arrow

A mitad de camino (1949)

6,2
49
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un hombre casado se fuga con su amante. Pero cuando ella muere en un accidente ferroviario, él se convierte en el principal sospechoso. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
The Interrupted Journey
Duración
80 min.
Guion
Michael Pertwee
Música
Stanley Black
Fotografía
Erwin Hillier (B&W)
Productora
Valiant Films
Género
Thriller Trenes/Metros
5
El temblor del adulterio
A mitad de camino, en efecto, se queda esta película de intriga, muy justita en todos los apartados, salvo en la fotografía casi expresionista de Erwin Hillier y la delicada interpretación de Valerie Hobson, quien años después cargaría con una de las cornamentas más célebres de la historia del siglo XX: su (segundo) marido era John Profumo, ministro de Defensa en el gabinete conservador de Harold McMillan, amante de una bailarina que era, a su vez, amante del agregado militar soviético. No obstante, se mantuvo férreamente al lado de su marido durante todo el escándalo. Bien, la película narra la fuga de John (casualidades de la vida) con su amante, pero arrepentido y vacilante obliga al tren a frenar para volver con su esposa Carol (Hobson). Lo que sigue es una narración de intriga con muchas vueltas y revueltas, y un final sorpresa que en aquella época era novedoso y ahora se ha visto repetido hasta la saciedad. Todo ello filmado con la habitual corrección británica por el desconocido Daniel Birt, quien filmó unas cuantas películas de intriga y murió muy joven. A mitad de camino es su único título estrenado en España. Discreto y contenido. Para amantes del cine de intriga británico.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El buscador de prímulas
Uno de estos films que gana un suspense intenso desde el empiece, en este caso gracias a una oscura fuga de amantes al parecer seguida en la sombra. La trama se separa del cine negro por un hecho contrario a los cánones del género, no obstante, las actuaciones magnetizan según suceden las investigaciones. Los cambios argumentales te llevan a creer en el arrepentimiento sincero y que es posible criminalizar a un inocente viajero por usar la alarma para parar un tren. Valerie Hobson, quien fue novia de Frankestein, te convence plenamente de sus generosos sentimientos y Tom Walls es el típico detective sagaz que se te presenta siempre como de casualidad, admirando las flores del jardín o paseando por el estanque. Cuando te quieres dar cuenta, está sentado en el salón de tu casa tomándose un té a la espera de pillarte en un renuncio.
[Leer más +]
3 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil