arrow

E.R.: Urgencias (Serie de TV) (1994)

E.R.: Urgencias (Serie de TV)
Trailer
6,7
40.137
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (1994-2009). 15 temporadas. 331 capítulos. Prestigiosa serie que narra la vida cotidiana, tanto profesional como personal, del equipo del médicos, enfermeras y administrativos del Servicio de Urgencias del Hospital General de Chicago. Galardonada con más de 20 Premios Emmys y producida, entre otros, por Steven Spielberg (Amblin Television) en asociación con la Warner Bros Inspirada en la obra del famoso guionista y novelista Michael Crichton (Parque Jurásico). (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
E.R. (TV Series)
Duración
45 min.
Guion
Michael Crichton, David Zabel, Joe Sachs, John Wells, R. Scott Gemmill, Lydia Woodward, Jack Orman, Lisa Zwerling, Dee Johnson, Neal Baer, Paul Manning, Carol Flint, Janine Sherman, Karen Maser, Virgil Williams, Lance Gentile, Samantha Howard Corbin, Mark Morocco, Sonya Steele, Meredith Stiehm, Linda Gase, Shannon Goss, Walon Green, Robert Nathan
Música
Martin Davich (Tema: James Newton Howard)
Fotografía
Arthur Albert, Anthony R. Palmieri, Richard Thorpe, Thomas Del Ruth, Héctor R. Figueroa, Jamie Maxtone-Graham, Philip Holahan, Michael Alan Brierley
Productora
Emitida por NBC; Warner Bros. Television / Amblin Television / Constant C Productions / John Wells Productions
Género
Serie de TV Drama Medicina
Categorías 1
Premios 43
Ver más
Si ha llegado (y leído) hasta aquí quizá sea porque Ud. es "uno de los nuestros": una tribu dispersa y ecléctica de miles de ciudadanos del mundo con un indiscutible mandamiento en nuestra cultura audiovisual: no te perderás "Urgencias". La propia serie es la religión. Sus sumos pontífices: Michael Crichton, Christopher Chulack y John Wells. Tres genios creadores de un universo paralelo. Explicar a éstas alturas qué es y por qué es tan imprescindible, tan adictiva, es tarea inútil. Nos ha llevado una década, ha crecido con nosotros. Se es o no se es rendido seguidor de E.R. Incluso a un neófito hacerle ver un episodio es proselitismo incompleto, casi estéril. Le podrá gustar, pero seguramente no entenderá nuestro credo: la devoción incondicional por una serie que exprime el máximo talento de un grupo de guionistas, realizadores y actores con una habilidad especial para emocionar, contar y conectar. La admiración total por una forma de mostrar la vida (con sentido común, con sutileza y con verosimilitud) sin parangón en la historia de la televisión (lleva 108 nominaciones a los Emmy). En cuanto a su capacidad para transmitir y hacernos cercanos los múltiples personajes y cientos de historias que han ido y venido a lo largo de estos años... E.R. está por encima del resto (para quien esto escribe, con la única excepción de "The West Wing", la mejor serie jamás escrita: otro prodigio de guión, de personajes y realización con el mismo poder de fascinación, además de la serie -por cierto, también producida por John Wells- que la desbancó en los premios Emmy). Contra la extensa mediocridad y la vacuidad galopante del amplio espectro cultural de Occidente [de los años noventa★], esta serie (casi un propio reflejo de nuestras vidas a través de las de un grupo de hombres y mujeres del personal médico de un hospital de Chicago), es la mejor medicina televisiva mundial. Sus temporadas completas en DVD deberían viajar en futuras sondas Pioneer [★Nota: crítica escrita en el año 2002, justo antes de que la HBO cambiara para siempre el panorama audiovisual con sus series magistrales]
[FilmAffinity]
8
Yo soy uno de los creyentes (8.2)
Como dice Pablo Kurt, esta serie es como una religión para muchos de nosotros. Es una de las que más me ha enganchado en toda mi vida.
El apartado técnico es, con permiso de "Hermanos de sangre", el mejor de la historia de la televisión (fotografía, movimientos de cámara, decorados, atrezo...); la magnífica música es tierna o trepidante según la ocasión; cada actor calza perfecto en su papel; los guiones son bastante buenos; la documentación médica es muy correcta (he conversado sobre ello con un colega que es médico); la alternancia entre intimismo y "acción" es perfecta; etc.
Sólo os diré que he preferido perderme muchas películas que tenía ganas de ver por coincidir con su emisión.

Tres inconvenientes: 1, en España se emite a horas intempestivas por canal público (en mi casa tenemos la suerte de poder permitirnos televisión por cable); 2, se está prolongando excesivamente; 3, al County General van pacientes demasiado peculiares como para creérselos (de todas formas, no se flipan tanto como en otras series; prefieren otorgar el protagonismo a los problemas personales de los protagonistas principales).

En definitiva, un gran culebrón que me hace soltar esas lágrimas que a veces uno contiene al final de un día complicado.
[Leer más +]
31 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
YO CREO
Si "Urgencias" es una religión, entonces yo ... creo.
Urgencias es, para mí y sin ningún género de duda, la mejor serie de todos los tiempos, no hay ninguna otra serie de tv que pueda lograr engancharte de esta manera. Desde el día en que la vi por primera vez te agarra sin posibilidad de escapar, todo los actores y actrices, los secundarios y los extras que purulan por el hospital realizando sus tareas (no estáticos como en series más "nuestras"), los continuos movimientos de la cámara que no hace más que añadir tensión a los momentos más dramáticos, así como la suavidad con que las direcciones de los capítulos tratan los momentos más íntimos de los profesionales, el acompañamiento musical de esas escenas y las evoluciones de los personajes. Además la serie ha sabido remontar los abandonos de sus estrellas, simplemente porque hay sustancia en cada uno de los guiones. Y no menciono el trabajo de postproducción, y documentación que la convierten en un trabajo meticuloso.
A destacar el capítulo (doble) de la sexta temporada dirigido por Laura Innes con escenas en las que desde el insoportable Dr. Romano al último secundario, con simples expresiones faciales, y la música, son capaces de expresar muchas cosas.
[Leer más +]
22 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil