arrow

La conquista de Albania (1983)

5,3
192
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Don Luis de Beaumont, hermano de Carlos II de Navarra, vuelve a su tierra después de las derrotas frente al rey de Francia. Pero su ambición le lleva a una nueva aventura al otro extremo del Mediterráneo... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ España España
Título original:
La conquista de Albania
Duración
122 min.
Guion
Arantxa Urretavizcaya, Alfonso Ungría
Música
Alberto Iglesias
Fotografía
Alfredo Mayo
Productora
Frontera Films
Género
Drama Histórico
1
Dos horas de aburrimiento que finalizan con cinco minutos patéticos
Si uno quiere hacer una película épica lo que no puede hacer es una película aburrida.

Supuestamente muestra la historia de la reconquista de Durazzo por un "quítame allá esas pajas" medieval. En 1366 los Albaneses deciden independizarse del Reino de Napoles que pertenecía a la casa de Anjou desde hacia mas o menos 100 años y toman la ciudad de Durazzo o Darres (la antigua Dyrrachium) al mando de Carlo Thopia. Nominalmente quien mandaba en el principado era Juana de Sicilia, casada con Louis d'Evraux hermano de Carlos e Malo, Rey de Navarra. Esto de independizarse no fue bien visto por Louis asi que se puso a reclutar tropas en sus dominios y los de su hermano para meter en vereda a los rebeldes. La película cuenta como Louis d'Evreux forma la Compañía Navarra y como deben de llegar a Albania y allí reconquistar la ciudad de Durazzo. Se supone que llegan en el 1375, y la ciudad cayo en 1376 (aunque esta no sale en ningún momento, pero eso lo dejo en la zona spoiler).

Lo malo de la película es que el guión es estilo años 40 con diálogos de película francesa de los años 50, aunque la estética y la técnica es años 80. ¿Que quiero decir con esto? Bueno es como si se filmase ahora "Los últimos de Filipinas" pero conservando el guión original. Los disparos, explosiones y vestuario serían bastante buenos, pero el guión seria aborrecible. En cambio ves la película original y comprendes que es un producto de su epoca.

Se supone que la película intenta reflejar una gran gesta "euskaldun" y además con rigor histórico. Bueno, pues el rigor histórico de la película es el mismo que tiene "Amaya y los vascos". Pasando porque cambian el nombre al protagonista y le llaman Luis de Navarra en lugar de Louis d'Evraux. Los albaneses solo salen cinco minutos y los deseos de independencia de los mismos brillan por su ausencia (eso si, los deseos de independencia vascos están en todas partes de la película). Y lo que en realidad es una incursión imperialista del Reino de Nápoles con mercenarios navarros queda convertido en una especie de "lavar la afrenta de la mujer de nuestro señor"

Pero lo peor es que es lenta y pretenciosa, con lo que se hace verdaderamente aburrida. Los diálogos son eternos y soporíferos. Y el final es defraudante.

Lo que no cuenta la película es que los albaneses se volvieron a sublevar y retomaron la ciudad que fue suya hasta que en 1385 vinieron los turcos y se acabo. O sea que la heroica gesta duro escasamente 3 años.
[Leer más +]
18 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Los Navarros Conquistaron Albania
No será Los Vikingos de Richard Fleischer, ni Excalibur de John Boorman, ni El Nombre de la Rosa de Annaud, ni Culloden de la BBC, ni Aguirre de Herzog, pero es una película ciertamente digna y honesta. ¿Apología vascuence? ¡Son navarros! y los límites en el siglo XIV eran difusos. Claro que fueron a conquistar Albania, o China si se les hubieran prometido tierras y riquezas; y por supuesto el reino para un noble. Los que escriben en contra de esta película lo hacen movidos por su afán centralista, sin apreciar la realización afanosa de un filme histórico de la España de principios de los 80.
El ambiente creado es soberbio, el Castillo de Loarre, inicialmente navarro y después aragonés sirve de marco para transportarnos al siglo XIV, y ciertamente lo consigue. Estancias angostas, ropas raídas y austeras, barbas descuidadas, miradas desorbitadas, actores poco agraciados ayudan a recrear con precisión el ambiente de la Baja Edad Media en el Norte de nuestra amada España, en un reino olvidado llamado Navarra.
La inquietante música resulta acertada, huyendo de alharacas y ritmos altisonantes a los que el cine de hoy en día es tan proclive. El realismo de las imágenes es magnífico, alejado de la pretenciosidad de producciones modernas, especialmente las que vienen de los Estados Unidos de América. Las barbas no son postizas, son reales, y todos los personajes la llevan, tal como ocurría en la época, lo cual resulta un acierto notable en la realización.
Se aleja de romanticismos vanos y de diálogos pretenciosos y altisonantes, buscando el realismo que le falta a los que se jactan en las grandes super-producciones de poseerlo como un dogma de fe.
Una película muy recomendable para los amantes de la historia y para los que huyen de las explosiones y los artificios fútiles del cine de Hollywood y de Bollywood.
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil