arrow

El último gran día (2009)

Sinopsis
En las estribaciones de los Montes Apalaches, al este de Tennessee, circulan terribles historias sobre Felix Bush, un hombre que vive aislado como un anacoreta. Algunos recuerdan que era un joven inquieto e inteligente que sólo soñaba con recorrer el mundo, pero, en realidad, nadie conoce su secreto. Sin embargo, el temible solitario está preparando su propio funeral y piensa asistir a él para revelárselo a todos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Get Low
Duración
101 min.
Guion
C. Gaby Mitchell, Chris Provenzano, Aaron Schneider, Scott Seeke
Música
Jan A.P. Kaczmarek
Fotografía
David Boyd
Productora
LARA Enterprises / TVN / Zanuck Independent
Género
Drama Thriller Basado en hechos reales Años 30 Vejez Cine independiente USA
6
Looking for Eastwood
"Get Low" es el debut en el largmometraje del cortometrajista Aaron Schneider, ganador de un oremio de la academia hace unos años y que para su primer film ha decidido apostar por una cinta clásica, con ambientación añeja, centrada en un personaje de evolución habitual (de cascarrabias al que todos temen a ser aceptado socialmente) cuando decide hacer una fiesta para celebrar su funeral... sin haber muerto, únicamente con la excusa de saber lo que los demás piensan de él y, de paso, aclarar un terrible secreto que le ha llevado a estar cuarenta años alejado de la civilización.

El encargado de interpretar el papel principal es Robert Duvall, uno de los mejores actores de su generación y que, como siempre, rinde a un nivel altísimo. Es él quien eleva una película que no da sorpresas a nivel argumental ni técnico, que a pesar de contener una dirección aceptable tampoco se alza como ninguna gran obra. Schneider parece no saber moldear este material que, en manos de algún otro director (se me ocurre Eastwood, que con veinte minutos más de metraje centrándose en el personaje de Rudall podría haberla convertido en un clásico del cine reciente) habría ido más allá.

Lo que queda de Get Low es la sensación de haber asistido a una obra dramática conservadora, con momentos de comedia principalmente derivados de Murray, y unas interpretaciones por lo general bastante buenas, tanto de los cla´sicos (Duvall, Spacek) como del -aún- desaprovechado Lucas Black. No es brillante, pero se deja ver y, dentro de lo que viene siendo el cine americano actual, encierra momentos bastante notables que la hacen, al menos, digna de verse. Eso sí, en versión original.
[Leer más +]
22 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Epitafio para un ruiseñor
Aaron Schneider es uno de esos jóvenes valores de la industria cinematográfica norteamericana en imparable ascenso. Después de curtirse en el mundo de las series de televisión y ganar un Oscar al mejor cortometraje por Two Soldiers Schneider se estrena como director poniendo bajo su batuta nada más y nada menos que al excelso Robert Duvall, un lujo que muy pocos directores primerizos pueden permitirse. Podríamos resumir su bautizo como una película sencilla sobre ese momento al final de nuestras vidas en el que todos nosotros sentimos la necesidad de saldar cuentas con los errores del pasado.

Robert Duvall es el incuestionable alma máter del film. El espectador no puede sino rendirse ante la magistral interpretación de uno de los grandes actores vivos del cine moderno, un trabajo que está por encima de calificaciones. Frente a nuestros ojos circula toda una vida dedicada a la gran pantalla en la esplendida gloria de su ocaso. A pesar de las arrugas y la permanente barba, los ojos de Duvall siguen siendo igual de azules y honestos que en aquella primera aparición en Matar a un ruiseñor, una obra maestra del séptimo arte que nos remonta a la misma época y entorno que los de esta película. Su trabajo huele a Oscar. Junto a Duvall tenemos a un Bill Murray que nunca decepciona. Es un valor seguro cuando se trata de comedia. Se echan de menos más apariciones del prometedor Lucas Black y los curtidos Sissy Spacek y Bill Cobbs.

Aunque la dirección de Aaron Schneider es completamente funcional, sin ningún tipo de descubrimiento más allá de los formalismos clásicos, si que hay que alabar la cuidadísima fotografía del film y su ambientación. Habiendo trabajado como director de fotografía en producciones como El inolvidable Simon Birch o Titanic Schneider cede el testigo a su colega David Boyd, quién consigue dar a la película una extraña luminosidad otoñal de lo más nostálgica. La América rural de los años treinta aparece representada con un gusto más cinematográfico que documental pero a la vez alejado del tópico de la fotografía en sepia. Tampoco pasa desapercibida la música del polaco Jan A.P. Kaczmarek a la que se suman los indispensables sonidos del Country americano.

No se puede negar que Aaron Schneider apunta buenas maneras pero da la impresión de que ha querido contenerse de tal manera en la realización de su ópera prima que su película no termina de levantar el vuelo de tan correcta. A los espectadores nos queda una insuperable sensación de cuento a medias, de potencial desaprovechado. Hay ideas, historia y personajes, pero por culpa del poco desarrollado guión de Chris Provenzano y C.Gaby Mitchell y de la dirección impersonal de Schneider Get Low se queda en una película olvidable que solo se salva del desastre gracias al carisma de Robert Duvall. Su fábula sureña no muestra en ningún momento más pretensiones que las que busca y precisamente por eso está a medio camino de ningún sitio.
Keichi
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil