arrow

Regreso al futuro III (1990)

Sinopsis
Marty McFly sigue en 1955 y su amigo Doc ha retrocedido al año 1885, la época del salvaje oeste. Éste le envía una carta donde comenta que la máquina del tiempo está averiada, y que es imposible repararla. Sin embargo no le preocupa estar atrapado en el pasado, pues allí es muy feliz trabajando de herrero aunque convive con malhechores. Pero Marty descubre una vieja tumba en la que lee que Doc murió en 1885 y, sin pensárselo dos veces, irá a rescatar a su amigo. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Back to the Future. Part III
Duración
118 min.
Guion
Bob Gale (Historia: Bob Gale, Robert Zemeckis)
Música
Alan Silvestri
Fotografía
Dean Cundey
Productora
Universal Pictures
Género
Ciencia ficción Comedia Fantástico Aventuras Western Viajes en el tiempo Comedia juvenil Cine familiar Secuela
Grupos  Novedad
Regreso al futuro
10
ADIÓS MARTY Y DOC Y HASTA SIEMPRE
La última aventura definitiva de Marty y Doc es un homenaje a los Westerns y un sueño hecho realidad para el equipo técnico de hacer una peli de vaqueros sobretodo para el fotográfo Dean Cundey que siempre soñó con rodar un Western, aquí a pesar de lo que digan algunas críticas me parece una tercera parte divertidísima con dosis de humor, en las dos primeras partes ya hicieron lo que pudieron con la familia McFly, en esta se centraron más en Doc Brown, sobre quien es y como llegó a ser cientifico y fue el libro de su autor preferido Julio Verne "20.000 leguas de viaje submarino" que leyó un montón de veces cuando era niño y le hizo descubrir que queria ser inventor, otra cosa más que hicieron con él es que se enamorara de una maestra también admiradora de Verne eso fue algo muy bonito pero para otros una locura.
Lo mejor fue que la Universal no explotó demasiado la gallina de los huevos de oro porque así no creo que hubiesen destorzado la taquillera franquicia, hubo rumores sobre alguna remota posibilidad de rodar una cuarta parte pero debido a la enfermad del parkinson que padece Michael J. Fox nunca se hizo, pero yo os digo que es mejor dejar de hacer más entregas y conformarnos con una trilogía, así pues los legendarios personajes Marty McFly y Doc Brown deben permanecer en la memoria de la cinematografía y en sus famosas películas para siempre.
[Leer más +]
40 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Cuando llega el amor
En el mundo de la ficción abundan los científicos escépticos y aguafiestas que no creen en la magia y que luego resulta que estaban muy equivocados y seguramente se los come un montruo, y abundan también los científicos que juegan a ser dioses y la lían resucitando muertos o clonando dinosaurios para simbolizar los temores que el conocimiento no supersticioso inspira en las masas. Entre la dificultad intríseca de las matemáticas y lo poco atrayente de estos dos clichés, los adolescentes prefieren estudiar todos itinerarios de letras, y así nos va luego en el mundo real.
Uno de los logros de la saga de Regreso al futuro era el personaje de Doc Brown: un científico diferente, cachondo y alocado pero moralmente irreprochable, capaz de inventar cosas que molan y que funcionan y capaz de hacer que los niños se interesen por la ciencia y la tecnología como fuentes de asombro y fascinación.
Doc era la alegría de la fiesta, tenía las mejores líneas de diálogo y tenía una divertida manera de hablar y de moverse, un peinado relativista, una inolvidable cara de loco, unas ropas graciosas y una espalda encorbada a lo Groucho Marx... aunque se rumorea que esto último era más que nada para compensar la altura de un Christopher Lloyd que si no se encorbaba no había manera que cupiese en el mismo plano que el diminuto Michael J. Fox.

El problema de Regreso al futuro 3 es que Doc Brown se echó novia y, al igual que tantos otros hombres que se han echado novia antes que él, se convirtió en un tío aburrido. Los chistes se esfumaron, empezó a pronunciar algunas frases sin gritar ni acalorarse, e incluso hay una escena en la que casi aparece erguido del todo.
Zemeckis y Spielberg pueden sacar todos los patinetes atómicos y todas las locomotoras de colorines que quieran, pueden hacer homenajes a Clint Eastwood, pueden hacer 20 guiños autorreferentes y pueden sacar a Martin McFly bailando el moonwalk en una taberna... pero con un Doc enamorado el ritmo de la película se resiente.

Además, ya se sabe que no hay que jugar con el viaje en el tiempo y que es peligroso interaccionar con los antepasados, y el pobre Jota Fox no lo hizo una sino tres veces y parece que pagó las consecuencias entrando en un infundíbulum cronosinclástico a partir del cual las dimensiones del mundo físico convencional dejaron de significar nada para él, y se esparció a lo largo de la flecha del tiempo.
Es difícil explicar este fenómeno sin utilizar ecuaciones diferenciales, pero saltan a la vista los efectos secundarios que sufrió el chaval:
a) el tío empezó a sufrir Parkinson y enfermedades propias de la tercera edad cuando supuestamente cumplía 30 añicos,
y b) el paso de los lustros y las enfermedades no parecen afectar para nada su careto de adolescente y lleva medio siglo con una desconcertante pinta de crío.

This is heavy, Doc.

Nota: sufi.
[Leer más +]
56 de 91 usuarios han encontrado esta crítica útil