arrow

Ciudad de vida y muerte (2009)

Ciudad de vida y muerte
Trailer
7,4
9.804
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Año 1937. Guerra chino-japonesa. En su avance por territorio chino, las tropas niponas llegan hasta Nanking, la capital, donde cometen toda clase de atrocidades. La historia sigue el destino de varios personajes, unos ficticios y otros reales. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ China China
Título original:
City of Life and Death (Nanjing! Nanjing!)
Duración
132 min.
Estreno
9 de abril de 2010
Guion
Lu Chuan
Música
Liu Tong
Fotografía
Cao Yu, He Lei (B&W)
Productora
China Film Group / Jiangsu Broadcasting System / Media Asia Films / Stellar Megamedia / Chuan Production Film Studio
Género
Bélico Drama Guerra Chino-Japonesa (II) Histórico Años 30
7
"Vivir es más difícil que morir"
"City of Life and Death" es una obra lúcida, notablemente realizada por el director chino Chuan Lu, que ya sorprendiese hace unos años con "Mountain Patrol" y que ahora, cinco años más tarde, regresa por todo lo alto para narrar una de las mayores masacres de la historia de la humanidad, la sucedida en Nanking y que tuvo como protagonistas al pueblo chino y a los soldados japoneses, saldándose con más de 300.000 muertes a cargo de estos últimos. Chuan Lu aborda el tema desde el respeto máximo, presentando personajes de ambos bandos para ofrecer dos puntos de vista, buscar una (relativa) objetividad, sin acoplarse a las ideas ni chinas ni japonesas.

Con más de un paralelismo a la buena (pero sobrevalorada) "La lista de Schindler", Chuan Lu nos narra esta historia en un pulcro blanco y negro, 'en señal de respeto a las víctimas', según sus propias palabras, haciéndonos partícipes de una historia en la que se suceden todo tipo de barbaridades, desde violaciones hasta asesinatos a sangre fría. Poco a poco Chuan Lu va desarrollando a varios personajes que serán el eje de las diferentes subtramas, que terminan por colisionar en uno de los tramos finales más notables de la década, una montaña rusa de emociones que hace de la música su mejor aliada, una impresionante banda sonora que acompaña a las mejores escenas de un film que, pese a no ser perfecto y acusar ciertas carencias en un segundo visionado, se alza como una de las obras cumbres del género bélico de los últimos tiempos.

Y es una verdadera pena que una obra como ésta no vaya a ser descubierta por un mayor rango de personas, pues son éstas, y no gran parte de las películas que llegan a nuestra cartelera, las que consiguen que el cine se mantenga vivo. Una obra personal, que no esconde sus intenciones y que a pesar de caer por momentos en el academicismo tiene suficientes valores y señas personales como para ser recordada por todos los que puedan visionarla.
[Leer más +]
115 de 121 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Ciudad de esperanza
Con todas las posibilidades que concede un altísimo presupuesto, y a través de unas crudas imágenes en un magistral blanco y negro, engarzadas en un montaje que se me antoja ejemplar, el director Lu Chuan expone la masacre de Nanjing por parte del ejército japonés en 1937.

Aunque las primeras referencias, sobre todo a nivel formal, que a uno le vienen a la cabeza después del visionado sean "La lista de Schindler" o "Salvar al soldado Ryan", con el paso de los días advierto quizás un mayor paralelismo con obras como "El pianista" o la más antigua "Uno rojo: división de choque", en cuanto a una sequedad expositiva que se basta a sí misma para impresionar vivamente al espectador, sin necesidad de recurrir a determinados artificios, posiblemente de un carácter más efectista, simplista o incluso maniqueo.

Poco respiro da esta narración, inundada de horror hasta donde llega la capacidad más detestable del ser humano. Es ante todo un relato coral, que nos lleva al devenir de una serie de personajes, punteado por la mirada de un soldado japonés; una mirada, como la nuestra, cada vez más atónita ante el creciente afán de destrucción.

Probablemente, una de las características más notorias del mejor cine asiático de los últimos años (pensemos en Yimou, por ejemplo), y que lo diferencia de otras cinematografías, sea el rigor en la concepción del encuadre y la disposición de sus elementos, lo cual genera en el espectador una impresión de gran belleza estética. La película de Lu Chuan no es una excepción de esta tendencia. Y, aunque parezca paradójico —o quizás sea éste otro de los eternos enigmas del arte— esta belleza no entra en contradicción con los terribles hechos que se narran (algo similar, en otro sentido, ocurre en "La isla", de Kim Ki-duk, deslumbrante poema visual con masoquistas escenas de autolesiones).

El hermoso título, "Ciudad de vida y muerte", que diríase extraído de una novela rusa del siglo XIX, me parece completamente acertado en su síntesis del sentido del film. Mucha violencia y muerte hallamos en él, pero al mismo tiempo sobrevuela, exiguo pero incesante, como la llama de una vela que se resiste a desaparecer, el espíritu de la vida, de la esperanza, la solidaridad, el sacrificio. En este sentido, podemos destacar la aparición del alemán John Rabe, el llamado "Schindler de China", aunque quizás el ejemplo más contundente lo encontramos en el inmenso sacrificio de todas las mujeres que deciden prostituir sus cuerpos como única manera de evitar un puñado de muertes.

En la exaltación última de este profundo humanismo se halla, a mi juicio, la grandeza de la película, para mí una de las mejores del cine contemporáneo y una cima del bélico de todas las épocas (asumiendo que mi juicio sobre este género está sesgado por unos principios éticos que me llevan a rechazar las obras apologéticas, en favor de aquellas que denuncian la absurdidad y el sinsentido de la guerra).
[Leer más +]
87 de 91 usuarios han encontrado esta crítica útil