arrow

Hara-kiri: Muerte de un samurai (2011)

Sinopsis
Deseando morir con dignidad, Hanshiro, un samurái sin recursos, solicita realizar el ritual de suicidio en la residencia del clan Li, cuyo director es Kageyu, un guerrero obstinado. Intentando que cambie de idea, Kageyu le cuenta la trágica historia de Motome, un joven ronin que llegó solicitando lo mismo. Remake en 3D de la película homónima de Masaki Kobayashi (1962), con Tatsuya Nakadai en el papel principal. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Ichimei (Hara-kiri: Death of a Samurai) (Harakiri/Seppuku)
Duración
126 min.
Estreno
15 de agosto de 2012
Guion
Kikumi Yamagishi (Remake: Shinobu Hashimoto. Novela: Yasuhiko Takiguchi)
Música
Ryûichi Sakamoto
Fotografía
Kazuko Kurosawa
Productora
Recorded Picture Company (RPC) / Sedic International / Shochiku Company
Género
Drama Siglo XVII Japón feudal Samuráis Remake 3-D
7
Honor
Es imposible ver la película de Miike desde una posición objetiva si se conoce la anterior adaptación de la historia de Yasuhiko Takiguchi, "Seppuku" de 1962, dirigida por Masaki Kobayashi. Aquel film es una de las mejores producciones japonesas de la historia, equiparable a clásicos como "Los siete samuráis" de Kurosawa o "Cuentos de la luna pálida" de Mizoguchi, por lo que la idea de un "remake" (o nueva versión) en 3D ejecutado el realizador sonaba a suicidio. A obra inaceptable, a proyecto maldito.

Me alegra poder comerme mis prejuicios y poder admitir que "Hara-Kiri: Death of a Samurai" de Takeshi Miike es un magnífico chambara que aún estando muy por debajo de la obra de los 60, tiene entidad propia y fuerza e incluso atreve a desligarse un poco de la narración de aquel para centrarse más en los flashbacks e intentar darle más intensidad a la parte dramática. No siempre funciona porque los excesos juegan en contra (hay algunos momentos demasiado melodramáticos y dependientes de una música melancólica) pero cuando lo hace, que es sobre todo en un tercer acto magnífico, y en una primera mitad de una dureza alucinante (el primer 'seppuku' duele verlo), nos descubre a un Miike que ya dio muestras de poder moldear historias con un aliento clásico sin descuidar su toque personal en la fantástica "13 Asesinos" (2010) pero que aquí va incluso más lejos en la búsqueda de esa contención, aunque el resultado final no sea tan bueno como en la citada. Total, una buena película, honorable y que se suma a una filmografía llena de altos y bajos pero de incalculable valor, que eso sí, utiliza el 3D de forma bastante anodina. Probablemente sea una imposición del estudio y a mi personalmente me da bastante igual, así que por mi no hay mayor problema.
[Leer más +]
29 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
MARAVILLOSAMENTE IMPROPIA
Cuando me enteré de que mi adorado Miike iba a hacer el remake de Seppuku de Kobayashi, del año 62 y en 3D pensé lo que la gran mayoría-cagada a babor-pero cual no sería mi sorpresa al ver que no desmerece tanto de aquella, considerada una de las grandes obras maestras japonesas, contando una historia mucho más centrada en las emociones que en las acciones, interpretada magníficamente y rodada con una preciosista maestría. A puristas les parecerá un engaño y a los que como yo esperen gore puro y duro podrá defraudar en el desarrollo medio donde las historias, a través de magníficos flashbacks entrelazados nos cuentan la historia.
Un pasote.
Después de 13 asesinos es lo que tocaba.
[Leer más +]
10 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1