arrow

El gran Mitchell (1942)

6,2
67
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
A finales de 1920, el diseñador de aviones R.J. Mitchell considera que ha llegado a la cima del éxito con su revolucionario mono-avión. Pero, un día en Alemania, poco después de que Hitler asumiera el poder (1933), se da cuenta de que es vital diseñar un nuevo avión de combate para garantizar la supervivencia de Gran Bretaña. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
The First of the Few (Spitfire)
Duración
118 min.
Guion
Miles Malleson, Anatole de Grunwald (Historia: Henry C. James, Katherine Strueby)
Música
William Walton
Fotografía
Georges Périnal (B&W)
Productora
British Aviation Pictures
Género
Drama Bélico Aviones
8
“Un avión que respira fuego y escupe muerte y destrucción”
En 1940 Gran Bretaña, sola y aislada, hace todo lo posible, a través de su fuerza aérea, para defenderse de los ataques alemanes. Película de propaganda dirigida y protagonizada por el malogrado Leslie Howard en forma de eficaz biopic sobre el ingeniero aeronáutico R. J. Mitchell, genio visionario de la construcción aérea y creador, entre muchos otros aviones, del “Spitfire”, clave para el triunfo aéreo de los británicos en la batalla de Inglaterra y uno de los mejores aviones de guerra jamás creados.

Contada en forma de largo flashback por el comandante de la base y viejo colaborador de Mitchell -interpretado por David Niven- desde 1922 en que Mitchell, ensoñador y lleno de proyectos e ideas, trabaja creando hidroaviones al tiempo que sus diseños van venciendo en las sucesivas copas Schneider, hasta el año de su muerte en 1937 cuando los vientos de guerra se estaban cerniendo sobre Europa.

Es un relato fluido y enormemente entretenido, narrado con encomiable sencillez y magníficas elipsis, situándonos siempre en el tiempo histórico que le toca vivir, aquí el fascismo italiano, allí el naciente nazismo que rechaza el tratado de Versalles y construye en secreto aviones de guerra –es magnífico el encuentro con Wilhelm Messerschmitt, cuyos aparatos serán rivales durante la guerra- sin olvidar la emocionante música de William Walton con su famoso “Preludio y fuga Spitfire”, en las escenas de la construcción final del avión. Muy buena.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica