arrow

Colombo: Próxima secuencia, asesinato (TV) (1976)

6,4
219
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Ward Fowler es un actor de telenovelas, y su personaje es el Detective Lucerne. Su productor es Claire Daley, su antigua amante y ahora su chantajista. Fowler decide matar a Claire tratando de inculpar a su marido. Episodio Nº37 de Colombo.

Aunque Colombo tiende a ser definida o considerada como una serie de TV, nunca fue una serie propiamente dicha. Exceptuando la presencia recurrente del personaje principal, no presenta ninguna de las características de una serie tradicional (episodios semanales, de duración regular, con cast, dirección y equipo de producción fijo). Pensados como telefilms (de hora y media como promedio de duración), cada episodio cuenta con una historia independiente y con un director y un equipo de producción distinto. Los films tuvieron una transmisión irregular, pero con un mínimo de tres o cuatro producciones por año hasta 1978. Más de diez años después, Falk retomó su personaje por dos años (1989-1990). A partir de 1990, Columbo dejó de emitirse con regularidad, y los siguientes films fueron estrenados como especiales. Por estas razones, los 68 episodios de Colombo se dispersan irregularmente a lo largo de 35 años (1968-2003). (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Columbo: Fade in to Murder (TV)
Duración
73 min.
Guion
Lou Shaw, Peter S. Feibleman (Historia: Henry Garson)
Música
Bernardo Segall
Fotografía
Milton R. Krasner
Productora
Universal Pictures Television / NBC
Género
Intriga Comedia Crimen Serie [Colombo]
6
La torpeza de Colombo entre bambalinas
Fade in to murder (Próxima secuencia asesinato) (1976) es la cuarta dirección de Bernard L. Kowalski en Colombo (Suficiente soga (1971), Ejercicio para la fatalidad (1974) y Repetición (1976). Se trata del primer telefilm de la sexta temporada y, treinta y ocho de la serie. En Fade in to murder, Kowalski nos muestra las interioridades televisivas de las series personificadas en un monótono y anticuado detective venido a menos, mantenido a flote por el doble interés comercial y sentimental que sobre él tiene Clare Daley (Lola Abright) resumido en plano seguimiento en el set de rodaje y un grupo de significativos planos dejando en evidencia la tensa relación profesional entre ambos.

En el cruce de intereses los dos personajes han alcanzado el máximo nivel de aburrimiento personal y profesional aguantado por la respuesta de la audiencia que es lo que precariamente mantiene en emisión la serie no desapareciendo de la parrilla televisiva gracias a Ward Fowler ‘Lucerna’ (William Shatner) el teniente de policía más sagaz, inteligente y con más 'glamour' en las series del momento; ficción teatralizada que irremediablemente nos traslada a otros personajes y otras series por temática, contenido específico y elenco, sin comparativa posible.

La acción encubridora de Lucerna para liberarse de Clare, su opresiva representante quien no gasta en reproches al minusvalorar la cada vez menor influencia del elegante detective en la imprescindible cuota de pantalla, hará que estos elemento provoquen finalmente la aparición en escena del teniente Colombo (Peter Falk) con torpes pasos de similares situaciones en otros telefilms, entre los decorados del set de rodaje y plano general inicial de la secuencia, anunciando lo irremediable.

Ignorante de lo que acontece por donde pasea nuestro detective, Kowalski lo fusiona todo en una escena donde la torpeza de Colombo entre bambalinas, conecta con un crecido Lucerna quien impide expulsar al intruso sin saber antes de quien se trata en un dialogo captado con planos medios y plano contraplano, entre una retahíla de disculpas con las que nuestro detective pretende salvar la torpe situación creada. El asesinato de Clare Daley es el motivo de su visita, Lucerna el objetivo, situación creada a partir de las declaraciones del superviviente Tony (Timothy Carey).

Generando los mínimos datos y las consabidas retahílas de Colombo inicia sus pesquisas reforzadas por las declaraciones de Mark (Bert Remsen) amigo excesivamente proteccionista de Ward Fowler, y las de Sid Daley (Alan Manson) y su amiga Molly (Shera Danese) convertida en coartada perfecta del ex que inicialmente le excluye de cualquier sospecha en un conjunto de planos con predominio del plano contraplano.

Los resultados de la investigación llegan de forma aplastante para el teniente Lucerna, aflorando el pasado más triunfal en la televión de su protagonista frente a las realidades de Colombo que lo devuelve a la cotidianidad más absoluta, fuera de cámara, luz y plató en un largo recuerdo de añorados momentos donde los pasos del exitoso Ward Fowler y su triunfal personaje Lucerna, se desvanecen junto al reflejo del agotamiento actoral y decadente de su entorno.

Complemento genealógico. Colombo cita a su mujer en cuatro ocasiones.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica