arrow

Tierra (1996)

Tierra
Trailer
7,0
10.187
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En alguna parte de ese inmenso océano negro que es el cosmos, hay una isla con colinas de tierra roja, a la que llega Ángel para fumigar y exterminar la plaga de cochinillas que produce en el vino un extraño sabor a "tierra". Bajo la atmósfera de unos cielos eléctricos y el contacto con unas gentes sencillas, Ángel encuentra la oportunidad de resolver su desdoblamiento de personalidad por medio de la elección entre dos mujeres. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Tierra
Duración
120 min.
Guion
Julio Medem
Música
Alberto Iglesias
Fotografía
Javier Aguirresarobe
Productora
Sogetel / Lolafilms
Género
Drama Romance Vida rural Drama romántico Drama psicológico
"Poema visual, fascinante (...) una película mágica"
[Cinemanía]
"Un guión con deficiencias de estructura y exceso de pedantería hace demasiado larga la primera parte. Más atractiva la segunda parte"
[Diario El País]
7
MEDEM, ESE ADOLESCENTE
1) En la adolescencia nos entregamos sin cálculo a grandes impulsos emocionales, de espaldas a la sensatez. Antes que adaptarnos a criterios racionales preferimos lanzarnos a visiones vehementes.
Es un modo de rechazar lo establecido y afirmarse frente al mundo.


2) Grandes concepciones: literal aterrizaje desde el universo, en zoom gigantesco; desde las galaxias hasta la tierra del planeta Tierra; desde escala cósmica, pasando por tomas aéreas de parcelas como edredones de patchwork, hasta el rojizo suelo de unos viñedos geométricos, escala cochinilla.

Personajes no cualesquiera, nada de realismo al uso.
Ángel, a quien una voz habla dentro: el ángel de Ángel. La parte de ti que ha muerto. Te hablo desde el cosmos. Yo, esa voz que sale de tu mente, mitad hombre, mitad ángel.

Un adolescente se entrega a ideas descomunales, aunque no esté seguro de poderlas manejar. Plantearlas ya es mucho: se toca algo misterioso. Con terquedad característica insiste una y otra vez en las cuatro ideas, las repite para actualizar su fuerza poética. El vino que sabe a tierra. Uno lo dice. Y en algún momento el otro, y el otro. Y él se llama Ángel. Se lo preguntan, cómo te llamas, diez o doce veces. Y si no se lo preguntan, lo dice él: Me llamo Ángel.
Ángel que, por ende, se pone un cordero sobre los hombros, como un moscóforo. Además de Ángel, Cristo. Domador de cochinillas.

También es maniobra poética definir el sitio del relato con viñedos terrosos, tres o cuatro casas aisladas, un invisible jabalí al acecho, la luna llena, los cables de transmisión y un bar como una cueva de tierra roja.
Bajo los viñedos, las galerías esponjosas de las cochinillas. Arriba, un cielo que lanza rayos mortíferos. Más arriba, o alrededor, el cosmos desde donde los ángeles emiten sus voces.

Medem no se anda con chiquitas. Se lanza con todo a este espacio y lo filma con potencia visual autónoma.
Los fumigadores con traje blanco de escafandra, como cosmonautas o extraterrestres.

Se vuelca con sus actrices. Las adora. Todas son musas. Emma Suárez es siempre una intérprete maravillosa, cautivadora. Y Silke está en la cima de su fotogenia.
Porque también es maniobra poética el culo de Silke, enfundado en cuero y desenfundado, teoría visible de la armonía de las esferas.
Emma angélica y Silke caliente, diciendo que tiene mucho sexo.
Silke follando, con su cadenita en la cintura, convirtiendo la película en un primigenio horno de terracota.

[Por falta de espacio, y perdonen el alargamiento, sigue en ‘spoiler’ sin revelar argumento. Va por Medem…]
[Leer más +]
36 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
"Tierra" y la mitología vasca pre-cristiana
En Tierra aparecen algunas de las características reiterativas del cine de Medem: un hombre en crisis que se debate entre dos mujeres, la importancia de la naturaleza, la incorporación del punto de vista de los animales, la confusión entre causalidad y azar... Pero, sobre todo, Tierra es una de las obras de Medem en la que más claramente se recogen elementos de la mitología vasca pre-cristiana, y se reelaboran en base a una narración determinada. Uno de los aspectos de la cultura ancestral vasca reflejados en Tierra es el referente a la casa y los difuntos. La casa constituye un lugar sagrado, donde se reúnen los miembros vivos de una familia y también los muertos, ya que antes de la llegada del cristianismo éstos se enterraban en sus casas, creando un vínculo perdurable con los antepasados. Y así es como Tomás, el padre de Ángela, logra contactar con su difunta mujer merodeando alrededor de su casa.

En el film, el personaje que Silke interpreta se llama igual que la principal deidad de la mitología vasca: Mari, la Madre Tierra, una mujer que gobierna la naturaleza y controla los fenómenos meteorológicos. Es una diosa ctónica, ligada a lo subterráneo, que vive en cuevas, lo cual se traduce a una imagen literal en el film: Mari acude con frecuencia al bar de su hermano Julio, que precisamente es una gruta escarbada en un cerro de tierra rojiza, el color tan particular de la zona. Además, el término ctónico en la psicología junguiana designa los impulsos del inconsciente tales como la sensualidad y la lujuria, muy patentes en el personaje de Silke. Por otra parte, los pastores vascos que rendían culto a Mari tenían la costumbre de sacrificar un carnero en su nombre con la intención de que la diosa no desatase tormentas que dañasen a todo el ganado. Y este sacrificio es precisamente lo que abre la película. Antes de morir Ulloa dice que vio "la carretera y a Mari" y, más adelante, Mari lo reconocerá: “dile a Ulloa que tienes razón. Yo le tiré el rayo.”

Cuando Ángel llega a la comarca, lo primero que hace es rescatar a un cordero colocándoselo sobre los hombros, en una actitud claramente mesiánica. El nombre de la empresa de fumigación de Ángel, que aparece en su furgoneta y en el bidón de pesticida, es Urtzi. Y es que, cuando el cristianismo llegó a Euskal Herria, los vascos llamaron Urtzi a Dios, la deidad masculina que habita en el cosmos, en contraposición a Mari, que vive en la tierra. En consecuencia, se pasó de una religión matriarcal, que diviniza la naturaleza, considera al humano un ser más en ella, y concibe el sexo como algo natural, a una religión patriarcal, donde la mujer nace del hombre, la naturaleza se supedita, y el sexo es pecado. Tierra pone de manifiesto este conflicto tierra-cielo: Ángel, mitad hombre mitad ángel, mitad vivo mitad muerto, deberá elegir entre Mari o Ángela.
[Leer más +]
25 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil