arrow

Thermae Romae (2012)

Thermae Romae
Trailer
5,5
119
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un arquitecto de la Antigua Roma es transportado a la casa de baños del Tokio actual. Adaptación del manga de Mari Yamazaki. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Terumae Romae (Thermae Romae)
Duración
109 min.
Guion
Shogo Muto (Manga: Mari Yamazaki)
Música
Norito Sumitomo
Fotografía
Kazunari Kawagoe
Productora
Fuji Television Network / Toho / Dentsu / Enterbrain
Género
Comedia Ciencia ficción Viajes en el tiempo Antigua Roma Live-Action
7
Divertida y bien ambientada
Partamos de la base de que este film es una comedia ligera sin pretensiones; que está pensada, guionizada y dirigida, en un principio, para el público japonés; adaptada de un manga que debe contener mucha más información y mejor detallada (lo desconozco porque no lo he leído), y que no es Regreso al futuro.
Entonces, ¿se trata de una película mediocre? En mi opinión, ni mucho menos.
Solamente el esfuerzo de ambientar la Roma de Adriano en los estudios Cinecittà y no quedarse en Japón y tirando de CGI, y encima, hacerlo con profesionalidad y cariño por el detalle, ya le hacen merecedora del aprobado. Pero es que, además, el planteamiento de la historia es muy divertido: un romano del siglo II d. C. que aparece en los baños públicos del Japón moderno y que confunde a los japoneses que allí se encuentra con un grupo de esclavos procedente de la tribu de "los cara planas" que parecen contar con una cultura del baño mucho más avanzada tecnológicamente que la del Imperio romano. Hay muchísimas películas que tratan mejor (y peor) el tema de los viajes espacio-temporales; pero no hay tantas tan originales y desenfadadas.
Es cierto que, transcurrida media película, empieza a tomarse demasiado en serio a sí misma y el ritmo decae con el despliegue simplón y algo inverosímil de la trama histórico-política; pero de nuevo debemos recordar que se trata de una comedia, no de Gladiator o Yo Claudio. Este bajón en la intensidad creo que tiene relación con la protagonista femenina y su entorno. La trama de la aspirante a ilustradora de manga está poco desarrollada por lo que, cuando ella cobra más protagonismo en la historia, ésta empieza a decaer. Pero imagino que no se puede hacer una película casi familiar solamente a base de humor surrealista y algo escatológico.
Mi consejo final es que merece mucho la pena verla, porque vamos a pasar un buen rato, a reírnos con los enredos y confusiones, a deleitarnos con los escenarios y el vestuario y a reconocer que, el cine japonés, cuando abandona muchas de sus obsesiones culturales puede llegar a ser muy fresco y creativo (como todos, imagino).
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
De la comedia al drama sin lubricante.
Con un argumento tan alocado esta película lo tenía todo para gustarme sí o sí y tal vez ese ha sido el auténtico problema: tenía unas expectativas muy altas y tal vez no sea tan mala como me ha parecido... o sí.

Siendo sincero la primera parte me pareció divertidísima, en ella Lucius se dedica a viajar entre su época y el Japón actual adaptando los avances tecnológicos a sus termas y triunfando como arquitecto. Aquí película no se toma nada en serio a si misma, resultando divertida y sorprendente: las escenas de la antigua Roma están rodadas en los famosos estudios italianos Cinecittà, donde también se rodaron las series Roma e Imperium entre otras muchas producciones, y se nota ese toque de calidad, porque los escenarios son impresionantes y lucen de maravilla. Es descacharrante ver actores japoneses interpretando a personajes romanos entre centenares de extras occidentales y los efectos especiales van entre lo bueno y lo cutre buscado a posta. Es imposible no reírse ante las caras de sorpresa de Hiroshi Abe (Lucius) ante sus modernos descubrimientos (que atribuye a alguna tribu esclava de los romanos) y sus particulares adaptaciones en la Roma imperial. Hasta aquí todo bien y entendía porque gustaba mucho a la gente.

En la segunda parte la película pretende ponerse seria y eso no le sienta nada bien por culpa de las dos subtramas que toman protagonismo: por un lado la vida de la aspirante a dibujante de manga se convierte en un drama y termina viajando a la antigua Roma; por el otro Lucius, abandonado por su esposa, se ve envuelto en una trama política para decidir quien será el futuro emperador del imperio, pero sus viajes en el tiempo han afectado el curso de los acontecimientos y deberá enderezarlos. El problema es que el drama entra en escena pero no emociona, es liviano y no transmite urgencia y nada de nada, solo hace que la película se vuelva tan lenta y tan aburrida que estuve a punto de quitarla.

Thermae Romae me pareció una película muy descompensada, con una primera parte divertidisima y una segunda horrorosa, lenta, aburrida, interminable y ridícula. Y es una lástima, porque empieza con muchos aciertos y termina metiendo el drama de malas maneras y sin saber llevarlo para que emocione e interese al espectador.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil