arrow

La morada del miedo (2005)

La morada del miedo
Trailer
Añadir a listas
Sinopsis
Basada en un suceso real. El 14 de noviembre de 1974 en Long Island, Nueva York, la policía recibió una escalofriante llamada telefónica que les condujo a una espantosa escena de un crimen en una residencia en Amityville. Una familia había sido asesinada en sus propias camas. En los siguientes días, Ronald Defeo confesó que él mismo había disparado a sus padres mientras dormían, culpando a unas voces que le decían que debía matarlos. Un año después, George y Kathy Lutz y sus tres hijos se mudan a la misma casa, creyendo que se trata del hogar de sus sueños. Pero poco después de haberse mudado, extrañas situaciones empiezan a suceder, mientras George comienza a ser atormentado por las voces que existen en la casa... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Amityville Horror
Duración
90 min.
Guion
Scott Kosar, Sandor Stern (Novela: Jay Anson)
Música
Steve Jablonsky
Fotografía
Peter Lyons Collister
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) / Dimension Films / Platinum Dunes
Género
Terror Sobrenatural Casas encantadas Basado en hechos reales Remake
Grupos  Novedad
Amityville
"Estimable filme de terror cuyo único (y decisivo) defecto es que ya estaba hecho. (...) Douglas demuestra que tiene talento para crear atmósferas malsanas sin excesivos trucos de dirección."
[Diario El País]
"Un bodriete (...) La historia se cae de risa de puro tópica"
[Diario ABC]
3
Terror efectista
No quería escribir nada sobre "La morada del miedo" sin haber revisado "The Amityville Horror" de 1979. La original no da mucho miedo, opta más por la psicología y los fluidos. Como muchas películas antiguas de terror provoca más la risa que el susto.

El remake o la nueva adaptación del libro basado en hechos reales tampoco produce mucho terror, se encamina hacia el susto fácil y efectista, el terror edulcorado y resultón con efectos digitales.

Y eso que la historia real da miedo, al menos si te la cuentan en un programa de radio de madrugada con voces y musiquita gótica de fondo. Un asesinato múltiple con culpable pero con un móvil no esclarecido para muchos. ¿Locura, mentira o realidad? Una historia que es leyenda, sobre todo en EEUU donde despierta mucho interés, millones de libros vendidos y número uno en el box office en su semana de estreno. Desde luego más de uno se pensaría pasar una noche en esa casa y ver qué ocurre a las 03:15 de la madrugada.

"La morada del miedo" no me parece tan detestable como otras producciones similares, se deja ver aunque tenga momentos lamentables y sea todo tan tópico y predecible. Si a alguien le interesa la historia que se documente por otras vías y tome las dos películas como simples anécdotas.
[Leer más +]
26 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
La morada del tedio
Ya no hablo del tedio que produce el aburrimiento, que no es el caso. Hablo del tedio de contemplar, vez tras otra, como reciclan ideas para realizar un corta-pega de lo más chapucero y vendérnoslo como una historia de terror de la que se pueda sacar algo en claro, algo de interés.

De todos modos, con Michael Bay tras todo el meollo y un tal Andrew Douglas que nadie sabe como ha terminado ahí tras las cámaras, no cabía esperar demasiado, a lo sumo que la tal Melissa George (que parece tener de actriz lo que yo de butanero) te alegrase la vista y que Reynolds... esto... Reynoooldddsss... mmmmmh... mejor que no apareciese demasiado en pantalla, eh.

Por lo demás, todo queda en un batiburrillo de escenas sin tensión alguna, donde el misterio se diluye en un montón de estúpidos y pueriles tópicos y el desarrollo se rompe en pro de un esquema tan desgastado como cansino (familia feliz llega a casa, se dan ciertos acontecimientos, alguien investiga por su cuenta, fin del rollo patatero).

Lo de los críos es ya un caso a parte, porque al tal Jesse James me lo ventilaría yo en el minuto cinco: Sin necesidad de hachas, demencia o cualquier otra soplaguindez con la que impregnen el guión. Eso sí, menuda forma la del Reynolds de fingir demencia... que lo de poner cara de chungote ya está muy visto, ¡atontao! Lo que si sería demencial es que el tipejo en cuestión cobrase algo por tomarles el pelo a sus compañeros de reparto como aquí hizo.

El único horror tangible en esta cosa, es ver como los críticos no supieron ponerse de acuerdo en lapidar una calandraca de tamañas dimensiones, y es que llegar a leer que esta cosa es elegante o tiene atmósfera, es lo terrorífico de verdad. Pero terrorífico, terrorífico. Para cagarse por la pata abajo, vamos.
[Leer más +]
32 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1