arrow

Das Boot. El submarino (1981)

Das Boot. El submarino
Trailer
7,7
20.928
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un submarino alemán de la Segunda Guerra Mundial es el escenario en el que un grupo de jóvenes soldados, dispuesto a defender su patria, tendrá que someterse a una dura convivencia, tras descubrir que han sido enviados a realizar una misión probablemente suicida. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Alemania del Oeste (RFA) Alemania del Oeste (RFA)
Título original:
Das Boot (The Boat)
Duración
150 min.
Guion
Wolfgang Petersen (Novela: Lothar-Günther Buchheim)
Música
Klaus Doldinger
Fotografía
Jost Vacano
Productora
Bavaria Film / Radiant Film GmbH / Süddeutscher Rundfunk (SDR) / Twin Bros. Productions / Westdeutscher Rundfunk
Género
Bélico II Guerra Mundial Submarinos
9
Danke Herr Petersen.
La cima cumbre del subgénero de submarinos es una película alemana, así de sencillo. Sólo he visto la versión de 210 minutos, pero reconozco que me encantaría ver la ver la de 330. Eso sí tiene que ser una experiencia cinematográfica.

Es complicado saber como un director como Wolfgang Petersen, que hace esta joya, siguiera posteriormente una carrera tan errática. Quizá en los Estados Unidos ganara más dinero y fuera más famoso, pero lo que no le ha dado es ninguna obra mejor.

Lo realmente grandioso de esta película es la dirección de Petersen, las increíbles interpretaciones, la música y una ambientación y fotografía que son inigualables en interiores.

No tiene en sí nada flojo, pero es verdad que el guión no es perfecto, y tiene dos lunares, uno, la cierta repetición de situaciones –eso sí, a cuál mejor- y los condicionantes que la propia historia provoca al creador.

Me explico. Entiendo que una película alemana del año 81 que hable de la SGM no puede ser imparcial, tiene un handicap, debe mostrarnos por las buenas o por las malas, como los protagonistas luchan por sus vidas y no por una ideología, ya que eso les haría detestables para el público. Por lo tanto, y ya desde el comienzo y durante toda la primera parte se ofrecen críticas a los nazis y una visión generosa de esa joven tripulación con valor pero en absoluto politizada. Creo que se pasan en ello, ridiculizan a un oficial de las juventudes hitlerianas, critican al Estado Mayor y al propio Hitler, carecen de emblemas, escudos y banderas, no escuchan música del régimen sino americana (“A long way to Tipperary”)...

Miren ustedes, dentro del Ejército -no digo ya de la Marina, sino de todo el ejército- alemán del Tercer Reich, si hay una división filonazi destacada es la de los submarinos, pocos le superaban, las SS por ejemplo, pero eso no formaban parte de la Wehrmacht.

Los submarinos fueron los niños mimados por antonomasia de los nazis, y la pieza esencial de toda su Armada -igual que pasó con los soviéticos-, y sus mandos y tripulación tenían una fuerte ideologización y una lealtad inquebrantable hacia Hitler especialmente. Incluso después de la guerra siguieron en marcha, y fueron los encargados de sacar de Europa a decenas y decenas de dirigentes destacados.

Es posible que el submarino de la película, no lo sea, no digo que no, pero desde luego entonces no representaría al conjunto, sería pura anécdota, y para nada es esa la intención del director.

Otra cosa que no me convence en exceso es su final, ahí es donde percibo el Petersen más hollywodiense que veremos años después. También algunas maquetas de barcos no demasiado logradas.

Pero todo lo demás es maravilloso, una de esas películas que merecen tener en la estantería de casa y que nos congracian con el cine. Y ojo, es de los ochenta, la década tan nefasta para mucha gente. Y es que siempre hubo y habrá buenas y malas películas todos lo años. Y esta es de las muy buenas.

Nota: 8,6
[Leer más +]
109 de 124 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Casi 150 minutos de tensión y claustrofobia (9.4)
No se trata sólo de la mejor película de submarinos hasta la fecha, sino de una de las mejores películas bélicas de la historia.

No se esperen un claro alegato pacifista (que lo hay, aunque sólo hacia el final). Se trata de tensión, acción y amistad en una lata de sardinas que es acosada por las cargas de profundidad británicas. Y así las dos horas. Pero no se crean que aburre: te identificas tanto con la tripulación que sufres con ellos la presión del agua sobre el casco.

El mínimo guión se reserva algunas sorpresas que no harán sino acrecentar la angustia.
[Leer más +]
57 de 76 usuarios han encontrado esta crítica útil