Ullmann y Erland Josephson. Gracias a ellos, la película se erige en la mejor escenificación cinematográfica que yo recuerde de la lucha de cerebros ideada por Strindberg –mente contra mente, en una espiral de violencia psicológica.

¿Hay lucha de cerebros en ‘Un dios salvaje’? En mi opinión, nunca se sobrepasan los límites de la comedia. En todo caso, lucha de cerebros light y digerible, más cercana a Woody Allen que a August Strindberg o Ingmar Bergman.

===

No sé cuántos kilos de cine puede haber en una cinta de teatro. Aunque reconozco que, entre una risa y otra, me ha venido a la cabeza esa pregunta.

La cantidad de arte es complicada de pesar, pero he sido muy feliz una hora y veinte.
[Leer más +]
139 de 171 usuarios han encontrado esta crítica útil