arrow

Picnic en Hanging Rock (1975)

Picnic en Hanging Rock
Trailer
6,9
3.413
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El día de San Valentín de 1900, las estudiantes de la Escuela Appleyard van de excursión a Hanging Rock, una región australiana montañosa. A lo largo del día se producen una serie de fenómenos sobrenaturales: el tiempo se detiene, estudiantes y maestras pierden el conocimiento y tres chicas y una profesora desaparecen. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Australia Australia
Título original:
Picnic at Hanging Rock
Duración
110 min.
Guion
Cliff Green (Novela: Joan Lindsay)
Música
Bruce Smeaton
Fotografía
Russell Boyd
Productora
The Australian Film Commission / Picnic Productions
Género
Intriga Drama Basado en hechos reales Secuestros / Desapariciones Años 1900 (circa) Adolescencia Colegios & Universidad Película de culto
9
Ha pasado un ángel
Picnic en Hanging Rock es un paseo en verso fascinante. Tiene el color de Barry Lyndon –ambas cintas son del mismo año. Su sonido prefigura a David Lynch. Avanza por el cauce del adagio del concierto ‘Emperador’. Más que atmosférica es atmósfera. Es cálida, morbosa, sencilla e inquietante.

Detiene el tiempo.

Es cine con temperatura. Cine de pocos elementos bien cuidados. Un hermoso lugar para perderse, soñar, tal vez morir. Es música y literatura, pintura y danza. Es un poema dentro de un poema embriagador.

Rainer Maria Rilke, en su primera elegía de Duino, nos da su clave en unos versos que parecen escritos para ella:

“¿Quién me oiría, si gritase yo, desde la esfera de los ángeles?
y aunque uno de ellos me estrechase de pronto
contra su corazón, su existencia más fuerte
me haría perecer. Pues lo hermoso no es otra cosa que el comienzo
de lo terrible en un grado que todavía podemos soportar
y si lo admiramos tanto es sólo porque, indiferente,
rehúsa aniquilarnos. Todo ángel es terrible.” (*)

La experiencia de entrar en esta cinta es por esencia inexplicable. Es cine sensorial. Qué sentido tiene contar los pormenores de un sabor. O describir un primer beso. Picnic en Hanging Rock es una invitación, una cata, un modesto escalofrío.
[Leer más +]
70 de 82 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La película cumbre del llamado cine de misterio.
Para mi es, por antonomasia, la película cumbre del llamado cine de misterio. Un sofisticado universo de irrealidad que destila arcanos e incógnitas a través del más mínimo de sus elementos.
Esta película es por lo general encuadrada dentro del género de misterio; también lo es en el fantástico, el policiaco, el drama, el horror. Tiene elementos de todos ellos y más, y dentro de todos ellos supone un aporte de originalidad que la aparta de los derroteros habituales de cada uno. Yo prefiero verla como un drama de misterio, o si me aprietan, como un drama de horror (que no terror). Misterio por la inquietud subyugante que me atenaza desde el primer momento, y la atmósfera creada, donde sin pasar nada, sin que se recurra a treta alguna, lo más inverosímil crees que puede ocurrir, y quizá por ello se la enmarque también dentro del género fantástico, pese a la casi total ausencia de elementos fantásticos explícitos. Y me gusta verla como un drama, y también he dicho horror, porque uno de los puntales de esta película es como el hecho central que nos presenta, la desaparición de las chicas, viene a afectar y vapulear el micromundo en que os hemos visto involucrados, avivando las ascuas de tensiones latentes, existentes tiempo ha.
“Todo lo que vemos y lo que parecemos no es más que un sueño dentro de un sueño”; con esta cita de Poe, lanzada nada más empezar la película, nos ponen sobre aviso de lo que se avecina. La inclusión de dicha cita me remite a otras similares en otros films (“Alice” de Svankmajer, “Black Moon” de Malle, o “La Bella y la Bestia” de Cocteau) donde se solicita del espectador cierta predisposición a dejarse llevar, cierta relajación o suspensión de algunas inclinaciones prospectivas, para poder gozar de la película, para disfrutar del tono onírico del que se ha intentado dotarla.
Creo que “Picnic en Hanging Rock” es una de las muestras mas totales del logro de esa indefinición e irrealidad, de la consecución del ambiente etéreo que logra la tregua con nuestra vigilancia y alerta.
Para ser una película de misterio Weir recurre a una puesta en escena luminosa y naturalista alejada del tenebrismo típico del género, y pese a ello, logra ciertos pasajes que se podrían vincular con el gótico emocional y lúgubre más conseguido. Las últimas escenas con la directora o la figura de Sara son escalofriantes e impactantes a más no poder.
[Leer más +]
44 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1