arrow

Casta y pura (1981)

3,6
86
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tony, un rudo campesino, está muy preocupado porque su mujer Emma, la dueña del patrimonio familiar, se está muriendo. Para evitar que su hija Rosa, de quince años, divida las tierras cuando se case, hace firmar a su mujer un poder que estipula que Rosa no podrá casarse mientras viva su padre. El conflicto surge cuando Fernando, un huérfano adoptado por la familia, se enamora de ella. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
Casta e pura
Duración
88 min.
Guion
Bruno Di Geronimo, Ottavio Jemma, José Luis Martínez Molla (Historia: Michel Gast)
Música
Alfonso G. Santisteban
Fotografía
Alberto Spagnoli
Productora
Coproducción Italia-Francia-España; International Apollo Films / José Frade Producciones Cinematográficas / Les Films Princesse
Género
Comedia
6
Laura Antonelli, nada menos
En la primavera de 1982 -faltaban 6 meses para la victoria del PSOE en las elecciones generales; era todavía postfranquismo, pues- el Mundial de Fútbol y los conciertos de los Rolling Stones copaban el centro de atención en España. En esos años todavía resistían España, Italia sobre todo, Francia y Gran Bretaña a la Invasión USA, que estaba empezando (para 1990 las salas se verían dramáticamente dominadas por Hollywood... hasta hoy). Los italianos hacían comedias, de aventuras, policiacos... pero desde finales de los Setenta las hacían muy a la baja. La Edad de Oro (Fellini, Mastroianni, el Spaghetti-Western...) quedaba demasiado atrás. La imponente Laura Antonelli y la emergente Ornella Muti eran las grandes diosas 'por desnudar' que sucedían a las avejentadas Sophia Loren y Claudia Cardinale (que además no eran nada amigas de salir desnudas). En los institutos atronaron las frases publicitarias de Casta y Pura ('Laura Antonelli es casta, Laura Antonelli es pura... Laura Antonelli ¡¡¡es casta y pura!!!' decían sin parar) dando a conocer a la actriz. Muchos fueron a ver la película en el estreno y finalmente acabaron pasándola por la TV (España perdió el Mundial, Felipe González ganó las elecciones y los Rolling Stones se instalaron a lo grande en primera página tras dos memorables conciertos) donde todavía coleaba el eco del escándalo discreto (impostado por la pícara publicidad de los productores) que rodeaba la cinta. Desactivando la obsesión general con la calidad de las películas, ésta, como tantos cientos, refleja la época, el área geográfica (el Mediterráneo), el tipo de gente, etc, de esa manera peculiar que 'entiende todo el mundo'. Poco después vino toda esa mier.. del norte, de Hollywood concretamente, y lo de 'verte/verse' en las películas (españolas, italianas, francesas) se acabó para siempre. ''Ojallo'', ''Sitel'', ''Sinsinati'' son los sitios que sustituyeron a la aldea italiana (idéntica a las aldeas francesas, portuguesas o españolas) donde un fogoso huerfanito se cepillaba a la racial moza interpretada por Laura Antonelli cubiertos por la sombra de los descomunales cuernos del Antonio de turno.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil