arrow

Hannibal (2001)

Sinopsis
Han pasado diez años desde que Lecter, tras su entrevista con la agente del FBI Clarice Starling, escapara del hospital de máxima seguridad en el que estaba recluido. Ahora vive en Italia, pero Starling no ha podido olvidarlo: su fría voz sigue resonando en sus sueños. Mason Verger también recuerda a Lecter: fue su sexta víctima y, pese a quedar horriblemente desfigurado, logró sobrevivir. Tras heredar una fortuna, Verger decide emplearla en satisfacer sus deseos de venganza, pero pronto se da cuenta de que, para sacar a Lecter de su escondrijo, debe ponerle delante un cebo irresistible: Clarice Starling. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Hannibal
Duración
131 min.
Guion
David Mamet, Steven Zaillian (Novela: Thomas Harris)
Música
Hans Zimmer
Fotografía
John Mathieson
Productora
Coproducción EEUU-Reino Unido; MGM / Universal Pictures / Dino de Laurentiis / Scott Free Production
Género
Thriller Secuela Asesinos en serie Policíaco
Grupos  Novedad
Hannibal Lecter
6
Corderos por jabalíes
En una de las más horripilantes escenas de esta secuela de "El silencio de los corderos", un desfigurado Gary Oldman es lanzado a un foso lleno de chillones y salvajes jabalíes. El silencio pues que Jonathan Demme, Jodie Foster y Anthony Hopkins se encargaron de dar a los corderos se ve aquí alterado por el macabro pulso del director Ridley Scott, que firma una inquietante incursión en la mente del caníbal por excelencia del séptimo arte: Hannibal.

Diez años después de que la primera parte barriera en los premios Oscar llevándose las cinco estatuillas principales (película, director, actor, actriz y guión), el director Ridley Scott, capaz de lo mejor y lo peor, decidió continuar la historia dando más protagonismo al gore explícito que a la psicología de los personajes. Jodie Foster fue lo suficientemente lista como para rechazar volver a encarnar a la agente Clarice Starling, no así Anthony Hopkins, para quien sin duda el reto de volver a interpretar al Dr. Lecter era demasiado atrayente. El resultado se saldó con una correcta interpretación, pero lejos de la original. Gary Oldman fue llamado a la franquicia para dar vida a una desfigurada víctima del doctor en busca de venganza.

Florencia fue el destino escogido por el caníbal para saciar sus ansias de libertad. Esta primera parte de la cinta en que se nos muestra cómo vive Hannibal tras escapar de su celda en la prisión de Baltimore es de lejos la más interesante. Se nos muestra un Lecter en armonía con los bellos paisajes italianos, disfrutando de buena comida, buenos vinos, incluso de la ópera. De hecho ese fue uno de los aspectos que dio tanta fama al personaje: a pesar de ser un caníbal, capaz de devorar a otro ser humano, tiene gustos refinados y exquisitos, es una persona elegante. Las dos caras de un mismo ser.

Pero, desgraciadamente, el filme pronto torna en un espectáculo gore sin mucho sentido, en el cual lo que prima son la sangre y las vísceras, dejando de lado la cuidadísima intriga de "El silencio de los corderos". Aquí se opta por dejar que los espectadores sean testigos en primera fila de todas las atrocidades cometidas por Lecter, en muchos casos provocando verdadero asco y repulsión innecesarios. Con lo bien que Scott lo hizo en "Alien", insinuando más que mostrando, cae ahora en la trampa y obra al revés, con lo que el filme sale perdiendo.

En cuanto a la interpretación de Julianne Moore (sustituyendo a Foster), es capaz de construir un personaje sólido tomando como referente el original pero añadiendo nuevos matices en relación al tiempo que ha pasado. Esta nueva Clarice es más fuerte que la primera, pero también más triste, más aislada. Me quedo con la etapa en que la interpretaba Jodie.

En definitiva, estamos ante una secuela que, aunque se tomó su tiempo para volver, parece hecha de prisa y corriendo, que no está a la altura del original y con poco que añadir a éste. Para hacer esto, señores productores, mejor haber dejado el clásico estar.
[Leer más +]
51 de 68 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Estoy pensando seriamente en comerme a su mujer
Correctísima secuela de "El Silencio de los Corderos" que se resiente gravemente del guión de Steve Zaillan que aprovecha los restos dejados por David Mamet(Glengarry Glen Ross; La cortina de Humo; La trama) y que hubiera sido mucho mejor que el que finalmente salió a la luz, cuyo autor es el mismo que el de Despertares o Acción Civil, película que por cierto también se resiente del libreto de Zaillan.
En fin... dejando atrás ésto, decir que la saga de Lecter encontró en Scott al mejor director posible , ya que si por él fuera, podría él solito sacar la película a flote sin ningun problema y demuestra film tras film porque es uno de los grandes directores de la actualidad.
Su puesta en escena, movimiento de cámara, primeros planos y planos generales son buenísimos y el montaje de Pietro Scalia va acorde a las necesidades de la cinta, encajando con la dirección de Scott como piezas en un puzzle: a la perfección.
Y es que la unión del equipo técnico es la principal baza del largometraje. La fotografía, la música de Zimmer, la ambientación, todo es magnífico y pule como puede el ya citado guión de Zaillan.
Después, otro "fallito" de la película es la no presencia de Foster, aunque Moore intenta remediarlo con aceptables resultados, aunque siempre nos quedará ese mal sabor por la negativa de la verdadera Clarice Starling a aceptar este gran papel.
Hopkins, como siempre que hace de Hannibal, brillante y vale la pena destacar a Giannini quien cumple a la perfección su cometido.
Al final, una dignísima continuación.
[Leer más +]
38 de 47 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1