arrow

Sin retorno (2010)

Sin retorno
Trailer
6,6
2.976
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un joven ciclista muere atropellado por un automóvil. El culpable huye sin dejar rastro. Pero el padre de la víctima, con el apoyo de los medios de comunicación, exige que se encuentre al responsable y se haga justicia. Una serie de hechos fortuitos y unos magistrados contaminados por la opinión pública harán que un hombre inocente se siente en el banquillo de los acusados. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Argentina Argentina
Título original:
Sin retorno
Duración
104 min.
Estreno
18 de febrero de 2011
Guion
Miguel Cohan, Ana Cohan
Música
Lucio Godoy
Fotografía
Hugo Colace
Productora
Coproducción Argentina-España; Castafiore Films / Haddock Films / INCAA / ICAA / Tornasol Films
Género
Thriller Drama Policíaco
7
Mentiras que cambian la vida
"Sin retorno" es un film muy profesional en su solidez técnica, formal e interpretativa y una brillante carta de presentación de la ópera prima de Miguel Cohan, producido por los responsables de "El Secreto de sus Ojos" y "El corredor nocturno", aunque no se parece a ninguna de las dos.
Por un lado es un film que se enmarca en el thriller, pero distinto, original, movilizador, que provocará en el interior del espectador un debate ético.
Despierta una inmediata identificación por la inmediatez de lo que cuenta, dando una nítida radiografía del cuerpo social marcado por un cerrado individualismo que lleva a la irresponsabilidad como patrón permanente de conducta. Un caldo de cultivo ideal para la doble moral, la corrupción, la inseguridad y la falta de justicia que genera el deseo de venganza.
Las historias encadenadas configuran -sin moralina- una fábula ética, en tanto invita a pensar en el peso de acciones livianamente irresponsables que generan daños irreversibles. Un tema difícil, que elude facilismos sensibleros, apoyado en actuaciones muy sólidas y memorables.

Uno de los aciertos del film es su concisión, que le permite un ritmo sin respiro. Las elipsis abundan y se indican (cuando son prolongadas) con rótulos: "7 meses después", "tres años y medio después".
El conflicto, con un inocente preso y un culpable libre, se muestra a lo largo del tiempo para ver las transformaciones, que hurgan en el costado más oscuro de la condición humana.
Entretenido, perturbador, inquietante, "Sin retorno" es un thriller psicológico de personajes profundos, donde toda la artillería está puesta en el conflicto ético que no sólo deberán enfrentar cada uno de los involucrados sino también el espectador, porque la película nos hace caber en los zapatos del culpable, del inocente y de las víctimas.
[Leer más +]
59 de 64 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La vida no tiene marcha atrás
Supongo que Miguel Cohan sabrá que hace cincuenta y siete años, un gran director, de nombre Juan Antonio Bardem, contó una historia muy parecida a la suya, entre otras cosas porque además de autos y bicicletas aparecen clases humildes, burgueses, ocultaciones, injusticias y sentido de culpa. Bien es cierto que entonces el hecho de atropellar era un privilegio exclusivo de las clases altas, porque eran los únicos que tenían coches, y la mayoría de los contemporáneos de aquella obra maestra del cine español, aunque sufrieran los cargos de conciencia del profesor universitario (Alberto Closas) y su elegante amante (Lucía Bosé), se veían más como víctimas agonizantes en una cuneta.

Hoy, viendo "Sin Retorno", nos podemos sentir más identificados con todos los protagonistas de la película y eso la hace aún más inquietante. Podemos, en cualquier momento, ser parte de un accidente, y estar en cualquiera de las situaciones; aunque en función de nuestra cuenta corriente la defensa jurídica tendrá una u otra calidad. En este último aspecto nada ha cambiado, salvo la engañosa campaña publicitaria de que en los tiempos que corren la justicia es igual para todos y el poder paralelo de los medios de comunicación, fundamentalmente la televisiòn.

En la Seminci de Valladolid del 2010 Miguel Cohan recogió dos premios del jurado (Espiga de Oro y Pilar Miró) y el FIPRESCI; excesiva renta, tal vez, teniendo en cuenta que por allí andaba "Incendies", que fue escasamente recompensada. Aún así, el director y guionista argentino, ha sido un gran hallazgo y deseamos que esta consistente ópera prima sea el cimiento de un excelente porvenir.
[Leer más +]
31 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil