arrow

Arma letal 2 (1989)

Arma letal 2
Trailer
6,1
50.226
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La pareja de policías formada por Martin Riggs (Mel Gibson) y su compañero Roger Murtaugh (Danny Glover) se enfrenta ahora a una poderosa organización surafricana de traficantes de droga que opera en Estados Unidos. Su misión principal es la de proteger al testigo protegido Leo Getz (Joe Pesci), un alocado contable que ha blanqueado dinero para la banda y que en unos días va a testificar contra ellos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Lethal Weapon 2
Duración
110 min.
Guion
Jeffrey Boam, Shane Black, Warren Murphy
Música
Michael Kamen, Eric Clapton, David Sanborn
Fotografía
Stephen Goldblatt
Productora
Warner Bros. Productor: Joel Silver
Género
Acción Policíaco Secuela Buddy Film
Grupos  Novedad
Arma letal
7
Letalmente taquillera
Riggs (Mel Gibson) y Murtaugh (Danny Glover) regresan después de la taquillera “Arma letal” (1987) para rematar la faena tanto en taquilla como en escena. La secuela, dirigida también por Richard Donner como también hará en el resto de las películas de la saga, no sólo está al mismo nivel de calidad que la primera, sino que de alguna forma incluso la supera, cosa harto difícil.

En esta “Arma letal 2” se sigue dando el argumento simplón de siempre: unos traficantes sudafricanos hacen de las suyas para introducirse en el mercado norteamericano, y la pareja de policías deberán pararlos. Una vez más, y tal y como ocurriera en la primera parte, la trama principal es lo de menos; importa más el desarrollo, la relación entre Riggs y Murtaugh, las trepidantes escenas de acción, los cómicos diálogos de los protagonistas y, en fin, la química indiscutible que despiden Gibson y Glover. La dirección de Donner vuelve a ser una vez más acertada, con sus pausas y sus desenfrenos y, sobre todo, por su alma nada pretenciosa.

Volvemos a ver lo mismo que en la cinta anterior pero multiplicado por dos, como buena secuela que es. Esa fórmula no funciona siempre, de hecho, funciona un mínimo porcentaje de veces, pero Donner no sólo sabe mantener en su “Arma letal 2” el encanto de la primera, sino que consigue mejorarlo y nos ofrece además escenas ciertamente memorables, como la del pobre Murtaugh con los pantalones bajados sentado en el retrete de su casa, esperando que los artificieros desactiven la bomba que alguien ha puesto para volarle, literalmente, el culo. Una escena en la que tensión y humor se dan la mano de forma indivisible y narrada de forma brillante.

Por si tuviéramos poco con Mel Gibson y Danny Glover, a la fiesta se les une Joe Pesci, un contable encargado de blanquear el dinero de la mafia al que deben proteger como testigo que declarará en contra de los traficantes. Su carácter extrovertido y casi infantil es un afable complemento más en los diálogos sin desperdicio de sus protectores, convirtiendo su personaje en fijo para las siguientes entregas de la saga.

Donner firma así un muy entretenido filme, consagrando sus “Arma letal” como una saga imprescindible para los aficionados al género.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Te tienes que reír
Creo que esta película te hará recordar, como dice la canción, los días felices, porque es una movida como ninguna. Qué no es para tanto, jode que no, la forma en que compaginan los tres en la acción, lo que se dice la química entre ellos, es algo grandioso y difícil de encontrar algo parecido entre tres protagonistas para este género de películas. Tienen un fondo que te harán recordar los días felices porque contagian alegría y como es antigua te queda como el cachondeo que viviste en tiempos pasados.
A mí personalmente me ha ganado Joe Pesci recogiendo del andén de la carretera la pistola de Riggs que se le había caído, como siempre le pasa, me ha llegado al corazón. Es un detalle de amigo, de amigo que se preocupa. Se lo habría dicho Murtaugh: -Anda, coge la pistola de Riggs, que ya se le ha caído al gilipollas. Hay que tener en cuenta que perder la pistola un policía es un compromiso grande, tiene que dar muchas explicaciones y queda como el culo ante los superiores. El caso es que es total la entrega de ese tipo con la pareja de polis, y cómo le aceptan de buen rollo, es un punto el que alcanzan los tres que casi desvirtúan el grave asunto que les ocupa.
Cómo se enrolla Riggs con la rubia funcionaria, con una naturalidad que creo que iba en serio. La tía cae a la primera, es inevitable. Seguro que quedaron luego. Y cuando veas al sargento Murtaugh pensando que va a morir en un váter, reirás con los dos después como ríen ellos, te lo garantizo; seguro que has reído igual con un amigo en alguna ocasión.
Me hace gracia ver a Riggs en la comisaría, es que no le pega. Si uno se fija se dará cuenta que en realidad es el único que no tiene mesa, creo que no tiene ni ordenador ni archivo ni boli ni nada. Pistola sí. Debe estar dando el coñazo todo el día a sus colegas de un lado a otro. Seguro que no ficha ni al entrar ni al salir. Bueno, obligada, inolvidable como las demás de la franquicia. Me encanta Mel, y me encanta como es, le aplaudo y que diga lo que quiera que ni sé lo que habrá dicho ni me importa, y el que se meta con él es un gilipollas. Voy a conseguir una foto de los tres y me la pondré en un marco y cuando quiera sonreír o me sienta solo, la echaré un vistazo.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil