arrow

Les Godelureaux (1961)

6,3
63
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La película refleja la vida relajada y disoluta de unos jóvenes burgueses parisinos ("godelureaux" significa en español "petimetres"). Todo comienza cuando Ronald (Jean-Claude Brialy) quiere vengarse de Arthur (Charles Belmont) por un encontronazo que ha tenido con su pandilla en el café Le Flore. Para ello se servirá de la bella Ambroisine (Bernadette Lafont). (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Les Godelureaux
Duración
99 min.
Guion
Eric Ollivier, Claude Chabrol, Paul Gégauff (Novela: Eric Ollivier)
Música
Pierre Jansen
Fotografía
Jean Rabier (B&W)
Productora
Coproducción Francia-Italia; Cocinor / SpA Cinematografica
Género
Comedia Drama Nouvelle vague
6
Los petimetres, los presumidos, es decir, los pijos
Es de lo más curioso el retrato de unos jóvenes burgueses que hace Chabrol, junto a su habitual colaborador en los guiones de la época, el derechista confeso Paul Gégauff, centrado en una especie de “ménage à trois” entre Jean-Claude Brialy, Bernadette Lafont y Charles Balmont.
Ya desde un inicio puramente “nouvelle vague” con el recorrido en coche por las calles de París, se nos presenta a un grupito de impertinentes que van haciendo el ganso en un descapotable. Lo que da pie a un encontronazo con Brialy, el más pedante y engreído de todos, además de irle conociendo una personalidad un tanto perversa y desviada, quedando como el rebotado de una familia aristócrata, que no sale nada bien parada en el transcurso del film.
Al tratarse del ambiente cosmopolita de los 60’, aquí ya va cogiendo forma el concepto de “niños pijos” actual, frente al clásico de “jóvenes burgueses”. Se muestran con gracia unas comidas de familia de lo más estirado, banquetes, bailes y algún que otro festín bien grotesco. Además de no esconder en ningún momento que se acuestan entre ellos, desde la primera noche.
Una lástima que la fijación de Chabrol hayan sido siempre, dentro de la decadencia de la burguesía, los personajes de edades más avanzadas, pues se echan de menos retratos ajustados a la realidad sobre la juventud más vanidosa y petulante, que siempre da mucho de qué hablar.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil