arrow

Yi Yi (2000)

Yi Yi
Trailer
7,7
1.778
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
NJ Jian, su esposa Min-Min y sus dos hijos forman una típica familia de clase media, que comparte su apartamento en Taipei con la anciana madre de Min-Min. NJ tiene 45 años y trabaja como socio en una empresa informática que el año anterior obtuvo importantes beneficios, pero que pronto podría quebrar si no cambia de estrategia. Las cosas empiezan a ir mal para los Jian cuando el hermano de Min-Min, Ah-Di, se casa. De alguna manera entre todos los problemas que tienen deben aprender lo hermosa que es la vida y cómo hay que cuidarla, sea cual sea la situación que nos toque vivir. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Taiwán Taiwán
Título original:
Yi Yi
Duración
173 min.
Guion
Edward Yang
Música
Peng Kai-Li
Fotografía
Wei-Han Yang
Productora
Coproducción Taiwán-Japón; AtomFilms / Basara Pictures / Pony Canyon
Género
Comedia Drama Familia Historias cruzadas Comedia dramática
10
Subjetividad caleidoscópica
Antes que nada, hay que resaltar que "Yi Yi" se encuentra muy alejada (más en la forma que en el fondo) de los ascéticos experimentos de los otros taiwaneses Hou Hsia Hisen y Tsai Ming Liang, pero sin restarle por ello ningún mérito. Esta película es más clásica, heredera de la tradición oriental de directores como Naruse y Ozu, con el que guarda más de un parentesco, pero sin renunciar en ningún momento a la modernidad y al sentimiento de vacío del mundo capitalista de fin de siglo (tenemos un Antonioni más solapado y menos explícito que en sus compatriotas). De esta manera, veo esta película como el complemento perfecto a la sobrenatural Magnolia, alcanzando, con un estilo radicalmente opuesto, logros muy similares. Son las dos películas que marcan el cambio de siglo y que nos provocan una mezcla de lástima por lo no logrado y esperanza por lo que pueda llegar. Yo diría que la película se mueve entre tres fuerzas fundamentales: Ozu, Rohmer, y Paul Thomas Anderson, cogiendo lo mejor de cada uno hasta dar lugar a una mixtura perfecta.

A lo largo de las tres horas de duración de "Yi Yi", asistimos perplejos al desarrollo del trozo de vida de una familia en un momento en que todo empieza a tambalearse. Tenemos un matrimonio, dos hijos, una abuela, un tío recién casado, y un sinfín de aventuras cotidianas tratadas con una sutileza y un talento impresionantes. La acción avanza sin que apenas se note, a través de elipsis y fueras de campo, sin ningún tipo de subrayado, meciendo al espectador como una nana suave, invitándolo a pensar sin dar nunca pie al aburrimiento, haciéndonos ver la universalidad de los conflictos que se remueven en el interior de cada ciudadano.

Creo que es una película que aguantaría muchos visionados, pues su riqueza es tal que permitiría descubrir, a buen seguro, nuevas joyas en cada ocasión. Pero tengo que confesar que, ya de primeras, muchas escenas me produjeron éxtasis plutonianos. (Por ejemplo..., ver en Spoiler 1)

A pesar de contar con muchos personajes, todos ellos se articulan como piezas en torno al padre, NJ, que se ve forzado a adoptar en cada momento distintos puntos de vista para comprender todo aquello que le rodea. (Spoiler 2). Esa filosofía resume mucho de lo que intenta hacer el director con la película, mostrar al espectador esos pequeños fragmentos vida que parecen nimios pero luego resultan fundamentales, pasando desapercibidos entre los opacos muros que separan a los habitantes de las grandes ciudades.

La película es inabarcable en su complejidad y en sus ambiciones, así que no voy a intentar desentrañar nada, dejemos que cada uno la descubra por sí mismo. Muy pocas veces el premio al mejor director en Cannes estuvo tan bien dado.
[Leer más +]
63 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Ventanas
A la hora de afrontar el proyecto, quiero pensar que Edward Yang interpretó el papel de observador de fútbol. Como observador, podía desmembrar a cada uno de los personajes de una familia sin sentir apego, sin que su opinión quedara tergiversada o fuera parte del problema Así nace “Yi yi”. Única en su especie.

Uno a uno (yi yi), los personajes van llenándose de matices conforme la historia avanza. Siempre desde la lejanía que impone el director y desde una puesta es escena descaradamente singular y arriesgada. El director nos trasforma en mirones y al mismo tiempo en confidentes.

El uso del fuera de campo o incluso la cámara fuera de la escena, consiguen que percibamos el hermetismo en el que el ser humano vive. Incomprensibles burbujas de sentimientos y acciones en la caótica y extraña ciudad.

Durante tres horas, casi no existen primeros planos, demasiados personales, demasiado explícito para explicar la vida. Edward Yang narra “Yi yi” a base de planos generales, aguantando el plano unos segundos más de lo acostumbrado. Es una ventana. Pasas, te sientas, miras, te aburres y haces que te vas. Pero no te vas. Tu mirada regresa. El plano se mantiene. Los personas puede que hablen, puede que no. Pero sigues atento a tu ventana. La ventana que Edward Yang abrió para que tú miraras.
[Leer más +]
19 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil