arrow

El regreso (2003)

El regreso
Trailer
7,5
5.654
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La vida de dos hermanos sufre un brusco cambio cuando de repente aparece su padre, al que sólo recordaban por una vieja fotografía. ¿Es realmente su padre? ¿Por qué ha vuelto después de tanto tiempo? Los chicos encontrarán la respuesta a sus preguntas en una remota y solitaria isla, después de un emocionante viaje con su padre por los bellos parajes de Siberia.
Ópera prima del realizador ruso Zvyagintsev, ganó el León de Oro en Venecia, donde fue calificada por la crítica como "un film sobre el amor, la pérdida de los afectos y el ingreso en la edad adulta, de irresistible fuerza emocional".(FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Rusia Rusia
Título original:
Vozvrashchenie (The Return)
Duración
105 min.
Guion
Vladimir Moiseenko, Alexandre Novototsky
Música
Andrey Dergatchev
Fotografía
Mikhail Krichman
Productora
Ren TV
Género
Drama Familia Adolescencia
"Durísima, sobria y emocionante película"
[Diario El País]
"Un trabajo complejo y enriquecedor, incluso metafórico, e inevitablemente doloroso por lo que cuenta y tal como lo cuenta (...) drama sobrio y sombrío (...) un espectáculo diferente, fascinante en sus aspectos formales y plásticos"
[Diario El Mundo]
9
Menos enigmas de lo que parece
¿Se puede admirar y elogiar una película que no se ha entendido? Supongo que sí, pero es chocante que la crítica se empeñe en dar a un film un sentido claramente contrario al sugerido por su propio director: en este caso, una interpretación psicológica o incluso política a lo que es—según Zvyagintsev— «una mirada mitológica a la naturaleza humana».
La película narra el viaje iniciático de Iván, que fracasó en una primera experiencia (el salto a las aguas) y debe, de algún modo, restañar ese fracaso. El trayecto (la película abunda en simetrías) se mueve entre dos torres que, en el fondo, son una sola (imagen mítica del axis mundi) aunque una esté sobre las aguas y la otra sobre la tierra (en realidad, las dos que son una están más en el interior de Iván que en en «el exterior»). Para ayudarle a superar su fracaso, aparece «el padre», que dará a Iván la ocasión de superar la prueba* (spoiler).
Imposible explicar en el espacio aquí disponible un complejo entramado de temas mítico-simbólicos que sonarán ajenos a la mayoría, pero algunos supuestos enigmas se basan más en preguntas mal hechas que en falta de respuestas* *.
Como simples pistas básicas, sugiero al espectador que se fije detalladamente en el libro en el que buscan los hijos, al principio de la película, la imagen del padre y que lo relacione con las escenas finales***. Que se fije, por ejemplo, en la segunda parte del viaje, el paso a la isla: piénsese en el sentido simbólico de la isla (isla que no es distinta, en lo esencial, a la tarkovskiana «Zona» del Stalker). Aquí nada es gratuito: Si el padre no rema no es porque sea un jeta, sino porque a ciertos «sitios» sólo se puede llegar con el esfuerzo propio. Si llueve no es porque al tiempo le haya dado por ahí, sino porque lluvia implica purificación. Si las figuras aparecen al llegar a la isla como meras siluetas, no es por esteticismo vacuo sino porque la isla es una «realidad diferente» donde la individualidad egoica no tiene cabida. Que se fije, igualmente, en la meditada estructura temporal…
No estamos, aunque lo parezca, ante una excursión de pesca, sino ante un viaje al interior de un alma, a una realidad que está más allá de este mundo y que participa por igual de lo inteligible y lo sensible. La película transcurre tanto en el interior de Iván como en un entorno físico. Por eso se despliega entre el simbolismo y un «relativo realismo», y la superposición continua de niveles puede provocar un comprensible despiste en quien la vea desde una perspectiva de racionalismo materialista. Todo se desarrolla entre símbolos (viaje, agua, barca, isla, torre, peces…) y requiere una cierta familiaridad con ese lenguaje y esas ideas.
Película extremadamente ambiciosa y resuelta de forma casi redonda en un lenguaje visual de excepción; de ahí su eficacia: impacta incluso sin necesidad de comprenderla. Antológicas me parecen la «dreyeriana» escena de la cena y el viaje en barca hacia la isla.
[Leer más +]
155 de 176 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Cine puro ruso
Son tan escasas las muestras de cine que nos llegan de Europa del Este que resulta inevitable que al hablar de "El Regreso" a gran parte de los críticos les dé por citar a Andrei Tarkovski, referencia casi única del cine ruso de las últimas décadas. Más aun si sus dos jóvenes protagonistas se llaman Andrei e Ivan (por cierto, nombres diferentes de los que los personajes tenían en el texto original), y si el ruso Andrei Zvyagintsev comparte con el autor de "Sacrificio" su fascinación por el poder simbólico y fotogénico del agua, elemento omnipresente en la película.

Evidentemente, El Regreso se enriquece de más referencias, desde pictóricas (la primera y la última imagen del padre emulan la perspectiva de "Cristo Muerto", la obra maestra de Mantenga) hasta otros autores cinematográficos, de Dreyer (en las escenas del interior de la casa) y Theo Angelopoulos (otro gran fan de la fotografía acuosa) a Roman Polanski por su capacidad de crear tensión claustrofóbica en espacios abiertos. Pero, siguiendo el juego de citas, El Regreso recuerda sobre todo a "La Aventura" de Antonioni, película que el propio Zvyagintsev confiesa que le cambió la vida.

Itinerario de dos adolescentes con su padre reencontrado (interpretado espléndidamente por Konstantin Lavronenko, quien encima se parece a Anatoli Solonitsyn, actor fetiche de Tarkovski), con quien viven de forma concentrada todo el proceso de adoración-rechazo-destrucción-aceptación de la figura paterna, El Regreso es, sobre todo y por encima de todo, una muestra de cine moderno. Un viaje de descubrimiento interior enmarcado en la relación de los personajes con su entorno cuya comprensión absoluta siempre nos resultará inabarcable.
[Leer más +]
54 de 57 usuarios han encontrado esta crítica útil