arrow

Incierta gloria (2017)

Incierta gloria
Trailer
6,1
2.319
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Año 1937, en el Frente de Aragón, en plena Guerra Civil Española. Lluís, un joven oficial republicano, destinado a un puesto temporalmente inactivo en un páramo desierto, conoce a una enigmática viuda de la que se enamora. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Incerta glòria
Duración
115 min.
Estreno
17 de marzo de 2017
Guion
Agustí Villaronga, Coral Cruz (Novela: Joan Sales)
Música
Marcús Jgr
Fotografía
Josep M. Civit
Productora
Massa d'Or Produccions
Género
Drama Guerra Civil Española Años 30
2
Vodevil en los Monegros
Cuando uno puntúa tan bajo una película que parece que gusta a todo el mundo, da la sensación de que se pretende llamar la atención o llevar la contraria. No es el caso.

No he leído la novela, pero entiendo que la historia debe fluir con cierta lógica, con los tiempos bien marcados y sin dejar cabos sueltos. Es decir, supongo que el libro de Joan Sales es creíble y que el relato es sólido.

La película no tiene ningún sentido, la narración es deslavazada y los personajes acaban resultando ridículos. Cuando las miradas esquinadas, la teatralidad y el histrionismo no vienen al caso, se cae en el absurdo.

Yo no me creo nada de esta historia, todo me resulta artificioso, rebuscado y mal resuelto. Las actuaciones son malas, seguramente porque también lo es la dirección, y en el caso, entre otros, del capitán, directamente sonrojantes.

La facilidad en cruzar líneas enemigas, de desplazarse en zona de guerra con más rapidez que utilizando una autopista, de pasarse al enemigo, de condensar las cuatro estaciones en una (igual cae una tormenta como nieva como andan en manga corta o se bañan en el río, que parece que el cambio climático se anticipó y concentró en los Monegros en 1937), convierten este relato en un folletín con algo de comedia de enredo.

Mención aparte merecen los disparates como llamar "fachas" a los fascistas, cuando en aquellos tiempos esa palabra no existía en el sentido actual, utilizar el catalán como lengua de uso común en el ejército republicano, sacar a dos risueños soldados "moros" que allí no pintaban nada, y alguna astracanada más en este plan.
[Leer más +]
58 de 94 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Dudosa perfección
Hay dos ámbitos que anidan en el meollo de esta obra: una notable historia sobre el horror y el hedor de la guerra civil y una destartalada e inverosímil tragedia sobre unos personajes extremados que se suponen que encarnan tanto la suma pureza como la suprema bajeza del ser humano (vamos, el enfrentamiento inexorable e irreconciliable entre el bien y el mal en estado puro). Lo primero produce admiración mientras que lo segundo genera indiferencia y tedio. ¿A qué se debe esa contradicción tan abrumadora y tenaz? Resulta difícil resumirlo, pero al menos lo vamos a intentar.

La recreación histórica y el esfuerzo por poner en pie una época tan deleznable como fatigada son dignos de admiración. Pocas veces el cine español ha sabido utilizar tan bien los decorados y el vestuario para resucitar el advenimiento de la encarnizada infamia de una contienda que más allá del enfrentamiento de ideologías totalitarias de diferente cuño supuso el despliegue de brutalidades y truculencias que conmocionaron la sufrida piel de toro durante décadas y cuyos ecos bárbaros y desdichados aún reverberan en nuestro penoso presente desolador. Pero tanto esfuerzo resulta baldío y extemporáneo, ya que supone un empeño que se agota en sí mismo, al no servir más que a lo anecdótico y superficial, ya que el relato adolece de tantas carencias y arbitrariedades que produce hastío y desinterés en el espectador.

Porque el relato en sí es tan rebuscado e inverosímil, tan excesivo y enfático, tan truculento y siniestro que no engancha en ningún momento y no cala hondo por quedarse en la exposición de una trama epidérmica y fatalista que parece que se contenta con la mera provocación en vez de explorar los claroscuros y sutilezas psicológicas de unos personajes tan iracundos como desbocados. La mera acumulación de fango y podredumbre, de inmoralidad y arribismo, de mezquindad y ambición no bastan para interesar al estragado público que hubiese agradecido una crónica más sosegada y mejor construida, en vez de asistir al advenimiento del averno en forma de ángel exterminador o de emponzoñada mujer vengadora de agravios insepultos y de abusos bochornosos.

En fin, no cabe duda que asistimos – empachados y confundidos – a una pieza de cámara muy cuidada, que trasciende el manoseado encuadre que la vehicula pero emborronada por su exceso de autocomplacencia y tremendismo que resulta más cansino que admirable. No basta con tener una mirada ecuánime y lúcida hacia los atropellos que algunas personas causan a sus semejantes, se requiere también de cierta mesura y cariño para hacer creíble la ignominia y la violencia que refleja. El buen reparto – sobre todo Núria Prims y Luisa Gavasa – naufraga en su propósito de seducirnos y arrastrarnos hasta los confines de la náusea. Un delirio tan voluntarioso como fallido.
[Leer más +]
30 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil